Doná tus viejos anteojos para que otros puedan ver

La fundación Hacer Futuro recibe los marcos que ya no uses. Ayuda a la comunidad de Amaicha.

23 Ago 2017
1

PONÉ EL TUYO. Marcos donados para ser reciclados y entregados a personas sin recursos. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO.-

Hace una década Enrique Bach leyó una nota en LA GACETA que hablaba de las penurias que pasaban los chicos que iban a la antigua escuela ubicada debajo de las tribunas del autódromo. Se indignó. Y junto con su mujer, Guadalupe Bejar, comenzaron a trabajar por un mañana mejor para los chicos tucumanos. Así nació la fundación Hacer Futuro, que ha iniciado una campaña para donar anteojos a chicos y grandes que no tienen recursos. De hecho, ya se están entregando 20 pares de lentes por mes, pero la demanda es mucho mayor. Sólo en la comunidad de Amaicha del Valle hay 200 pedidos y la fundación necesita cubrir ese déficit.

“En junio fuimos a Amaicha del Valle y atendimos a 120 personas con un médico oculista que llevamos hacia allá. Logramos entregar 90 pares de anteojos recetados, pero la voz se corrió entre los vecinos y ahora de otros pueblos cercanos nos piden que vayamos no sólo con oftalmólogo sino también con otras especialidades. Hay que recordar que venir desde Amaicha del Valle a la ciudad a hacerse atender con un especialista les cuesta $500 en el colectivo Aconquija”, explica Bach desde la sede de Chacabuco 27, 1° piso.

Quienes tengan marcos de anteojos que ya no usen pueden hacer su donación en esa dirección, de lunes a viernes, de 9 a 13. También pueden llamar por teléfono al celular 155935908. Las personas sin medios económicos que necesiten anteojos, niños o adultos (varones o mujeres), pueden solicitarlos en la sede de la fundación. No necesitan más que la receta del médico, la tirilla del Anses para certificar que no tienen ingresos fijos y el pago de un monto de $ 120. “Este importe no es indispensable, pero sí nos asegura el compromiso de la persona de venir a retirarlos después, porque estos anteojos son muy caros y en el caso de los que tienen mucho aumento son enviados a un laboratorio de Rosario”, explica Bach.

Tres ejes

La fundación trabaja en tres ejes: medio ambiente, capacitación laboral y educación. En el primero de ellos se dictan charlas, se realizan campañas de cuidado del planeta y se interviene en casos puntuales. Por ejemplo, ahora se pide el reciclado de los votos electorales que no se usan. El segundo eje se aborda mediante cursos de oficios: peluquería y costura en la sede de Yerba Buena, avenida Aconquija 1238. Las chicas de costura realizaron un desfile de modas con sus propias creaciones y los de peluquería hacen campañas de corte solidario en los hospitales Centro de Salud y de Niños, el comedor Antena III de Alderetes y la Costanera.

En el eje de educación la fundación ayuda a la escuela Ricardo Gutiérrez, de Perú esquina Muñecas, y a la escuela de El Bañado. “Hemos conseguido para ellos un viaje a Buenos Aires, pero necesitamos un colectivo para trasladarlos”, aclara Bach. También reciben donaciones de ropa, útiles escolares y calzados para distribuir entre los más necesitados.

Comentarios