“Hay que generar ecosistemas empresariales”

Jim Yong Kim habló de los conflictos sociales

19 Ago 2017
1

BUENOS AIRES.- El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, abogó ayer para que los Estados impulsen la concreción de ecosistemas empresariales que apoyen la inversión para la creación de empleos de calidad, al tiempo que alertó sobre los conflictos sociales en el mundo.

“Silicon Valley es un gran ejemplo de la creación de un ecosistema empresarial que ha permitido y permite mayor actividad inversora”, dijo Kim durante una conferencia en la sede del ministerio de Ciencia y Tecnología junto a emprendedores y el ministro del área, Lino Barañao.

Durante una hora, el titular del Banco Mundial dialogó con tres emprendedores especialmente invitados, al tiempo que fue marcando las principales pautas de la entidad que preside para la creación de nuevos empleos y prosperidad económica en el mundo.

Los interrogantes

El funcionario destacó el fuerte crecimiento de las aspiraciones sociales en todo el planeta, empujadas por el desarrollo y el acceso de las masas a internet, lo cual genera interrogantes sobre hasta dónde puede llegar el conflicto y la violencia en la sociedad sino se atienden las necesidades de empleo e inclusión. En este sentido, Kim hizo hincapié en la nueva realidad que se viene creando en el mundo laboral. “La automatización introducida por las nuevas tecnologías va a eliminar entre el 55% y el 60% de los trabajos tradicionales en los países en vía de desarrollo, mientras se crearán nuevos empleos para los que hay que capacitar a los jóvenes”, enfatizó.

Para ello, recomendó, el Estado debe impulsar “ecosistemas empresariales”, un concepto que fue ejemplificado por el titular del Banco Mundial con lo que ha ocurrido en Israel en las últimas décadas. “El Gobierno argentino tiene que actuar para generar ecosistemas y el mejor ejemplo hoy es Israel que se ha convertido en una sociedad de altos ingresos sin pasar por un proceso de industrialización, lo que ha sido posible merced a una gran capacidad empresarial de generación de firmas cibernéticas”, aseguró ante un auditorio de 500 personas. A pesar de enfatizar el papel de la educación en este proceso de transición y cambio global, Kim no fue convincente al responder a una pregunta que le hizo Barañao, quien preocupado por el alto nivel de marginación social en el país, inquirió a su invitado por el papel que podría jugar la ciencia y la tecnología para superar esta situación.

Sin medias tintas, el presidente del Banco Mundial la calificó como una pregunta muy importante y dijo: “ha habido experimentos enormes en el mundo, entre ellos la revolución bolchevique, con el objetivo de igualar ingresos, pero lo cierto es que todos esos experimentos no han funcionado”. Y citó también lo ocurrido en China después de 1949. Para Kim, el camino para impedir que millones de niños queden sin posibilidad de poder estudiar carreras científicas y tecnológicas pasa por asegurar la salud de las madres desde antes del nacimiento y asegurarles todos los cuidados y satisfacción de las necesidades materiales.

Citó el hecho de que hoy en el mundo hay 160 millones de niños que por falta de una alimentación y salud adecuada no han podido desarrollar sus cerebros y no van a poder alcanzar el nivel adecuado para estudiar carreras de alto nivel, una respuesta que, en todo caso, no se refería a la realidad argentina presente.

Barañao, por su parte, agradeció a Kim y al Banco Mundial por su apoyo al desenvolvimiento científico de Argentina, tras lo cual destacó: “nuestro ministerio fue creado para poner la ciencia al servicio del desarrollo económico y social”. (Télam)

Comentarios