Las luces blancas: un cambio en el paisaje nocturno

Al sistema que está instalándose en la ciudad no le faltan beneficios, aunque un especialista resalta que es imprescindible que las luminarias led elegidas sean de la mejor calidad. Los vecinos las reciben de buena manera. Una curiosidad: en Roma las rechazan porque les quitan “romanticismo” a las calles.

25 Ago 2017

La moto estacionada sobre la calle, frente a un kiosco, es de Martín Barraza. Allí trabaja hasta la madrugada. Afirma que ya no necesita buscar un estacionamiento cerca, porque siente que su único medio de transporte está más seguro que antes, bajo la luz blanca que ahora tiene la calle Santa Fe.   

Para algunos puede haber sido imperceptible, pero con más atención se nota que algo va cambiando en la ciudad: en calles y avenidas -no todas, al menos por ahora- el alumbrado público que emitía una luz amarillenta (luminaria de vapor de sodio) fue reconvertido por luminarias led. Habrá a quienes les guste y a quienes no el nuevo paisaje urbano nocturno en estas zonas, pero lo cierto es que el objetivo de esta iniciativa apunta al ahorro de energía y al incremento en el nivel de luminosidad, con el consecuente aumento en la sensación de seguridad de los vecinos.

La reconversión del alumbrado público urbano que gestiona la Municipalidad capitalina comenzó hace algunos meses y ya se han instalado unas 2.400 luminarias con tecnología led. El siguiente paso -comentó Héctor Eduardo Zárate, director de Alumbrado Público del municipio- es licitar una nueva compra de aproximadamente la misma cantidad de luminarias. La distribución todavía no está decidida, aunque sostiene que hay prioridades: los sectores con menos luz y más inseguridad, como la zona este de la ciudad, o aquellas arterias con mayor tránsito.

La respuesta de los vecinos es positiva. “Es que la diferencia es grande. Mirá…”, señala Marta Casas, mientras camina por la esquina de Santa Fe y Maipú. En el cruce de esas cuadras se aprecia el contraste de la iluminación: la primera ya tiene luminarias led, y la segunda sigue con las luces de vapor de sodio.

“Para saber cuánto ahorraremos en energía habría que esperar un tiempo, pero creemos que está en el orden de un 30%. La respuesta de la gente fue buena: nos llaman para pedir por sus calles”, comentó Zárate, y agregó que con el programa nacional “Alumbrado Eficiente” completarán las cuadras del centro y algunas avenidas cercanas al parque 9 de Julio. El funcionario informó que hasta el momento se reconvirtió sólo el 10% del alumbrado de la ciudad.

Priorizar la transitabilidad fue uno de los objetivos de la reconversión a led de las luminarias de las avenidas, explicó Luis Lobo Chaklián, subsecretario de Planificación Urbana y sugirió que una arteria mejor iluminada invita a las personas a transitarla, no sólo por la seguridad, sino también porque esa la luz blanca mejora la visibilidad. Entre otras cosas, esperan que se reduzcan los accidentes de tránsito, agrega.

Los lugares donde ya se ven las luces blancas son las avenidas avenida Mate de Luna, Belgrano (desde plazoleta Mitre hasta el Camino del Perú), Eudoro Aráoz (entre Jujuy y Moreno), Tarulli (continuación de la avenida Democracia, hasta la Circunvalación), Roca (entre Alem y plazoleta Dorrego), Mitre (entre 24 de Septiembre y plazoleta Mitre), Sarmiento (entre Avellaneda y plazoleta Mitre), Alem (entre 24 de Septiembre y Magallanes), Jujuy (entre Roca y el puente Canal Sur), y distintos tramos de las calles Muñecas, 25 de Mayo, Santa Fe y Virgen de La Merced.

La calidad, la clave

“Las ventajas de las luces led son muchas si se habla de productos de calidad”, sostiene Eduardo Manzano, director del departamento de Luminotecnia, Luz y Visión de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Por ello habla de la importancia de que los municipios realicen licitaciones transparentes con pruebas de calidad, porque de otro modo es el ciudadano el que sale perdiendo. Y Manzano sabe de ello, ya que su departamento hace pruebas de calidad con diferentes tipos de ensayos (como el de fotometría, el de protección contra el ingreso de polvo y agua, el de impacto contra el vandalismo, entre otros). De hecho, algunos municipios que instalarán luminarias led en sus calles los han consultado para probar las piezas que utilizarán.

“Hace unos tres o cuatro años en Buenos Aires se hizo una reconversión masiva del alumbrado. A mi parecer no era el momento, porque recién ahora (con el desarrollo actual) podemos hablar de eficiencia y de ahorro energético. ¿Y por qué se habla ahora de eficiencia? Porque desde que sacaron los subsidios a la energía el costo ha cambiado. Por ello los municipios están cada vez más interesados en este tipo de luminarias que ahorran energía y que tienen más durabilidad, aunque el costo de inversión es mayor”, sostiene Manzano, autor de líneas de investigación y de trabajos sobre el tema.

