“Queremos que estén presos por siempre”, dijo la familia de Vicente Sleiman

Marcharon por el crimen del comerciante asesinado en Lavalle al 1.500.

23 Ago 2017
1

UNIDOS. Familiares y amigos de la víctima prometieron no bajar los brazos. la gaceta / foto de héctor peralta

Un mes después de la muerte del comerciante Vicente Sleiman, a los carteles con los que familiares y amigos suelen pedir justicia les agregaron unas letras amarillas en un fondo azul, que rezan “prohibido olvidar”. Esa fue la promesa de los presentes: mantenerse firmes hasta que los asaltantes que asesinaron al joven durante un asalto sigan en la cárcel y sean condenados.

“Queremos agradecer a la Justicia porque obró bien y rápido; seguimos confiando en ellos, pero nos vamos a dar el brazo a torcer, porque queremos que estos dos asesinos estén presos por siempre”, dijo Noelia Sleiman, la hermana del comerciante asesinado, en relación a los dos detenidos que tiene la causa. Uno de ellos fue reconocido ayer por tres personas que estaban siendo asaltadas por él hasta que intervino la víctima para ayudarlos. “Son muy buenas personas. Se acercaron a colaborar y brindaron este dato fundamental”, agradeció Noelia.

El crimen de Lavalle al 1.500: "este es un dolor que no se tapa con nada"

A su lado, su madre, Victoria Catania, afirmó: “no voy a poder descansar hasta que sean condenados. No merecen salir en libertad, van a volver a asaltar y a matar gente”.

La familia estuvo acompañada por unos 60 vecinos de la calle Lavalle al 1.500, lugar donde ocurrió el crimen. Ellos, además de pedir justicia por el muchacho, exigieron seguridad en la zona. “Vicente era excepcional, un tipo excelente. A partir de lo que ocurrió, con los vecinos estamos muy organizados y nos reunimos constantemente. Es que Tucumán está fuera de control; de arrebatos pasamos a asaltos y ahora homicidios. El único lugar donde se puede caminar tranquilo es acá”, aseveró Rodolfo Heine, en referencia a la Plaza Independencia. “Me tocó mucho su caso porque tengo un hijo de su misma edad. No era el almacenero del barrio, era un amigo”, lamentó Darío Noguera.

Toda esta escena fue seguida de cerca por la comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad. De hecho, ayer fue la única vez en que Alberto Lebbos no habló inmediatamente luego de dar la vuelta a la plaza de todos los martes. Esperó que la familia de Sleiman se expresara y luego tomó su megáfono, como siempre. “Los invito a que se sumen. Tenemos que estar unidos. ¿Saben cuántos nombres agregué hoy a la lista? Seis. Seis homicidios en Tucumán”, les dijo, mirando a la plaza, mientras los familiares del comerciante lo escuchaban, encendían velas y mostraban sus carteles a la Casa de Gobierno.

Temas

Inseguridad
Comentarios