Atlético le dijo adiós a la mala racha de los 100 días

Atlético volvió a ganar por torneo local gracias a un gran primer tiempo contra Godoy Cruz

28 Ago 2017 Por Nicolás Iriarte

Cómo no iba a costar, si por torneo local, Atlético no ganaba desde hace más de tres meses. La victoria ante Banfield en mayo pasado había sido la última alegría antes de que el equipo se vuelque casi completamente a su aventura internacional y descuide el torneo que le permitirá mantener la categoría. En realidad, el descuido vino desde antes: aquel triunfo ante el “Taladro” fue el único en los últimos 10 que jugó el equipo que en ese entonces dirigía Pablo Lavallén y ahora Ricardo Zielinski. Así quizás pueda explicarse parte del sufrido 2-1 que el equipo logró contra Godoy Cruz.

El “Ruso” sorprendió desde el arranque manteniendo a Guillermo Acosta en el carril derecho cuando había practicado con Nicolás Romat en ese sector durante la semana. He aquí el primer acierto tras tomar un riesgo: el “Bebé” fue la figura dentro de un equipo que tuvo un nivel muy parejo. Aún en esa posición en la que nunca jugó con continuidad, Acosta sobresalió. Para eso sirvieron los tres partidos por Copa Sudamericana donde, sin un lateral derecho en la lista, tuvo que acudir a él.

El segundo “acierto” fue el ingreso de Gonzalo Freitas en lugar de Dardo Miloc, en relación al partido que Atlético jugó el martes con Independiente. Las comillas se deben a que Miloc estuvo lesionado durante los días previos y el DT se inclinó por su reemplazante natural. El uruguayo estuvo mucho más activo robando, asistiendo y raspando, siempre con una mirada completa del campo. Un poco más arriba, entre Rodrigo Aliendro y David Barbona rápidamente comenzaron a aparecer las chispas que le dieron el fútbol contra Independiente. Acosta se sumaba siempre desde atrás y aunque no hayan sido tantas, las apariciones de Gervasio Núñez completaron un marco perfecto en ataque. Atlético hacía lo que quería con el “Tomba” negándole juego con la solidez de Freitas y, a partir de allí, con la imaginación de sus volantes.

Curiosamente el primer tanto no llegó gracias a las chispas de esos circuitos. Sí fue gracias a la precisión de Núñez y al cabezazo de Franco Sbuttoni que ubicó la pelota cerca del ángulo.

Sin dejarlo reaccionar, Barbona aprovechó una mala salida del arquero visitante, robó una pelota y asistió perfectamente a Luis Rodríguez que convertiría su sexto gol en los últimos cuatro partidos. Así, quedó a cinco de igualar el récord de Juan Francisco Castro.

El final del primer tiempo fue el final de una pequeña cátedra futbolística de un equipo a otro. El comienzo del segundo no se acercó siquiera a eso. Los jugadores sintieron el cansancio y el gol de Sebastián Olivares (ayudado por la desidia defensiva en un córner) terminó por envalentonar a Godoy Cruz.

Por suerte para Atlético el equipo mendocino no concretó la remontada porque a esa superioridad en el primer tiempo, le sumó varias jugadas de gol desperdiciadas en contraataques, en el segundo. El “Decano” sabía que iba a costar pero finalmente volvió a ganar por el torneo local.

Comentarios