Día del Niño: cambian los chicos y cambia su deporte favorito

Fútbol, rugby, hockey, básquet, voley... No todos los chicos encajan en las disciplinas tradicionales, lo que suele preocupar a los padres. A no desesperarse, seguramente hay una actividad que le vendrá como anillo al dedo a sus hijos. Vale la pena buscarla, despojados de prejuicios, porque lo fundamental es darle un respiro a “la play” y que pongan el físico en movimiento.

20 Ago 2017

“Hola, lo traigo acá al nene porque no se engancha con ningún deporte”, suele ser la carta de presentación habitual cuando llega un papá o una mamá con un niño a una clase, por ejemplo, de Crossfit Kids. Y es que después de varios años de salpicar intentos en fútbol, rugby, hockey o voley pareciera que el nene está condenado a ser el “ojota” del grupo, el que no sirve para ningún deporte. Pero lo que dicen los profesores de Educación Física es que, en realidad, la cuestión es encontrar la actividad que se ponga en línea con la personalidad del protagonista.

Hay chicos a los que no les interesa competir y prefieren actividades individuales. “Para mí fue un puñal en el corazón cuando mis hijos me dijeron que no querían jugar al rugby, es lo que hice y lo que vieron toda la vida. Creo que los chicos están buscando los deportes más individuales: mountain bike, tenis, gimnasia deportiva... Creería que tiene que ver con que estamos en tiempos muy competitivos, en los que hay que ser los mejores en todo, y eso hay chicos que los deja afuera”, opina Leopoldo de Chazal, papá de tres hijos, entrenador y ex jugador de Universitario.

No cerrarse en los deportes tradicionales y no limitar las posibilidades de los chicos son las claves para que la actividad física se incorpore desde los primeros años. Las consecuencias del sedentarismo son tan importantes como en los adultos y es por eso que los profesores intentan inculcar la actividad física cuanto antes para que sea una parte más de la vida de los chicos.

Condicionamientos

“A los adolescentes es mucho más complicado llegarles, porque ya cargan con estructuras y limitaciones que muchas veces son impuestas por los padres, como los que dicen que el hijo no puede hacer tal o cual cosa, porque es obeso o porque no sirve para los deportes. Eso es un error gravísimo, porque los condicionan a los chicos”, advierte Fernando Prieto, profesor de Educación Física en primaria y en secundaria. “Para los chicos de los primeros años de la primaria sirve disfrazar los ejercicios con juegos, decir que estamos en un curso de superhéroes en lugar de una clase de gimnasia artística, y ahí se enganchan. A los adolescentes... si no vienen con una base de deportes es muy difícil hacerlos arrancar”, agrega.

“Es preocupante, porque de repente ves un chico de 13 años que no sabe correr. Parece increíble, pero es así. Y tiene que ver con muchas cosas: que los chicos salen menos a jugar a la calle por la inseguridad, porque están copadísimos con la Play o, también, por comodidad de los padres... Las consecuencias del sedentarismo son muy complicadas y cuanto más grandes es más difícil engancharlos”, dice De Chazal.

Bajo el agua, sobre colchonetas o al aire libre

CrossFit Kids
Este programa de entrenamiento funcional adaptado a niños llegó hace tres meses a Tucumán y ya son más de 40 los chicos que se sumaron. Es una versión más lúdica que el CrossFit para adultos, con elementos similares pero de menor peso y especialmente preparados para niños. “Les gusta principalmente que cada día sea una sorpresa, no es algo rutinario, y que además se compite contra uno mismo, no contra otro”, explica “Malu” Cuevas, entrenadora de CrossFit certificada para dar clases a niños. Sentadillas, saltar a la soga, levantamiento de pesas livianas y saltos al cajón se disfrazan con juegos para que los chicos hagan actividad física casi sin darse cuenta. “Al finalizar la clase nos tomamos unos minutos para relajarnos, cosa que es todo un ejercicio para los chicos que en general son ansiosos y es difícil hacerlos parar”, pondera la entrenadora.
Edad: hay dos grupos, de 5 a 9 y de 9 a 14 años.
Beneficios: concentración, coordinación, resistencia.
Para quiénes: para chicos que prefieren los grupos más reducidos, menos competitivos.
Dónde: CrossFit San Miguel de Tucumán, Camino del Perú 612.
 
