Cartas de lectores

29 Ago 2017

La desocupación

La desocupación es un problema universal. El constante crecimiento de la población mundial y la tecnificación en todos los órdenes va reduciendo cada vez más la demanda de mano de obra y de servicios. Nuestro país, de pocos habitantes en comparación con otros, no es la excepción. Los gobernantes, acuciados por la demanda laboral, utilizan al Estado como bolsa de trabajo, a través de los más diversos artilugios, incluidos los incontables planes sociales improductivos que dan como resultado un estado elefántico y paternalista, aportante para la sempiterna inflación. Situación que a los gobernantes de turno los obliga a mantener y elevar la carga tributaria en todos los niveles, nacional, provincial y municipal. Esto recae en el sector productivo comercial, de cuyas ganancias, el 50% se lleva el Estado. A la vez, los mismos claman para que lleguen inversiones en busca de reducir la tasa de desocupación. A propósito, el 29 de junio de 2017 el Papa Francisco, harto conocedor de esta problemática en el orden mundial, y aún con más razón en nuestro país, hizo un llamado para que los gobiernos pasen a retiro mediante el sistema de jubilación a todas aquellas personas con edad de jubilarse. ¿Algún responsable lo habrá escuchado o leído? Como se sabe, el régimen actual es de 60 años las mujeres y 65 los varones. Su súplica no sería tal si los gobiernos aplicaran con severidad e inflexibilidad los diversos estatutos de empleados públicos y de regímenes laborales privados establecidos por ley, cuyos articulados rezan clarito que el agente, hombre o mujer, de cualquier rango función, cumplida su edad de activo, está obligado a tramitar su jubilación, con una alternativa favorable para aquellos que no reúnan la antigüedad de servicios requerida (pudiendo recurrir así a moratorias previsionales). Tampoco se entiende cómo es que, habiendo tanta demanda laboral de jóvenes sin trabajo, tanto el Estado como las empresas privadas se permiten contratar a jubilados en negro. Es hora de que se tome el toro por las astas, haciendo prevalecer el sentido común, dejando lugar para las generaciones de jóvenes que lo necesitan, como lo expresó nuestro Papa.

Ysmael Díaz

Mario Bravo 247

Banda del Río Salí


Caminos en Esquina

En Esquina, localidad ubicada al este, a unos 25 km de la capital, del departamento Leales, tenemos un camino principal, de un tramo de 9 km que une la ruta provincial 306 y la ruta nacional 9, el cual figura como ruta provincial 322, que cuando llueve, no se puede transitar, carece de ripio y la calle está hundida. En marzo de este año se ingresó una nota firmada por vecinos de esta localidad a la Dirección Provincial de Vialidad (expediente 1988) que solicita que se enripie al menos este camino (una utopía sería que fuera pavimentado o asfaltado) pero al día de hoy no tenemos ninguna respuesta. Contamos con una línea de colectivos que ingresa el pueblo, ambulancias que ingresan con enfermos, personal de educación y vecinos en general que salen de la ciudad de San Miguel de Tucumán por distintos asuntos. El problema es que cuando llueve, las calles están anegadas y no se puede salir de la casa. No queremos que nos suceda lo mismo que a nuestros hermanos del Sur. A veces nos quedamos incomunicados por varias horas y días y no podemos trasladarnos ni al hospital del Bracho, distante a pocos kilómetros de nuestra localidad. Pasaron muchos políticos en campaña, que aparecen cuando necesitan los votos y se les hace saber de esta necesidad, pero seguimos olvidados. ¿Habrá algún funcionario, de cualquier partido o jurisdicción, que nos pueda ayudar, para que podamos vivir dignamente?

