La poesía al rescate del alma de América

03 Sep 2017

Por César Chelala - Para LA GACETA - Nueva York

Mientras que la máquina de demolición del presidente Donald Trump (¿es esto cierto o es sólo una pesadilla pasajera?) continúa su constante trabajo de destruir todo lo que es de valor social para la mayoría de los estadounidenses (incluso aquellos que votaron a Donald Trump), Roque Dalton (1935-1975), un poeta salvadoreño, y Langston Hughes 1902-1967), un poeta negro de los desposeídos, parecen haber presagiado las características y los efectos de la presidencia de Donald Trump.

En su poema Variaciones en una frase de Cristo Roque Dalton dice: Dad a Dios lo que es de Dios / y al gobierno de los ricos / lo que es del gobierno de los ricos. / Pero, / ¿qué más podemos darle al gobierno de los ricos / si con ayuda de su gobierno los ricos ya acabaron / de quitárnoslo todo?

No parece haber escapatoria del mal, ninguna forma en que los ciudadanos comunes puedan defender sus derechos y libertades tan arduamente ganados de la codicia de Trump y la “carnicería” (una de las palabras favoritas de Trump) de sus cómplices. En su poema Recuerdos y Preguntas, Dalton dice: Oh noche de luces falsas, / oropeles hechos de oscuridad: / ¿Hacia dónde debo huir / que no sea mi propia alma, / el alma que quería ser bandera en el retorno / y que quiere transformarse en trapo vil / en este templo de mercaderes?

Si no por nosotros mismos, al menos por nuestros hijos, debemos unirnos para responder a estos ataques contra el medio ambiente, nuestras vidas y nuestras libertades. En su poema Que América sea América de nuevo, Langston Hughes dice: De la angustia y la ruina de esta muerte criminal, / De la violación y lo furtivo, la podredumbre, el soborno y la mentira, / Nosotros el pueblo, debemos redimir / La tierra, las minas, las plantas y los ríos. / Las montañas y planicies sinfin - / Toda la extensión de estos estados de ambiente prístino - / Y construir América de Nuevo.

© LA GACETA

César Chelala - Médico y escritor.

* Traducción de Alicia Bliffeld.

Comentarios