Comerciantes se quejan por la presión gremial y SEOC los acusa de incumplir las normas laborales

Ambos sectores se pelean por el horario de cierre en los locales y el no pago de las horas extras, entre otros motivos.

21 Ago 2017

La pelea por el cumplimiento de las normas laborales en la actividad de comercio se presenta año tras año en la provincia. Los empresarios y el gremio SEOC se han cruzan con quejas y denuncias incontables veces por faltas a los derechos de trabajo.

La última polémica resurgió en la semana previa al festejo por el Día del Niño. Una comerciante se quejó (y filmó) el accionar de una persona, a quien la vinculaba con el gremio de empleados mercantiles. El supuesto sindicalista se había presentado en un local de la zona peatonal y solicitó el acatamiento de la reglamentación: el horario de cierre es a las 21.

La nueva CGT tucumana sale en contra del trabajo "en negro", la media jornada en empresas y el plus médico.

“Lo que siempre decimos es que no nos pueden obligar a cerrar cuando las leyes laborales fijan los derechos y obligaciones. El comerciante que trabaja horas extras debe abonar por las mismas 50% o 100%, según sean normales o en feriados, y dar el feriado compensatorio”, dijo el titular de la Cámara de Comercio de San Miguel de Tucumán, Raúl Fioretti.

“En todo el país se trabaja de acuerdo a la norma, menos en Tucumán, donde nos obligan a cerrar un día viernes en vísperas de una venta importante por Día del Niño. Nos deben dejar trabajar según lo fija la ley. Hoy, en Buenos Aires, Córdoba, Salta y Mar del Plata el comercio trabaja sin inconvenientes”, se quejó el referente del sector privado, en referencia a la acción gremial.

La mirada en el sector

El comercio es una de las actividades privadas más observadas por los entes oficiales del área de trabajo. A eso se sumó el hecho que la Sociedad de Empleados y Obreros del Comercio ha llevado adelante “controles” paralelos, que están contemplados en un convenio firmado por la parte y por referentes de la Federación Económica de Tucumán (FET) y la Secretaría de Trabajo, según explicaron en SEOC.

“Realizamos los controles porque no pagan horas extras a los empleados. Obligan a trabajar 10 horas, en lugar de ocho, como lo establecen las normas. Si pagaran horas extras, no habría problema. Además, les hacen lavar los pisos u otras tareas que no corresponden a las obligaciones del vendedor”, reprochó Juan Arismendi, con referencia a la posición de los propietarios de los negocios.

La CGT trata de evitar una implosión con la movilización.

En la actualidad, el horario de atención en los locales es de 9 a 13 y de 17 a 21. “Si no nos presentamos, no cierran la puerta de los locales. Hay casos que los empleados se quedan hasta tarde: los comerciantes los tienen adentro”, criticó el dirigente.

“También ha venido un par de empresas de Buenos Aires que quieren imponer la atención durante la siesta, con gerentes que quieren llevarse el mundo por delante. En Tucumán se respetará la norma del comerciante”, advirtió Arismendi.

Por su parte, el secretario de Trabajo provincial, Roberto Palina, afirmó que en las actividades gastronomía, hoteles y comercio se ha registrado un alto porcentaje de casos de  “jornada media, con haberes que no llegan a cubrir el Salario Mínimo Vital y Móvil”.

“Hay un alto porcentaje de recibos de sueldo, con paga por media jornada. Los empresarios amenazan con despedir gente cuando se observa esa situación”, señaló Palina.



Comentarios