Miguel Alejandro Chávez

Esquina

Departamento Leales, sin número


Los quemadores de caña

Es llamativo lo que expresa el gobernador, el 22/8, que serán severamente sancionados los que quemen las plantaciones de caña; el último hecho revelado corresponde a la localidad de San Andrés. La cosecha de la caña comienza en la segunda quincena de mayo, fecha en la cual comienzan los incendios que producen los plantíos de caña de azúcar, provocando la contaminación ambiental, peligrosidad en las rutas al disminuir la visibilidad, quema del tendido eléctrico, dejando sin luz a un sector de la población, quema de campos vecinos al llevar el viento las llamas y quema de la materia orgánica del suelo, el cual pierde productividad. Tengo entendido que existe una ley que nos protege de la contaminación ambiental, pero no se aplica. Personal para cumplirla sobra.

Jacinto Barrionuevo

[email protected]


Efluentes cloacales

Tengo niños en mi casa, conviviendo con el vertido de aguas cloacales, con los peligros de enfermedades que esto implica. He efectuado reclamos al teléfono de la SAT desde el 23 de junio; utilicé el formulario online del Ersept, ente único de control de los servicios públicos de la provincia y me dijeron que me apersone a calle Córdoba 562. No sé para qué tienen los formularios online; es lo mismo que nada este ente. En la SAT me toman el registro de mi reclamo, pero es todo, cuanto mucho me dicen que están atrasados con los trabajos, lo cual no es culpa mía ni de mis hijos; cuando me atraso con la factura tienen cuidado de cobrarla con intereses y sin importar lo que me suceda. Espero que al hacerse pública mi protesta pueda ejercerse presión sobre esta empresa que ha transformado el “Jardín de la República” en una cloaca a cielo abierto... Apesta Tucumán por todas sus esquinas.

Nils E. Ferreyros

Pasaje Nuestra Señora del Huerto 3.947

San Miguel de Tucumán


Alberdi, visionario

Del libro de Juan Bautista Alberdi, “El crimen de la guerra”, se extractaron dos párrafos que definen al héroe civil de la Patria como un visionario. El Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario hallan en Alberdi que están preanunciados hace más de siglo y medio. “Cuando uno o muchos individuos de un Estado son atropellados en sus derechos internacionales, es decir, de miembros de la sociedad de la humanidad, aunque sea por el gobierno de su país, ellos pueden, invocando el derecho internacional, pedir al mundo que lo haga respetar en sus personas, aunque sea contra el gobierno de su país. La intervención que piden, no la piden en nombre del Estado: sólo el gobierno es órgano para hablar en nombre del Estado. La piden en su nombre propio, por el derecho internacional que los protege en sus garantías de libertad, vida, seguridad, igualdad, etcétera.” Y en estos tiempos de guerras y amenazas de guerra cobra entidad como un manual universal de convivencia de naciones un párrafo que encierra toda una filosofía de paz.“Todo Estado que no puede dar diez pruebas auténticas de diez tentativas hechas para prevenir una guerra como el último medio de hacer respetar su derecho, debe ser responsable del crimen de la guerra ante la opinión del mundo civilizado, si quiere figurar en él como pueblo honesto y respetable”. Actualísimo.

Carlos Duguech

[email protected]


Los eternos

Llama la atención la prolongadísima permanencia en sus cargos de los máximos directivos de los sindicatos argentinos, lo que evidencia vínculos no siempre claros con el poder político, pero lo que crea aún más dudas es su exagerado crecimiento patrimonial. Esta eterna conducción gremial no ocurre solo en la Capital Federal donde cualquier argentino sabe que “allí se cocina todo”, también se ve en interior del país y contrasta a todas luces con aquel slogan del partido del más respetablemente recordado de los últimos presidentes de los argentinos, Don Raúl Ricardo Alfonsín; “Renovación y Cambio”. Cuando existe renovación se fomenta el cambio, se corrigen errores y se afianzan aciertos, nace el diálogo constructivo y no la oposición destructiva, además disminuyen las posibilidades de enriquecimiento. La sola mención de algunos tiempos en sus cargos de algunos de los sindicalistas argentinos (dada a conocer por los medios hace un par de días), reafirma esta nefasta influencia; Ramón Baldassini (Correos): hace 53 años que permanece en su cargo, Luis Barrionuevo (Gastronómicos): hace 37 años, Omar Viviani (Taxistas): 33 años, Amadeo Genta (Municipales): 33 años, Armando Cavallieri (Comercio): 30 años, Hugo Moyano (Camioneros): 29 años, Enrique Omar Suarez (Marítimos): 25 años, entre otros con similares inusitadas antigüedades en sus mandos. Acabar con esta exagerada permanencia en los cargos ejecutivos de los “popes del sindicalismo argentino” debería ser una fundamental preocupación del Ministerio de Trabajo, dado que muchos subalternos de estos sindicatos, debidamente entrenados y compensados, responden ciegamente a sus órdenes transformándose en fuerzas de choque siempre latentes, como se pudo comprobar en los últimos enfrentamientos, fogoneados, como una tristemente repetida imagen por los violentos de agrupaciones extremistas. Esta preocupante realidad requiere reflexionar con cordura y actuar con firmeza y premura si es que en verdad se aspira a lograr una “paz social” en nuestro convulsionado país, enfermo de intolerancia y en estado de crispación permanente.