Natación
Los chicos que aspiran a un desarrollo más personal, que no toleran tantas indicaciones o que les estén encima, y aquellos a los que no les interesan los deportes de impacto o de contacto son los que eligen natación, explica el entrenador Carlos María Cánepa. Él enseña en las piletas de Asociación Mitre e IND (ex Valladares). Durante las clases, que duran entre 40 y 80 minutos, se mezcla el aprendizaje de técnicas con juegos en el agua. “Los chicos ven la pileta y se desesperan, les encanta. A veces son ellos los que proponen, a veces los padres, pero nosotros ofrecemos una clase de prueba y después vamos evaluando, porque el chico tiene que estar concentrado y adaptarse, se corre un riesgo considerable”, señala. Por eso, es importante que sean grupos reducidos. Después de las clases, los chicos terminan relajadísimos y listos para la cama.
Edad: desde los 3 años en adelante.
Beneficios: fortalece la musculatura, es una buena forma de despejar la cabeza, mejora la respiración y la postura.
Para quiénes: chicos tranquilos, independientes. 
Dónde: Mitre, IND (ex Valladares), Central Córdoba, Azucena.
 
Gimnasia deportiva y artística
El prejuicio de que es principalmente para mujeres juega en contra de esta gran actividad que, si se practica desde chicos, puede dar grandes resultados. Es un deporte que requiere mucha concentración, compromiso y disciplina. Es principalmente individual y muy competitivo. “Muchas veces llegan chicos o chicas que fueron obligadamente a danza o a bailes y que no les gustó, porque quieren algo más fuerte, con más adrenalina. Hay que tener en cuenta que es un deporte de riesgo, por eso es importante hacerlo en un lugar preparado, con profesionales capacitados”, explica el profesor Sergio Miño, de la escuela de gimnasia artística Gymnos, en Banda del Río Salí. 
Edad: desde los 3 años en adelante.
Beneficios: concentración, flexibilidad, agilidad.
Para quiénes: chicas y chicos que disfrutan la activad física y que tienen cierta destreza, que siempre se puede adquirir. Los que continúan en el deporte suelen ser personas que gustan de competir.
Dónde: Sociedad Sirio Libanesa, Sociedad Española y academias privadas.

> CrossFit Kids
Este programa de entrenamiento funcional adaptado a niños llegó hace tres meses a Tucumán y ya son más de 40 los chicos que se sumaron. Es una versión más lúdica que el CrossFit para adultos, con elementos similares pero de menor peso y especialmente preparados para niños. “Les gusta principalmente que cada día sea una sorpresa, no es algo rutinario, y que además se compite contra uno mismo, no contra otro”, explica “Malu” Cuevas, entrenadora de CrossFit certificada para dar clases a niños. Sentadillas, saltar a la soga, levantamiento de pesas livianas y saltos al cajón se disfrazan con juegos para que los chicos hagan actividad física casi sin darse cuenta. “Al finalizar la clase nos tomamos unos minutos para relajarnos, cosa que es todo un ejercicio para los chicos que en general son ansiosos y es difícil hacerlos parar”, pondera la entrenadora.

Edad: hay dos grupos, de 5 a 9 y de 9 a 14 años.
Beneficios: concentración, coordinación, resistencia.
Para quiénes: para chicos que prefieren los grupos más reducidos, menos competitivos.
Dónde: CrossFit San Miguel de Tucumán, Camino del Perú 612.

> Natación
Los chicos que aspiran a un desarrollo más personal, que no toleran tantas indicaciones o que les estén encima, y aquellos a los que no les interesan los deportes de impacto o de contacto son los que eligen natación, explica el entrenador Carlos María Cánepa. Él enseña en las piletas de Asociación Mitre e IND (ex Valladares). Durante las clases, que duran entre 40 y 80 minutos, se mezcla el aprendizaje de técnicas con juegos en el agua. “Los chicos ven la pileta y se desesperan, les encanta. A veces son ellos los que proponen, a veces los padres, pero nosotros ofrecemos una clase de prueba y después vamos evaluando, porque el chico tiene que estar concentrado y adaptarse, se corre un riesgo considerable”, señala. Por eso, es importante que sean grupos reducidos. Después de las clases, los chicos terminan relajadísimos y listos para la cama.

Edad: desde los 3 años en adelante.
Beneficios: fortalece la musculatura, es una buena forma de despejar la cabeza, mejora la respiración y la postura.
Para quiénes: chicos tranquilos, independientes. 
Dónde: Mitre, IND (ex Valladares), Central Córdoba, Azucena.

