Cada vez más colegios organizan viajes para afianzar otros idiomas

Muchos chicos cambian la clásica gira a Bariloche por una experiencia de estudios en el exterior con sus compañeros.

30 Ago 2017
1

¡LISTAS PARA PARTIR! El grupo de 26 alumnas del colegio Santa Catalina que viajará el viernes a Europa.LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI.-

Aunque entraron a la secundaria soñando con el viaje de egresados a Bariloche, han decidido que no van a ir. Valentina Durán, Sofia Levy y Sofía Nota despidieron a sus compañeras, pero ellas prefirieron sumarse al grupo que irá a Europa por 30 días. “Un viaje a Bariloche no se compara con la experiencia que te da viajar al exterior, afianzar el idioma que estás estudiando (en nuestro caso es el inglés) y conocer una nueva cultura”, reflexionan las tres chicas, de 17 años, del colegio Santa Catalina. Como ellas, cada vez más chicos aprovechan una tendencia que se acrecienta en los colegios y escuelas: la oferta de viajes de estudio para aprender la cultura y el idioma de otros países.

“El aprendizaje experiencial es la forma más natural, efectiva y real de crear aprendizajes significativos, contextualizados y autorregulados, que sirven para toda la vida”, explica la rectora del colegio Santa Catalina, Noemí Sáenz. Desde 2010 el colegio organiza viajes a Gran Bretaña para afianzar el idioma que se enseña y se promueve en jornadas de inmersión, en proyectos de intervencion sociocomunitaria, en aprendizaje servicio y en obras de teatro.

El grupo de 26 alumnas viajará el viernes y volverán el 4 de octubre. “Estudiaremos durante dos semanas en la Escuela Británica Grosvenor Hall, de las Escuelas Kingswood. Son clases intensivas, con actividades de 8.30 a 21. Se aprende adentro y fuera del aula, con programas que ellos llaman Learning outside the classroom y Learning by doing”, explicaron. También visitarán España, Francia e Italia.

El aprendizaje experiencial ofrece una oportunidad única para conectar la teoría con la práctica. Las alumnas se enfrentan a situaciones reales, como preguntar la ubicación de una calle, hacer las gestiones en el hotel y en el aeropuerto, y realizar compras, destaca Sáenz.

Es común que los establecimientos realicen convenios con otras instituciones educativas antes de viajar. El Colegio del Sol por ejemplo, firmó un convenio con la Universidad de California en San Diego, y el año próximo viajará con 20 chicos a los Estados Unidos para realizar un curso de dos semanas. “Los alumnos domirán en el campus de la Universidad. Allí tendrán clases y acceso a la biblioteca”, cuenta la profesora Susana Stein.

En el colegio Santa Rosa la experiencia de viajar al exterior se hace desde 2013. Ya están planeando ir a París, Oxford, Londres y Escocia el año que viene, con un grupo de 33 alumnos. En ese viaje las chicas tendrán la oportunidad de practicar dos idiomas: inglés (que en el colegio se enseña desde la sala de tres años) y francés. “Tendremos un curso de dos semanas en el Oxford English Centre, que es una escuela que dicta cursos para extranjeros”, explica la profesora Soledad Vidal. “En 2013 fuimos a Inglaterra y tomamos contacto con una escuela de allá. Nuestras alumnas formaron vínculos de amistad que perduran hasta hoy”, cuenta.

La Escuela Normal de capital hace 25 años que realiza viajes al exterior. El profesor de portugués Ricardo Rodríguez comenzó con un viaje a Brasil hace nueve años y desde entonces no para. Este año se inscribieron 200 chicos para el próximo viaje, cuenta entre alarmado y feliz. Previamente se toma contacto con otras escuelas de otros países para realizar actividades de intercambio. El año pasado visitaron Francia, Inglaterra y Portugal, para practicar los tres idiomas que tiene la escuela.

La tucumana Beatriz Luna (www.lubidioms.com) que organiza grupos colegiales en todo el mundo afirma que lo ideal es tomar un curso de dos o tres semanas, de 15 horas semanales. Los viajes tienen muchas excursiones y los alumnos vuelven a sus casa hablando inglés fluidamente.

Comentarios