Mireille Darc: el cine francés perdió a otra de sus musas

29 Ago 2017
1

PURA DISTINCIÓN. Darc fue una comediante de primer nivel.

Todavía conmovida por la muerte de la enorme Jeanne Moreau, Francia despidió a otro de los íconos de su cinematografía: Mireille Darc, figura clave en las décadas del 60 y el 70, murió a causa de un derrame cerebral. Tenía 79 años.

Bella, sensual, elegante -brilló también como modelo-, estrella del jest-set mucho más allá de su relación sentimental con Alain Delon, Darc se dio el gusto de filmar con grandes realizadores del cine francés. Había nació el 15 de mayo de 1938 en Toulon, junto al mar Mediterráneo. Allí estudió arte, para mudarse después a París. Debutó en la gran pantalla en 1960 con “Las distracciones”, protagonizada por Jean Paul-Belmondo.

Fue la actriz fetiche de George Lautner, con quien rodó nada menos que 12 películas. Su papel de Corinne en la comedia negra “Weekend”, de Jean-Luc Godard (1967), demostró las cualidades de Darc para un género que supo transitar con la mayor destreza.

La exitosa “Borsalino” (1970) ubicó a Darc en un explosivo triángulo junto a Belmondo y Delon, mientras que en 1972 consolidó su estrellato internacional gracias al éxito de la comedia “Alto, rubio y con un zapato negro”.

Un accidente de auto la apartó de la pantalla en los 80, pero volvió, enfocada sobre todo en la TV. Recibió la Legión de Honor y disfrutó del cariño del público, pero los achaques de salud no le dieron tregua durante los últimos años.

Comentarios