La decoración los hace más independientes

25 Ago 2017

¿Y si le dejamos todo a mano? Es decir, que en su habitación la cama esté al ras del suelo para que no tema caerse, que el escritorio esté a su altura para poder dibujar con comodidad, que los libros estén al alcance de su curiosidad, al igual que el guardarropas y otros muebles. Intuitivamente podemos haberlo hecho, pero esto tiene un trasfondo más que estudiado: se llama “Método Montessori”, que también es una forma de decorar un ambiente, sobre todo la habitación de un niño o bebé.

El mencionado método es en realidad un sistema educativo enfocado desde el punto de vista del niño, que busca satisfacer sus necesidades y no las del adulto. Entonces, todo su entorno se adapta al nivel de su desarrollo, creando espacios cómodos que permitan la libertad de movimiento desde que son bebés. ¿Qué se logra con todo esto? La teoría sostiene que se potencia su desarrollo integral tanto a nivel físico como cognitivo, y que promueve su independencia.

Quien creó este método es María Montessori, una médica italiana que luego completó sus estudios en filosofía, psicología, educación y antropología. En 1909 ella publicó su primer libro basado en esta experiencia y comenzó una gira por el mundo difundiendo sus ideas y dando conferencias. El material didáctico que diseñó es actualmente de gran ayuda en el período de formación preescolar.

Una habitación diseñada siguiendo los conceptos del Método Montessori debe tener los siguientes puntos:

1) La cama al ras del suelo. De esta manera no tienen sentido los barrotes o barandas de las cunas, porque el chico ya no corre el riesgo de caerse. Cuando se hacen más grandes, no necesitan de la ayuda de los padres para bajarse.

2) El piso debe ser lo más cálido posible, para que pueda caminar descalzo o deslizarse sin obstáculos.

3) El armario a su altura. La idea es que ellos prueben su independencia también con la ropa. Que jueguen y que se vistan solos.

4) Estanterías con pocos juguetes y a su altura. Cuanto menos juguetes haya (tratar de evitar los de plástico o con luces), será más fácil para ellos elegir y luego ordenar.

5) Espejos a la altura del niño. Para que él pueda mirarse y descubrir su propio reflejo

6) Mobiliario de su tamaño. Claro, ¿por qué poner un enorme escritorio si no les quedará cómodo?

7) Láminas o cuadros para estimular la observación y -de paso- embellecer los espacios.

Eames también es para chicos
Estética y Funcional
Los fanáticos de los clásicos tienen un motivo para festejar: la silla Eames (presentada en 1956) ahora se ha miniaturizado para las habitaciones de los más bajitos. Están en Tucumán y  en Mercado Libre, por ejemplo. ¿El precio? Desde $ 1.250.

> Eames también es para chicos
Estética y Funcional
Los fanáticos de los clásicos tienen un motivo para festejar: la silla Eames (presentada en 1956) ahora se ha miniaturizado para las habitaciones de los más bajitos. Están en Tucumán y  en Mercado Libre, por ejemplo. ¿El precio? Desde $ 1.250.

> FENG SHUI

En busca de la serenidad

El Feng Shui se aplica también en la decoración de las habitaciones de los niños para que la energía fluya de forma sinuosa y armónica. Entonces, el niño podrá descansar mejor y encontrar la serenidad en su lugar. Para aplicar esta teoría se puede tener en cuenta lo siguiente: los colores deben ser neutros (aplicar color en objetos, como almohadones o juguetes) y colocar la cama con la cabecera hacia una pared, de modo que sus pies no queden hacia la puerta. No puede faltar nunca un símbolo que emita protección, ya sea un angelito o un budita. Un detalle curioso: el Feng Shui Otra no recomienda tener en la habitación, ni en el resto de la casa, fotografías del niño de cuando era bebé. Tener una de la edad actual emite sensación de crecimiento y actualiza la energía del niño.


Comentarios