Cartas de lectores

24 Ago 2017

El arzobispo “Carlitos”

Con gran satisfacción me enteré del nombramiento del Padre “Carlitos” como nuevo arzobispo de Tucumán por parte de su Santidad, el Papa Francisco, que por intermedio del Espíritu Santo eligió al mejor pastor para nuestra comunidad. Por su calidad humana y como guía de sus ovejas su nombramiento es inobjetable. Recuerdo unos años atrás, cuando yo transitaba por un período de alejamiento de la Fe, él me hizo comprender que hasta los apóstoles tuvieron sus dudas y debilidades, y me reintegró al rebaño. Felicidades y muchos éxitos con la pesada tarea que le encomendó su Santidad. Seguramente, los parroquianos de la Basílica de la Merced extrañaremos sus sermones sencillos y comprensibles para todos los feligreses. Los tucumanos podemos estar tranquilos y felices, y festejar no solamente por tener nuevamente obispo, sino por tener un gran pastor. Un gran abrazo, Padre, y que nuestro Señor, el Espíritu Santo y nuestra Señora de la Merced guíen su camino.

Fernando Carlos Brunet

[email protected]


Inundados y política

A lo consignado por el lector Fernando C. Brunet (“Inundaciones en el interior”, 22/8) me remito y hago en parte mío lo que escribe el Sr. Enrique Celario (“Las leyes de la estupidez humana”, 22/8). A lo expresado precedentemente agrego: no sé cómo el Sr. Brunet puede saber cuál es “mi candidato” ya que: 1) nunca lo di a conocer (no es mi estilo), ni aun a mi familia. 2) El voto es secreto. 3) En esta oportunidad lo hago público: voté en blanco, ya que ningún candidato merecía mi voto. Que el peronismo esté vivo es una cosa, que haya candidatos realmente peronistas es otra. En estas elecciones y en las anteriores, en mi provincia no hubo candidatos peronistas con mayúscula. Yo sé que los inundados, como muchos otros, no se mueven en 4x4, pero sí lo hacen los candidatos, los legisladores, los jueces, los ministros y hasta los funcionarios. Presto está el Sr. Brunet a presuponer que no tengo preocupaciones. Sí, las tengo como cualquiera, tal vez no en la medida de los que viven las inundaciones o a los que les falta trabajo o dependen desgraciadamente de los delegados o intendentes del interior (declaración de un habitante de La Madrid, 17/8). En cuanto a la fe religiosa, le hago saber (muy lamentable de mi parte, pues nunca hice públicas mi fe religiosa ni mis acciones) que soy católica apostólica romana y de ella y de mis ancestros aprendí a ayudar al prójimo tal como dice el Evangelio; ayuda esta, Sr. Brunet, que se materializó en envíos que realicé para los inundados en reiteradísimas ocasiones sin hacer públicas las mismas y en forma anónima, que es como realmente se debe ayudar al prójimo. Para su conocimiento y dando por finalizado esto, quiero que sepa, y en contra de mis principios, que mensualmente colaboro con dos ONG para ayudar a niños y ancianos, como también para mejorar escuelas.

Juana María Farías

[email protected]


El misterio de las tarifas de EDET

En la publicación del 22/8 de LA GACETA hay un reportaje en el que se intenta bucear en el intrigante misterio de las tarifas de EDET. Se menciona una carga impositiva cercana al 40 % de cada factura. La vaguedad de la respuesta no aclara lo suficiente, porque no se discrimina qué porcentaje corresponde a impuestos nacionales, qué porcentaje a impuestos provinciales y qué a municipales. También se da una explicación adicional, según la cual los contribuyentes de la ciudad de Buenos Aires pagan un 42% del VAD (valor agregado de distribución), y recién pagarían el 58% restante en 48 cuotas a partir de febrero de 2018. Hasta ahí bien; pero, casi al final del artículo y como un comentario que se hace al pasar, el vocal del Ente regulador provincial nos dice que el interior del país subsidia más de la mitad del consumo del área metropolitana... ¿Cómo? ¿Para qué perder el tiempo hablando sobre impuestos y sobre el VAD cuando la explicación de fondo estaba ahí? ¿Hemos venido subsidiando a la ciudad de Buenos Aires y nadie nos avisó? ¿Cómo es posible que hasta ahora ningún gobernador de provincia protestara ante este atropello al federalismo? ¡Inadmisible! En fin, voy a intentar serenarme, porque no quisiera hacer acusaciones injustas. Después de todo el artículo no explica de qué modo se subsidia al área metropolitana. Aún pudiera ser que nuestros representantes provincianos acordaran poner dinero de su bolsillo para aliviar altruistamente la carga de nuestros compatriotas porteños, y lo habrían venido haciendo calladamente por aquel mandato bíblico que dice:“Lo que hace tu mano derecha que no lo sepa tu mano izquierda”. Eso lo explicaría. Sí, sé que usted estará pensando que mi teoría es patéticamente improbable.

