Cartas de lectores

22 Ago 2017
2

CEBIL REDONDO

Casi un pueblo fantasma

Es tan triste y angustiante ver la forma en la que se encuentra la Comuna de Cebil Redondo... Está al oeste de la capital, entre Yerba Buena y Tafi Viejo. Su población es de 14.738 habitantes, los cuales viven presos de los robos, la oscuridad y el pésimo estado en el que se encuentra la ruta provincial 315, la cual no cuenta con señalización de ningún tipo, pero sí con baches profundos, gran caudal de vehículos de diferente porte que circulan a gran velocidad y choferes de colectivos que se convierten en una amenaza constante por la forma en la que conducen. Todo esto sumado a un canal ubicado a su vera, sin ningún tipo de protección, que pone en riesgo a todos los habitantes, especialmente a los niños que concurren a escuelas y colegios de la zona y donde no hace más de 6 meses falleció un vecino arrastrado por el agua. ¡Nadie hace nada! Tenemos un delegado comunal que brilla por su ausencia, un intendente que no nos reconoce como parte de su jurisdicción y un destacamento policial que por diferentes razones jamás puede acudir a los llamados. Por esto y por muchas carencias más, no nos queda más que pedir auxilio a las autoridades provinciales, y si es necesario, a las nacionales. No podemos seguir aceptando que estando cerca de la capital y perteneciendo a un departamento tan importante como Yerba Buena, nos sigan tratando como un pobre pueblo, cuando acá hay gente que la pelea día a día por superarse y salir adelante. Por favor ¡No nos nieguen ese derecho!

Stella Maris Lazzus Pereyra

Barrio San Javier F3 Villa Carmela


Gymnasium

En pleno siglo XXI haber discutido si se permite o no el ingreso a la educación a las mujeres es lisa y llanamente una bofetada al género femenino. Principalmente el ingreso a la UNT es libre y gratuito, sin condiciones de géneros ni estirpe social; en cuáato a la mentada “tradición”, eso impone un machismo absurdo y denigrante al mismo hombre. ¿Acaso el pertenecer al género masculino nos brinda mejores condiciones o estamos biológicamente mejor formados? Nada que ver; las mujeres tienen cualidades que nosotros los hombres solamente intuimos. Mujeres ilustres forjaron la historia, no solamente de nuestra Patria sino de la humanidad. Haber expuesto a la mujer a una votación fue un error, como si se tratase de una feria del siglo XVIII, donde un grupo de personas, vaya a saber con qué criterios o autoridad, dictaminaron el valor de un ser humano. ¿Acaso por ser mujer no se es digna de tener un asiento, un pupitre para su educación? Este proceso fue mal visto por la mayoría de la sociedad. Con este planteo, los ambientalistas sólo defendemos el género y la educación. Pedimos reflexión y que estos planteos se terminen de una vez por todas; hombres y mujeres somos iguales, un complemento de la vida misma. Ambos somos habitantes del planeta, respiramos el mismo aire y sobre todas las cosas a las mujeres hay que respetarlas, no exponerlas a una votación; la mujer es hija, hermana, sobre todas las cosas, madre; y si eso no se respeta, bien que el que salga al último que baja la llave y apague la luz.

Pedro Martínez

Víctor H. Guardia

[email protected]


Vivienda en riesgo

Buenos dias el motivo de esta carta es para que den una solución al estado en que está el puente ubicado junto a mi domicilio en pasaje La Paz al 2.700 en el barrio ATE, al sur de la capital. Corre peligro mi casa; con las tornentas próximas de verano rebalsara el canal y tengo miedo de que mi vicienda se derrumbe. Por favor necesito una ayuda pronto; mi domicilio está en la manzana 16 casa 35, Barrio ATE.

