"La primera vez que vine a un comedor me dio vergüenza"

Los testimonios de las madres que concurren con sus hijos al Centro Don Bosco.

30 Ago 2017

Panorama Tucumano estuvo presente en algunos de los comedores que tiene la provincia, donde miles de personas concurren diariamente para poder tener un plato de comida. Las madres que llevan a sus hijos aseguran que la ayuda que reciben es fundamental por la situación económica que atraviesas sus familias.

"La primera vez que viene al comedor me dio vergüenza, pero esto es mucho para mí", comentó Lucía Cabrera, quien todos los días viaja desde el barrio El Chañarito hasta el Centro Don Bosco para poder alimentar a sus pequeños.

Solamente en el área metropolitana de Tucumán hay 243.000 pobres

Cabrera confesó que su marido es vendedor ambulante, pero que no siempre lleva el dinero suficiente para cubrir todos los gastos que hay en la casa. "A veces no tenemos dinero para cocinar. Por eso con una comida nos podemos sustentar todo el día", sostuvo la mujer.

Empezar de cero

Para Alicia Luna todo es una nueva experiencia. Desde que se separó de su marido en noviembre pasado acude con sus dos hijos al Centro Don Bosco. "Nunca había venido a un comedor, para mí es algo nuevo. Tengo que traer a los chicos porque no me alcanza la plata. Yo vendía bijouterie hasta que me quede sin mercadería y no podía darle de comer a ellos", sostuvo.

En el país, una familia necesita un ingreso de $ 15.024 y de $ 6.132 para no ser indigente

"Estaba pagando una pensión para dormir con los chicos porque no teníamos dónde estar. Aquí me ayudaron con ropa que para que venda hasta que me acomodé un poco con las cosas. Actualmente estoy alquilando", concluyó.

Comentarios