Miguel Angel Sáez

Muñecas 616

San Miguel de Tucumán


Macri y el sindicalismo

Los sindicatos están decididos a recuperar los privilegios de otras épocas. Nadie puede discutir que al amparo de un sindicalismo verticalizado y regimentado desde el poder se constituyó en el país, desde hace décadas, una verdadera oligarquía sindical que incluso ya comienza a ser hereditaria. Los dirigentes de la CGT avanzan en el propósito de que las autoridades nacionales deroguen la limitada libertad que tienen los trabajadores de elegir la obra social a la cual afiliarse; sólo pueden elegir entre las obras sociales de carácter sindical. Las obras sociales sindicales que cumplieron en las primeras etapas de los años 40 y 50 una función de proveer cobertura de atención de la salud a sus afiliados, así como prestaciones de turismo social, derivaron con el paso del tiempo en cajas recaudadoras para el funcionamiento de la oligarquía sindical. La verdadera guerra de Macri es con Hugo Moyano, porque cruzaron una barrera en las PASO y vuelven a las filas de la ex presidenta Crisitina en plena campaña bonaerense. Macri está enfrentado a la CGT, en especial con la caja de las obras sociales sindicales, grandes recaudadoras para el funcionamiento del sistema y la economía sindical. Los cambios en las leyes laborales están en primer lugar en la agenda del Gobierno de Cambiemos. Los altos costos del mercado laboral conspiran contra la posibilidad de las empresas a la hora de competir con el resto del mundo; además quiere poner la flexibilidad laboral, ya que lo exige el sector privado; una rebaja de aportes patronales, flexibilidad de contratación y despido de empleados. Los argentinos tienen otra idiosincrasia y la mayoría de los cambios que se proyectan tiene sus limitaciones; no es factible introducir una reforma a la brasileña al sistema laboral. El Gobierno de Macri no oculta que tiene el tema en agenda, pero tuvo que aclarar que los cambios que planea no afectarán a los trabajadores, según su lectura. Una ley como la brasileña es un ataque a la verticalidad sindical argentina. Sobre este escenario de cambios se escuchó el reclamo de Macri contra la “industria del juicio laboral”. La denuncia del Gobierno fue que una “mafia” integrada por médicos, abogados y jueces fraguan las pruebas de muchos trabajadores que en realidad no están en condiciones de litigar. A cambio se quedan con una jugosa porción de las indemnizaciones que consiguen. En definitiva, Macri no tiene límites en el propósito de reforma laboral; veremos cómo termina esta guerra contra el sindicalismo.