María Alejandra Molina

[email protected]


Una sociedad saludable

Los resultados de las recientes elecciones PASO y el significativo triunfo del espacio oficialista que conduce el gobernador Juan Manzur nos han dejado la mejor impresión sobre la capacidad de la sociedad tucumana de interpretar el momento histórico que estamos viviendo. Es evidente que la experiencia colectiva de celebración del Bicentenario con todo su significado de unión solidaria y en paz de los tucumanos, más una gestión de Gobierno que se ha empeñado cuidar y defender a los que menos tienen, pero al mismo tiempo construir puentes y vinculaciones con los hombres y mujeres del arte y la cultura, la ciencia y la tecnología, el deporte y la empresa, ha impactado en una sociedad que tiene historia y memoria. Los tucumanos han reconocido en este Gobierno su dedicación y compromiso para trabajar por un Tucumán con más oportunidades, desarrollar su actividad productiva, proteger el trabajo, mejorar la educación, sostener el sistema de salud y promover las energías creativas de la sociedad en todos sus ámbitos, en el marco del aislamiento al que ha sido sometida la provincia por el Gobierno de la Nación. Las iniciativas que fueron presentadas ante los distintos organismos nacionales han sido bloqueadas por conductas mezquinas y mediocres, por tucumanos que usaron el poder en el Gobierno de la Nación para frenar todo proyecto que contribuyera al desarrollo de la Provincia. Gente enojada que pensó que por ese camino iban a debilitar al Gobierno provincial. Incapaces de formular un programa de desarrollo, incompetentes para gestionar los enormes recursos que un plan que tenía rango y recursos de un ministerio nacional, encuentran explicación al resultado electoral en un supuesto estado de enfermedad de la sociedad tucumana. Si algo expresa esta elección del 13 de agosto es que la sociedad tucumana está plena y saludable, confía en su gobierno y trabaja por un futuro mejor, es consciente de las dificultades que atraviesa la provincia y tiene claro el camino por el que hay que transitar y sobre todas las cosas, conoce a quienes trataron de quebrar con dádivas, distribuida desde camiones de Cambiemos ya famosos, la libre voluntad de los ciudadanos. Para los que no valoraban la clara conciencia de los tucumanos sobre sus propios intereses y sostuvieron prácticas mezquinas privilegiando una egoísta lucha por el poder, se han llevado una sorpresa y andan mascullando su enojo y desilusión por el resultado, ignorando que los tucumanos conocen quienes pueden defender los derechos de la provincia y de su saludable sociedad.

Jorge Neme

[email protected]


Votación de las PASO

La noticia fue: en Tucumán el gobierno justicialista “K” ganó con el 52,36% de los votos. La lógica conclusión de la opinión pública fue: Tucumán es mayoritariamente “K”. Pero eso no es verdad y la gente debe saberlo. Sobre 1.217.679 electores habilitados para votar, el Frente Justicialista recibió 483.366 votos, es decir el 39,68% del padrón, los que podrían fácilmente coincidir con los empleados públicos (unos 75.000) más su entorno familiar (5,5 personas) que teme perder su puesto si cambia el gobierno. Unos 734.314 tucumanos no votaron por la opción “K”. Entonces ¿Por qué no puede cambiar el signo político de Tucumán? Creo que es por la ceguera de la oposiciónque divide fuerzas y no crea esperanza. Es porque Cambiemos irrazonablemente se negó a unirse con Fuerza Republicana (recordemos que durante la ocupación alemana de Francia, los comunistas y los católicos trabajaron juntos para liberar a su país). Es porque en Tucumán Cambiemos se resiste a trabajar en equipo y acordar alianzas con los que son políticamente diferentes pero que tienen el mismo objetivo: modificar una línea de gobierno que desde hace décadas tortura y degrada a los tucumanos. Confío en que se den cuentan de eso y con hábil y honesta conducción puedan sabiamente reunir las voluntades del 60,3 % de los electores tucumanos que no votaron al candidato del gobierno “K”. Todavía no es tarde. En octubre será tarde.

