Por un problema judicial se liberó al sospechoso de un homicidio

Habría participado en el crimen de un agente

25 Ago 2017
1

Uno de los sospechosos del crimen de Maximiliano Santana, agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, fue demorado por la Policía y luego liberado por orden de la Justicia. “Lo que está pasando con este caso es un espanto. Pareciera que en la Justicia no se está dando cuenta de lo que sucede, de lo cansados que estamos por todo esto”, dijo Fernanda, hermana de la víctima.

El 24 de junio, Santana disputaba un encuentro de fútbol barrial en el Complejo Muñoz. Hubo un altercado que no pasó a mayores. Pero luego, un grupo de personas lo atacó y uno de ellos le aplicó una puñalada en el pecho. Fue trasladado al Centro de Salud, donde falleció días después. La Policía detuvo a José “Cayaguata” López, señalado como autor del mortal ataque. La fiscala Mariana Rivadeneira lo acusó del hecho y, en la feria judicial, la fiscala Adriana Giannoni pidió que se le dictara la prisión preventiva, planteo que fue aceptado por juez Francisco Pisa.

Con el correr de los días, los investigadores sumaron testimonios para comprobar que otros podrían haber participado del ataque. Entre ellos aparecen un tal “Sucio Pedro” y algunos de sus hijos. Personal del servicio 911 demoró el miércoles a uno de ellos porque intentó huir cuando observó a los uniformados. Comenzaron a realizar llamadas para determinar si realmente era uno de los sospechosos. Como no había un formal pedido de detención, los uniformados terminaron liberándolo.

Lo curioso del caso es que la fiscalía que está de turno y que debía resolver esta situación es la misma que investigaba el caso que conmocionó a toda Villa 9 de Julio.

Confirmación

Ayer se confirmó que la Policía había pedido la detención de ese sospechoso, pero la medida no se había tomado porque la causa desde hace más de un mes se encuentra en el juzgado de Pisa. “La defensa del único detenido decidió apelar el fallo de prisión preventiva que se le había dictado, pero hasta el momento no terminó de completar las formalidades para que el planteo llegue a la Cámara. Como se demoraba todo, fuimos nosotros los que decidimos, por ejemplo, pagar la copia del expediente para acelerar los plazos. Si no lo hacíamos, la causa seguiría allí, paralizada”, señaló Francisco Luna Ladetto, representante legal de la familia de la víctima.

El profesional dijo que une vez que la causa regrese a la fiscalía, se podrían pedir una serie de medidas, entre ellas la detención de todos los sospechosos. “Lamentablemente estos son los bueyes con lo que aramos. Hay que ser respetuosos a los pasos procesales, por más que genere enojo y bronca toda esta dilación. Esperemos que ahora tome una mayor celeridad”, agregó el profesional.

Luna Ladetto confirmó además que la defensa de los acusados, al enterarse de los testimonios, puso a disposición a los sospechosos. Sin embargo, la fiscalía no pudo citarlos a declarar porque el expediente aún no había sido devuelto a la fiscalía. “Tenemos que armarnos de paciencia, no queda otra. Hay que salir de todo esto para que la causa se active nuevamente”, indicó en una charla con LA GACETA.

“La verdad es que no entiendo nada de lo que está sucediendo. Parece mentira que en la Justicia todo sea tan lento. No puedo imaginar que mi hermano, que era un chango laburante y sin ningún tipo de antecedente, esté sepultado, mientras que los delincuentes, que fueron detenidos más de una oportunidad por diferentes delitos, sigan libres como si nada hubiera pasado”, indicó Fernanda Santana.

La mujer sufre esta situación a la distancia, ya que por razones laborales vive en Buenos Aires. “Mi papá es el que se encarga de hacer todo. No tiene título universitario y lo pelotean todo el tiempo. Él me dijo que no se va a rendir, que la seguirá peleando. Que les va a ganar por cansancio a todos aquellos que sólo le ponen trabas”, comentó.

“Pareciera que la Justicia se olvida de las víctimas. Mi padre hasta tuvo problemas para sacar una copia del expediente para poder realizar algunos trámites por la muerte de Maximiliano. Estamos viviendo una pesadilla”, concluyó.

Comentarios