Ricardo Roberto Manai

Belgrano 63

Tafí Viejo


Quema de cañaverales (I)

¿Delito o consecuencia de fenómenos naturales? Mientras no se haga un diagnóstico objetivo, lejos estaremos de encontrar verdaderas soluciones para esta producción, que es el principal motor de la economía tucumana. ¿Por qué hasta la ocurrencia de heladas severas no se registraron sucesos de esta magnitud? ¿Por qué casi no los hubo en 2016, año sin heladas importantes? ¿Por qué la misma estructura de cosecha que en lo que va del año levantó dos tercios de la zafra sin quemar, de pronto comienza a ser catalogada de piromaníaca? ¿Por qué se pretende achacar toda la culpa al cañero que es el principal perjudicado? La solución de fondo pasa por reconocer que hay fenómenos naturales que disparan este problema, y buscar instrumentos técnicos idóneos para mitigar estos riesgos. El principal puede ser retirar los excedentes de rastrojos, dándoles un uso útil para la generación de energía, acompañados de buenas prácticas agrícolas como las recomendadas para manejo de caña sin uso de fuego, y de campañas para concientización de la población.

Santiago José Paz

Chubut 2.900

Yerba Buena


Quema de cañaverales (II)

El primer mandatario aseguró el lunes: “al que queme caña, vamos a caerle con todo el peso de la ley”. Años con este flagelo de fumigar a la gente como si fuésemos insectos o roedores. Y los dueños de los campos siempre se lavan las manos aduciendo que no fueron ellos, que pasó alguien fumando y tiró la colilla, etcétera; o sea, argumentos absurdos. Y ellos no se hacen responsables. El peso de la ley en este tema, pareciera se diluye acá en esta provincia. El titular de la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia quiere tapar el sol con un dedo; sólo impone argumentos débiles y justificativos absurdos. Dice que hacen; sin embargo las pruebas están a la vista de todos. Muchos gobernadores pasaron por el sillón de Lucas Córdoba, sin pena ni gloria, sin darle una solución definitiva. Hasta se hizo una ley permitiendo la quema, pero de caña cortada, no en pie. Pasan los años, pasa la zafra y todos se olvidan, total una noticia tapa la otra... y a esperar al otro año para volver a ser fumigados. Es por ello que aplaudimos la decisión política tomada por el Gobernador, siendo esta la primera vez que el máximo representante del pueblo se compromete a cortar de raíz este drama. Sólo nos resta esperar y tener esperanzas de que las palabras vertidas se conviertan en realidad.

Pedro Martínez

[email protected]


Una ruta insegura

La ruta provincial N° 334, en el tramo Los Pizarro–La Cocha, presenta condiciones inseguras, que constituyen un serio riesgo para quienes la transitan o residen a la vera de la misma. En la calzada, a lo largo del trayecto, hay desniveles, baches profundos, falta de señalización vertical y horizontal; además, las banquinas y el sistema de desagüe pluvial se encuentran en mal estado de conservación. Uno de los factores causantes de los accidentes de tránsito lo constituye el camino, el que en este caso presenta un estado deplorable, por lo que pueden ocurrir: colisiones, choques, vuelcos y atropellamientos con graves consecuencias para las personas. Cabe destacar que en las rutas la señalización vial es obligatoria y debe ajustarse a lo indicado en el Artículo 22 de la Ley 24.449 (de Tránsito y Seguridad Vial). Teniendo en cuenta razones de seguridad pública, corresponde que la delegada de la comuna de Los Pizarro gestione con carácter urgente, ante la Dirección Provincial de Vialidad, la reparación y la señalización reglamentaria de la única vía de comunicación con que cuenta la población. Es una de las obligaciones que tiene y que están contempladas en la Ley 5.616 y otras, que son la razón de ser de las comunas rurales y de su funcionamiento. Los accidentes viales en nuestra provincia tienen características de epidemia y debemos aportar todo lo que esté a nuestro alcance para prevenirlos.

Juan Francisco Segura

Pasaje Baaclini 675

San Miguel de Tucumán


INGRESOS BRUTOS

Respaldo totalmente la carta “Ingresos brutos” (18/8), del lector Cristian Frías Silva, ya que es harto conocida la manera en que la DGR se aprovecha de los contribuyentes, ignorando nuestros derechos, aplicando un código tributario totalmente parcial, pensado para recaudar de cualquier manera y sin que tengamos derecho a réplica, total lo mismo es válido, ya que fue aprobado por la Legislatura. Los impuestos no se pagan por adelantado ni corresponde hacer un pago a cuenta. Los impuestos se pagan devengados. Las percepciones bancarias son un verdadero atropello a la intimidad de las personas, ya que en una cuenta bancaria no solamente ingresa dinero de la actividad económica. También puede ingresar por ejemplo, el dinero por la venta de un vehículo, operación no gravada por IIBB y sin embargo retienen dinero de ese origen. Si voy a comprar algo en un negocio de esta provincia y pido factura “A”, también me hacen percepción para IIBB por esa compra, cuando en realidad el que tiene que tributar es el que vende, no el que compra.Todo esto genera al contribuyente un saldo a favor, el cual para que sea reconocido debe someterse a una inspección, la que puede durar años y en la que por supuesto siempre sale favorecido el fisco, porque si llegan a encontrar algo impago o pagado fuera de término, aplican multas astrónomicas o, como el caso del lector Frías Silva, le ponen otra alícuota y se actualiza la deuda con intereses altisimos. Pero resulta que el saldo a favor que tenemos con ellos no tiene actualización ni genera intereses, o sea que siempre perdemos. Realmente somos un pueblo de ovejas, donde nos hacen lo que quieren y nadie dice nada. A veces por miedo y otras porque las ovejas que nos tienen que defender se quedan calladas por conveniencia.

Juan Eduardo Ruiz

Mitre 483 San Miguel de Tucumán

Comentarios