“Es muy injusto todo esto”

Gregorio García Biagosch, presidente de Lawn Tennis, criticó la sanción impuesta por la URT

01 Sep 2017
1

SUSPENDIDO. Carlos Cáceres no podrá jugar por el resto del campeonato. la gaceta / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO (archivo)

Tras un largo debate, el Consejo Directivo de la Unión de Rugby de Tucumán resolvió sancionar al club Lawn Tennis por haber incluido incorrectamente a Carlos Cáceres en los partidos contra Universitario de Salta y Universitario de Tucumán, cuando el jugador debía purgar una fecha de suspensión por acumulación de amonestaciones. Tanto “Carloncho” como el capitán del equipo, Nicolás Proto, y el head coach, Patricio Argüello, fueron suspendidos hasta el final del torneo Regional.

La medida, publicada inmediatamente en el Boletín Oficial, fue mal recibida tanto por el propio Lawn Tennis como por quienes esperaban una sanción más severa, al considerar que el club del parque 9 de Julio había obrado de mala fe por denunciar la situación irregular del jugador recién después de asegurarse la clasificación a semifinales de los playoffs.

Cabe recordar que el segunda línea de los “Benjamines” había recibido tarjetas amarillas en los partidos contra Los Tarcos (fecha 5 de la primera fase), Santiago Lawn Tennis y Natación (fecha 4 y 6 del Súper 10, respectivamente). Sin embargo, por un error de forma en el libro de la Unión en el que se asientan las amonestaciones, las de Cáceres aparecían repartidas en renglones distintos, lo que provocó que su inhabilitación fuese omitida por la Unión en el Boletín correspondiente. En consecuencia, Cáceres fue incluido en forma indebida en dos partidos, en los que el “Tennis” obtuvo nueve puntos de 10 posibles.

Repudio

La sanción fue la menos gravosa de las estipuladas en el reglamento, que también contemplaba la posibilidad de quitarle a Lawn Tennis los nueve puntos conseguidos, con lo cual hubiese caído del segundo al noveno puesto, perdiendo así su lugar en los playoffs.

Sin embargo, desde el club manifestaron su enérgico repudio a la suspensión de los jugadores y del head coach, argumentando que no hubo mala fe.

“Es muy injusto todo esto”, lamentó Gregorio García Biagosch, presidente de la entidad. “Cuando el club está cerca de intervenir en instancias finales, tenemos por costumbre ir a la Unión a pedir un informe de amarillas en el plantel, a fin de administrarlas y ver quiénes están en condiciones de jugar y quiénes no. Allí supimos que había jugadores que estaban al límite, y también nos dimos cuenta de lo que había pasado con Cáceres”, aseguró.

Desde el club se ampararon también en el artículo 11 del reglamento, en el que se establece que las amonestaciones deberán ser publicadas en el Boletín.

“Fuimos nosotros quienes descubrimos el error. Si hubiera habido mala fe, podríamos no haber dicho nada y nadie se enteraba. Incluso advertimos que al jugador José Calliera no le habían contabilizado una amarilla”, advirtió “Goyo”.

El directivo adelantó que el club está preparando su descargo. “Somos un club honorable. Nos parece injusto que encima se nos llame severamente la atención, cuando no hubo tal mala fe. Como también lo es que sancionaron a los jugadores sin darles derecho de defensa. Yo mismo me presenté en la Unión, pero el Consejo no quiso escuchar nuestra versión. Nos duele que nos prejuzguen de esa manera”, cerró García Biagosch.

Comentarios