> Gimnasia deportiva y artística
El prejuicio de que es principalmente para mujeres juega en contra de esta gran actividad que, si se practica desde chicos, puede dar grandes resultados. Es un deporte que requiere mucha concentración, compromiso y disciplina. Es principalmente individual y muy competitivo. “Muchas veces llegan chicos o chicas que fueron obligadamente a danza o a bailes y que no les gustó, porque quieren algo más fuerte, con más adrenalina. Hay que tener en cuenta que es un deporte de riesgo, por eso es importante hacerlo en un lugar preparado, con profesionales capacitados”, explica el profesor Sergio Miño, de la escuela de gimnasia artística Gymnos, en Banda del Río Salí. 

Edad: desde los 3 años en adelante.
Beneficios: concentración, flexibilidad, agilidad.
Para quiénes: chicas y chicos que disfrutan la activad física y que tienen cierta destreza, que siempre se puede adquirir. Los que continúan en el deporte suelen ser personas que gustan de competir.
Dónde: Sociedad Sirio Libanesa, Sociedad Española y academias privadas.

> Escalada

Es el gimnasio donde se practica la escalada o ascenso vertical en roca, no un ámbito natural. Un muro de distintas alturas recrea el ambiente de las montañas para poder practicar con constancia y en la ciudad lo que después se trasladará al aire libre. “Tenemos gente de todas las edades, pero lo maravilloso de trabajar con chicos es que para ellos es algo muy primitivo, diría que instintivo. Todos hemos pasado nuestra infancia trepados en los árboles”, explica Oscar Zavala, de la Asociación Argentina de Montaña (AAM). 

En los tres gimnasios locales que impulsan esta disciplina se practica la modalidad búlder (boulder o bouldering en inglés), que es escalada de bloques en muros de baja altura (son de hasta seis metros los muros que hay en Tucumán), con colchonetas de protección abajo. 

“Es un deporte de muchas frustraciones, pero eso no es algo malo. Te expone a la frustración y te enseña a manejarla y a superarla. Lo vemos como algo muy positivo hoy por hoy, en momentos en los que los chicos tienen todo resuelto e inmediato. Esto es progresivo, y si no hay disciplina y constancia, no hay avances”, explica Zavala. 

Sin bien Tucumán está rodeada de montañas, la escalada no es el deporte más desarrollado, aunque avanza a pasos agigantados, dice el entrenador. “Nosotros nos estamos por fusionar con la Asociación Tucumana de Andinismo (ATA), entre otras cosas para montar una escuelita para iniciación de niños en la escalada. Estamos por armar un muro de 20 metros. Creemos que es el momento ideal porque está despegando la actividad”, apuntó.

- Edades: normalmente desde los 6 años, cuando ya hay una conciencia del cuerpo.

- Para quiénes: para esos chicos que no se sabe si son monos o niños, porque están todo el tiempo trepándose de donde sea, es el deporte ideal. En general son chicos no convencidos con otros deportes, pero que les gusta la actividad física y que aprecian los desafíos y la autosuperación.

- Beneficios: control integral de la motricidad. Desarrolla el equilibrio y enseña a manejar la frustración.

- En dónde: AAM (Heller 158, YB), pero pronto se mudará a la sede de la ATA (Salas y Valdés 236); El Muro (Thames 215, SMT); Punto Rojo (Dean Funes 50, SMT).

 

> Judo

Según una información que circula insistentemente en internet, la Unesco, en su “Carta internacional revisada de la educación física, la actividad física y el deporte”, habría declarado al judo como el mejor deporte para niños y jóvenes de 4 a 21 años. Su práctica posibilita múltiples situaciones de aprendizaje, destacando valores como el respeto, el compañerismo, la disciplina y la constancia. El arte marcial japonés impulsa todas las capacidades del niño, apostando por una educación integral, tanto física como humana. Más allá de los incuestionables beneficios de esta práctica olímpica, la “Carta del deporte” de la Unesco no hace referencia a ninguna disciplina específica, por lo cual atribuirle esta declaración al organismo internacional parece más una estrategia de marketing. 

Lo que sí dice la Unesco: “Todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la educación física y al deporte, que son indispensables para el pleno desarrollo de su personalidad. El derecho a desarrollar las facultades físicas, intelectuales y morales por medio de la educación física y el deporte deberá garantizarse tanto dentro del marco del sistema educativo como en el de los demás aspectos de la vida social”. 


Comentarios