El Cuarteto de Nos, un bestiario de personajes fantásticos

Los uruguayos liderados por Roberto Musso presentan su disco “Apocalipsis zombie”

01 Sep 2017

Una colección de personajes fantásticos, desde seres invisibles hasta muertos vivientes pasando por bestias y gauchos rioplatenses con superpoderes, integran el nuevo disco del Cuarteto de Nos, razonablemente llamado “Apocalipsis zombie”.

Padres del rock uruguayo actual, con descendientes que pisan fuerte, la banda de cinco miembros pese a su nombre presentará su producción (la número 14 de una carrera que comenzó en 1984) esta noche, en el Teatro Mercedes Sosa.

Su fundador, Roberto Musso, atiende a LA GACETA en un hotel en San Luis, desde donde saldrán en colectivo hasta Jujuy (son unas 20 horas), en un viaje que califica de eterno. “En Uruguay, el recorrido más largo es de tres horas. Ya nos tocó ir hasta Formosa por tierra. Tenemos la suerte de ser un grupo hermoso, que hasta eso disfrutamos”, afirma, al referirse a sus compañeros de ruta, Santiago Tavella, Álvaro Pintos, Gustavo Topo Antuña y Santiago Marrero.

- Aparecen en la escena uruguaya justo antes de la recuperación de la democracia.

- Arrancamos desde muy pibes, en la secundaria, como hobby de hacer canciones de The Beatles, Led Zeppelin y Rolling Stones. Ya éramos los bichos raros entonces, pero a la gente le gustó la propuesta con letras irreverentes en la época del retorno de la democracia. Emergíamos de la dictadura y había mucha efervescencia y explosión cultural muy fuerte en todos los géneros. Nuestra esencia no sería la misma si no hubiésemos pasado por ese momento divino generacional.

- ¿El uruguayo miró mucho al rock argentino en ese momento?

- A mediados de los 90, el rock argentino inundó todo, pero en Uruguay estaban más de moda la cumbia y la música tropical. En ese momento lanzamos “Otra Navidad en las trincheras”, que fue el que nos dio masividad. Está bueno ser el grupo que está sonando en todos lados, pero también al no tener un movimiento de gente que esté en la misma sintonía te sentís solo.

- De algún modo, marcaron la transición entre los hermanos Fatorusso y Eduardo Mateo de los 60 y 70 a La Vela Puerca y No Te Va Gustar de este siglo.

- Hubo una renovación a partir del Cuarteto, que permitió un resurgimiento del rock uruguayo. Fuimos un puente muy delgado hasta que apareció una generación más joven y nueva, una camada que le dio la fuerza de otros años.

- En su origen, los influenció el humor absurdo de Leo Maslíah, que vendrá a Tucumán en unos días...

- Hasta que fuimos a un recital de él hacíamos covers en inglés, aunque había cosas que nos divertían y hacían reír. Hasta entonces, nunca le habíamos encontrado la vuelta de cómo volcar eso en un formato canción. Leo fue el espejo de nuestras inquietudes como grupo, una síntesis de todo: virtuoso músico, con dominio de armonía, con letras inteligentes y un manejo fino del español.

- ¿Qué quedó de ese inicio?

- Con los años que tengo arriba, hace poco tiempo me he dado cuenta de que siempre me gustó escribir desde mi edad biológica, desde mis sentimientos y emociones en ese momento como persona. Ese es el secreto de la evolución que tuvimos, porque no nos quedamos presos en una época de gloria, sino que cambiamos. No envejecimos con nuestro público; hoy, el 80% de quienes van a vernos tienen menos de 25 años, con quienes tenemos mucha empatía a partir de nuevas formas de comunicarnos en lo sonoro y lo visual.

- ¿Se puede definir el estilo del Cuarteto?

- Es complejo. Nunca fuimos una banda fundamentalista del rock. Incluimos cualquier elemento de otro género que le sume a la canción que tocamos, sin ningún complejo. Esa fusión hace que sonemos contemporáneos. Es un cóctel que lo vivimos como sociedad.

- Suelen hacer discos temáticos que giran sobre una misma idea.

- Tal cual. A veces surgió sin quererlo. Me gustan hacer más canciones de las que quedan en el disco, tanto para subir el estándar como para tener opciones. Llego a hacer 17 temas y queda una decena. En “Apocalipsis zombie” la selección la hizo nuestro productor Cachorro López, y ahí queda el concepto de bestiario, como le digo al disco. Siempre me gustó encontrarle una línea desde donde escribir.

- ¿Qué pasa con las que no entran en el disco?

- Por lo general, van a la papelera. Muy difícilmente las tocamos o las rehago. Prefiero arrancar por un camino distinto.

- ¿Se vendrá el CD “La papelera”?

- (Ríe) No sé quién lo querría editar.

- ¿Qué les aporta López?

- Es nuestro primer disco con él. Antes, nuestro productor era Juan Campodónico y fue él quien nos sugirió que cambiemos porque ya se había transformado en un miembro más de la banda. Cachorro nos aporta una mirada distinta, fresca y sin los vicios del grupo. Se puso el proyecto al hombro y lo grabamos en un mes y medio. Para el tipo de canción más pop que tiene “Apocalipsis zombie” le viene muy bien, lo alivia bastante.

- Terminan Argentina y Uruguay y llegan a América Central.

- Vamos a Nicaragua por primera vez, y nos sorprende. Son cosas que nos dan una inyección extra de energía.

- ¿Ya disfrutan el disco?

- El recital es cuando se juega el partido en la cancha. Lo anterior fue la pretemporada y los amistosos. El campeonato empieza ahora, con los comentarios que te tiran para adelante o que son despiadados. Lo importante es cómo reacciona la gente y hasta ahora es increíble.

ACTÚAN HOY

• A las 22 en el Teatro Mercedes Sosa (San Martín 479).

Comentarios