Raúl S. J. Giménez Lascano

[email protected]


Las leyes de la estupidez humana

Carlos Cipolla, historiador economista italiano (1922 – 2000), en su ensayo sobre las Leyes de la Estupidez Humana, establece que en el mundo existen cuatro categorías de personas, los Inteligentes, los Malvados, los Estúpidos y los Incautos. ¿Cómo participan estas categorías en nuestro sistema democrático? Para que el sistema democrático logre su propósito de “Bienestar para todos” se necesitan personas que piensen y sientan la necesidad del bien común como única forma de vivir en paz, personas que sepan por qué y para qué votar, que elijan sólo a quienes conocen y les reconocen sus virtudes y lo más importante, personas que ante la menor duda de la calidad moral de los candidatos “No Votan a Nadie”. Estas personas que con su acción buscan el bien de todos y por ende, el de sí mismos, pertenecen a la categoría llamadas por Carlos Cipolla personas “Inteligentes”. La presencia de un solo niño pidiendo limosnas en las calles en una sociedad con más de 30 años de democracia representa la más clara y contundente evidencia de que el propósito, “Bienestar para todos” nunca se logró; por lo tanto, en Argentina literalmente “no existe democracia”. ¿Por qué no existe? Porque el propósito de los elegidos fue y sigue siendo el de obtener su propio beneficio a costa de causar daño a otros y nunca generar “Bienestar para todos”. A esta categoría pertenecen los llamados por Cipolla, “Malvados”; ejemplo, cientos de millones de pesos robados de los gastos sociales; inundaciones por obras no realizadas; más de 30 años con niños mendigando en las calles, etcétera. ¿Qué más se necesita para entender? ¿Qué clase de sociedad elige a estos Malvados? Sólo una sociedad que no entiende el significado de la palabra Democracia, el significado de por qué y para qué votar; votan sin saber a quién, o peor aún, sabiendo de la ineptitud y maldad del candidato lo eligen por fanatismo o con el único fin de provocar daños a otros. Estas personas que dañan a otros sin obtener beneficios a cambio y, peor aún, dañándose a sí mismas, pertenecen a la categoría de los “Estúpidos Perfectos” de Carlos Cipolla. Estos son mayoría donde no hay “Educación Cívica”; por lo tanto, Tucumán seguirá inundándose no sólo de agua, sino también de niños mendigando, drogadictos, delincuentes, etcétera, porque los Malvados saben que para llegar y permanecer en el poder necesitan que las mayorías, (a las cuales hipócrita y astutamente llaman “el Pueblo”) permanezcan sin “Educación Cívica” y sean eternamente “Estúpidos Perfectos”. Aprender a votar es clave, sin embargo, mucho más importante e “Inteligente”, ante la menor duda de la calidad de los candidatos, sean del partido político que sean, es aprender a “No votar a nadie”.

Enrique Celario

[email protected]


Inundaciones en el interior

Cuando el lector Sergio Aráoz publicó su insultante carta a la comunidad de La Madrid (“Los votos del interior”, 16/8) recriminándole por no haberlos votado, expresé mi punto de vista desde mi profunda fe católica y conociendo los postulados de las otras dos grandes religiones como la musulmana y la judía, que en cuestiones de solidaridad no difieren en absoluto, me veo en la necesidad de preguntarles, desde la política, a la lectora Juana M. Farías (carta “Inundaciones en el interior I”, 21/8) si sabe cuántos habitantes tiene la localidad de La Madrid. Dado que su candidato sacó 204.000 votos menos que el oficialismo, ¿cómo cree la lectora que influyó la libre expresión de nuestros hermanos inundados en el resultado? ¿No sería conveniente que se sacara la venda que tiene puesta y comprenda que tal vez, a diferencia de lo que piensa acerca de la existencia o no del peronismo, este está más vivo que nunca, que esos hermanos inundados no se mueven en camionetas importadas sino con el día a día, con el que no les alcanza para darle de comer a los hijos? Seguramente la lectora no tiene esas preocupaciones o no conoce de la solidaridad que las grandes religiones monoteístas tratan de sembrar entre los seres humanos. En cuanto al lector Pablo Toro (carta “Inundaciones en el interior II”, 21/8), si siente que los hermanos inundados tienen tiempo de reírse de los que acudimos en su ayuda, creo que está enceguecido por el odio y que su postura es peor que los bolsones y cualquier tipo de dádiva entregada con el objetivo de disciplinar a una comunidad; comprenda que los electores en el cuarto oscuro emiten su voto con absoluta libertad. No acuda más en ayuda de los que sufren y no se sentirá un tarado y evitará que lo tomen por tonto.

Fernando Carlos Brunet

[email protected]

Comentarios