Relatos que puedan ser vividos

20 Ago 2017

Por Alba Omil - Para LA GACETA - Tucumán

El niño vive prendido a la tablet y al celular ¿Por qué? Lo atraen la imagen, el juego. Allí no lee: mira.

Entonces pensemos que la estrategia comienza con la imagen.

He aquí dos casos de nuestra experiencia personal:

Paula (seis años) venía por primea vez a mi taller literario (gratuito) para niños, con su abuela, celular y tablet en mano.

- Pauli, vamos a empezar leyendo un cuentito (cara agria, mirada a la tablet como si fuera una puerta de escape).

En la computadora le muestro un cuento de Sara Gallardo (Un chico y su amigo el zorro) organizado en una serie de imágenes dinámicas, cada una con el texto de la historia. La niña lo está viviendo; el chico no puede separarse de su amigo: lo viste con un guardapolvo blanco y lo lleva consigo a la escuela. Viven escenas muy divertidas. Es como una representación teatral.

Termina. Paula quiere ver y leer otro cuento: “¿Compramos otro libro?”

Si queremos que el niño lea, busquemos una lectura entretenida cuyo contenido pueda vivir. ¿Cómo lograrlo? Dándole dinamismo al relato. Por esto es bueno que en la escuela haya una clase de lectura dinámica para que el niño viva el relato. Si va acompañado de canto o de ritmo, mejor. Que sienta las peripecias del protagonista o que dramatice en conjunto toda la clase.

Hay muchos cuentos para niños, con finalidad didáctica. Esos no les gustan ni los motivan ¿Cómo vamos a pretender que los lean?

Puede resultar buena la visita a la escuela de una narradora de cuentos. Y también la instalación de una biblioteca infanto-juvenil, donde encontrarán los libros desarrollados por la narradora.

Si estuviéramos ante pre-adolescentes, podrían buscarse lecturas más serias: un episodio de Juvenilia, de Cané (estáran interesados en continuar con la lectura); podría ser, también, un cuento del Facundo, de Sarmiento (La Travesía). Sabemos, por experiencia, cuánto interés despierta su desenlace.

© LA GACETA

Alba Omil - Profesora de Letras, editora y escritora.

Comentarios