En cuanto a los beneficios de las luminarias led, menciona la durabilidad. Si son de buena calidad, se deberían cambiar recién a los 15 años de instaladas. Pero los beneficios sobre esta tecnología, que también ayuda a ahorrar energía en las casas, no terminan en esos puntos. “Estamos adaptados a la luz blanca del día, nos parece más natural y la preferimos. Además, reproduce mejor los colores que la luz amarilla de sodio; así el entorno se vuelve más atractivo y agradable, lo que repercutirá en la economía de la ciudad al favorecer el turismo e indirectamente a la hotelería, a la gastronomía... El cambio va a aumentar los niveles de iluminación y la seguridad en algunas calles por producir un efecto disuasivo. Pero con eso no basta para volver a una ciudad más segura; la presencia de las fuerzas de seguridad debería incrementarse también”, advierte el experto.

Según las mediciones de eficiencia realizadas en el Departamento de Luminotecnia, las luminarias actuales han alcanzado valores de 100 a 140 lumenes por vatio, con lo que, especifica Manzano, si el reemplazo está bien efectuado podría producir ahorros de entre el 25% y el 30%.


A los Romanos les  gustan las amarillas
Se jacta de ser una de las ciudades más románticas del mundo, claro que después de París. Por eso los romanos se han quejado por las redes sociales y los medios lo han replicado: les preocupa perder la “magia” que proporcionan las luces amarillas. “Es un atentado a la luz nocturna de Roma”, sostuvieron intelectuales, actores y asociaciones ciudadanas que protestaron contra las nuevas luces led que está instalando desde hace meses el ayuntamiento local. Según los críticos, la nueva iluminación -que tiene un color blanco y frío- molesta la vista y oscurece los monumentos. Y, por sobre todo, transforma la típica atmósfera romántica de la ciudad.
De Rumi Punco a Las Talitas
“Allá al último, al final del mapa, en la localidad más alejada de la ciudad y más cercana al límite sur de la provincia, se ha encendido una luz. Es una luz que consume muy poca energía eléctrica pero que ha inyectado, precisamente, una alta dosis de energía a los pobladores de Rumi Punco. Es que esa localidad, la más austral de la provincia, podría convertirse en la primera de toda la región en tener su propia fábrica de luminarias led de última tecnología...”. Así comenzaba una nota publicada en LA GACETA el 7 de diciembre de 2016, en la que se contaba cómo de un aula convertida en laboratorio, en el CIC del pueblo, habían salido unas 120 luminarias, realizadas con una metodología casera que se fue perfeccionando progresivamente. Así Rumi Punco conquistó comunas y municipios como Monteagudo, Simoca y Benjamín Aráoz. A todas ellas les vendieron sus luces led para reemplazar el alumbrado público. Este año el proyecto sigue en marcha y ya le han vendido sus productos al municipio de Las Talitas para las calles 6, 4 y 25. “Les damos una garantía de 3 a 4 años. Si se rompen las luces, vamos y las cambiamos”, detalla Sergio Astorga, ingeniero electrónico que trabaja en la comuna y que se puso al frente del proyecto.

> A los Romanos les  gustan las amarillas
Se jacta de ser una de las ciudades más románticas del mundo, claro que después de París. Por eso los romanos se han quejado por las redes sociales y los medios lo han replicado: les preocupa perder la “magia” que proporcionan las luces amarillas. “Es un atentado a la luz nocturna de Roma”, sostuvieron intelectuales, actores y asociaciones ciudadanas que protestaron contra las nuevas luces led que está instalando desde hace meses el ayuntamiento local. Según los críticos, la nueva iluminación -que tiene un color blanco y frío- molesta la vista y oscurece los monumentos. Y, por sobre todo, transforma la típica atmósfera romántica de la ciudad.

En Rumi Punco, la luz se hace para propios y ajenos

> De Rumi Punco a Las Talitas
“Allá al último, al final del mapa, en la localidad más alejada de la ciudad y más cercana al límite sur de la provincia, se ha encendido una luz. Es una luz que consume muy poca energía eléctrica pero que ha inyectado, precisamente, una alta dosis de energía a los pobladores de Rumi Punco. Es que esa localidad, la más austral de la provincia, podría convertirse en la primera de toda la región en tener su propia fábrica de luminarias led de última tecnología...”. Así comenzaba una nota publicada en LA GACETA el 7 de diciembre de 2016, en la que se contaba cómo de un aula convertida en laboratorio, en el CIC del pueblo, habían salido unas 120 luminarias, realizadas con una metodología casera que se fue perfeccionando progresivamente. Así Rumi Punco conquistó comunas y municipios como Monteagudo, Simoca y Benjamín Aráoz. A todas ellas les vendieron sus luces led para reemplazar el alumbrado público. Este año el proyecto sigue en marcha y ya le han vendido sus productos al municipio de Las Talitas para las calles 6, 4 y 25. “Les damos una garantía de 3 a 4 años. Si se rompen las luces, vamos y las cambiamos”, detalla Sergio Astorga, ingeniero electrónico que trabaja en la comuna y que se puso al frente del proyecto.


Comentarios