Julio Argentino Gómez

[email protected]


Obispos tucumanos

Respetuosamente desearía corregir al periodista Federico van Mameren (“Antibióticos para la alegría”, 27/8), quien afirma que los curas Melitón Chávez y Carlos Sánchez, actual arzobispo de Añatuya y próximo a asumir en nuestra ciudad respectivamente, son dos hombres apuntalados por el cardenal Villalba, ex arzobispo de Tucumán. En realidad el periodista se olvida de Luis Urbanc, arzobispo de Catamarca, hombre nacido en Trancas, de una familia de religiosos, y que fuera antes de hacerse cargo de la arquidiócesis de la vecina provincia, rector del Seminario Mayor de Tucumán. Luis Urbanc fue un colaborador muy ligado a monseñor Villalba, lo cual indica del alto grado de influencia en las altas esferas de la Iglesia Argentina y el Vaticano, llenando de orgullo a los católicos tucumanos que tienen a tres Pastores conduciendo a la comunidad de Cristo en nuestras Provincias.

Julio Figueroa

Marcos Paz 623

San Miguel de Tucumán


Pasaje Centenario de Yerba Buena

Hace pocos días vi con satisfacción en un programa periodístico la inauguración de la pavimentación de una calle del municipio de Yerba Buena, que conduce el doctor Mariano Campero. En el programa, uno de los vecinos expresaba su alegría y sorpresa al ver que la promesa del intendente se cumplía a los pocos meses de haberla hecho. Es con ese ejemplo que me atrevo a intentar una vez más se haga realidad la solución al problema que padecemos desde hace más de cuatro décadas los habitantes del pasaje Centenario, ubicado a cuatro o cinco cuadras de la avenida Aconquija. En efecto, en expediente 14.685, letra V, en el año 2015 solicité a esa Intendencia la solución al grave problema de inundación con consecuencias en la salud, que afecta a los vecinos del pasaje al 1.800 (de calle Quintana al este) y a mi familia en forma especial, sin respuesta alguna. Allí mostré con imágenes su gravedad y relaté el proceso de búsqueda de respuesta a la situación que, reitero, lleva décadas sin lograr que el municipio se sensibilice aún cuando los daños que sufrimos a lo largo de tanto tiempo son numerosos y de diferente índole (expediente 3558, letra V, año 2011, y Carta Documento 11542358, año 2010). Todo lo anteriormente expresado fue explicado en carta documento al doctor Campero (26018997 de mayo de 2016), sin siquiera haber recibido contestación hasta hoy, a casi 15 meses de su envío.

José Alberto Villegas

[email protected]


Machetes

En relación al alumno que había recurrido a tarjetas que contenían títulos recordatorios sobre un trabajo que debía realizar, que no se mencione la escuela ni el personal docente que anuló el trabajo del alumno, no es de importancia. Lo que sí es de importancia profunda es hecho imponderable de que se niega al alumno en cuestión un sistema pedagógico de avanzada, muy aceptable para su trabajo escrito, puesto que las tarjetas sólo tenían una sola palabra recordatorio para el tema a desarrollar. Aquí lo asombrosamente inaceptable es la conducta del docente que le niega esa alternativa. Digo, ¿el docente es de esta época, o de la Edad Media? Y hablando de “machete”: es una poderosa arma para el aprendizaje. Cuando uno lo hizo, alguna vez, ya no se olvida más de esos contenidos. Como docente jubilada, propongo a los jóvenes docentes lo siguiente, y aclaro que no son consejos, sólo sugerencias: a) Realizar mesas abiertas de cualquier tema, donde trabajen en conjunto el docente, los alumnos más avanzados, los que no lo son tanto, y el pizarrón, más los libros de textos leídos, comentados y concluidos con síntesis escritas. b) Aceptar tarjetas, fichas y machetes en trabajos escritos y que estos no tengan que ser estos tan silenciosos. c) En el trabajo escrito, permitirles a los alumnos preguntar y consultar. ¡Esos alumnos sólo quieren aprender! Algunos docentes creen en una escala de valores falsa. ¡Cuántas veces a mí me enseñó algo que no sabía un inesperado y silencioso alumno! El título de docente es el primer escalón de la carrera; lo que realmente cuenta es la trayectoria, la ausencia de ego y la buena voluntad de que en el aprendizaje todos la pasen bien.

Silvia Estela Ibarra

España 1.815

Concepción

Comentarios