La discusión por el Fondo del Conurbano

20 Ago 2017

> PANORAMA ECONÓMICO

MARCELO BATIZ - AGENCIA DYN

Los sectores en conflicto suelen presentar sus discusiones con otros ropajes, aunque a veces hay que esperar el momento propicio. Por ejemplo, que el presidente de la Nación y el gobernador de Buenos Aires pertenezcan a una fuerza política y la mayoría del resto de los gobernadores a otra. Y si a esa circunstancia se le suman el contexto de una campaña electoral y el propósito oficial de llevar adelante una reforma impositiva, los ingredientes están servidos para que Cambiemos y el PJ se enfrasquen en una discusión sobre qué hacer con el Fondo del Conurbano, en el que ninguno de los dos bandos parecen dispuestos a encarar el debate apuntando de lleno al origen del problema. En definitiva, el régimen de Coparticipación que, con modificaciones, impera en el país hace casi 83 años. Cualquier cambio genera tensiones.

El año pasado fue un interesante banco de pruebas. Era claro que una suba del mínimo no imponible y la actualización de las escalas del impuesto a las Ganancias iba a ser del agrado de los trabajadores, pero de inmediato quedó en evidencia que no podía avanzarse demasiado ante el reclamo de los gobernadores. Cada peso que se le dejaba de descontar a los asalariados eran 61 centavos menos en las arcas provinciales. Algo similar ocurrió cuando comenzaron las negociaciones para la devolución escalonada a las provincias del 15% de la masa coparticipable que se destinaba al financiamiento de la Anses: la mejora requerida por los gobernadores se seguirá haciendo hasta 2020 a costa de los recursos previsionales, léase jubilaciones.

Como si fuera una partida de billar, la discusión por el fondo del conurbano es a tres bandas. En la recaudación y el reparto de los recursos, la Nación no quiere perder terreno ante las provincias, pero entre estas no hay una posición uniforme. Los bonaerenses aspiran a recuperar lo perdido y el resto de las provincias no accede a que esa mejora se concrete a costa de sus ingresos por coparticipación. Sólo podría hacerse a expensas de la Nación que no quiere perder terreno antes las provincias... Pero aun en el remotísimo caso de que la tres partes lleguen a un acuerdo el problema está lejos de ser solucionado.

El conflicto no puede analizarse al margen de la tantas veces anunciada reforma impositiva, con debate para “después de las elecciones”. Una reforma impositiva no puede hacerse sin modificar la Coparticipación, una ley convenio para cuya sanción es requisito indispensable la adhesión de todas las legislaturas provinciales.

También habrá que recordar que hace 30 años hubo otro “después de las elecciones”. La derrota del radicalismo por entonces gobernante dejó un mapa de gobernadores desbalanceado, con Angeloz y Massaccesi solos contra 17 peronistas, liderados por dos precandidatos presidenciales. Ese contexto fue determinante para la sanción de la ley de Coparticipación en enero de 1998. De cara a la interna que se avecinaba, tanto Antonio Cafiero como Carlos Menem buscaron ganarse la voluntad de sus colegas a cambio de “décimas de porcentajes de la distribución secundaria”. Los perjuicios que los dos gobernadores causaron a las finanzas de sus provincias fueron rápidamente compensados. Desde la Presidencia de Menem, La Rioja fue la más favorecida en el reparto de los ATN. Y el vicepresidente Eduardo Duhalde puso como condición para presentarse como candidato a gobernador el reintegro de los recursos perdidos. Ese fue el origen del Fondo del Conurbano, que no paró de crecer hasta que en 1995 el resto de los gobernadores aprovechó el distanciamiento entre Menem y Duhalde para ponerle un tope. En definitiva, fue un parche sobre otro parche. ¿Qué posición tomará en lo referente al Fondo del Conurbano Cristina Fernández en caso de ser electa senadora por Buenos Aires, si es que tiene aspiraciones para volver a la Presidencia en 2019? Atención gobernadores: no será lo mismo que pelearse con un presidente y una gobernadora de otro partido.

¿Mantendrá María Eugenia Vidal su actual postura dentro de dos años? Atención oficialistas: presentar a 21 candidatos a gobernador en disidencia con una de las principales dirigentes del mismo espacio político no es la mejor estrategia para una campaña electoral.

La Nación, Buenos Aires y las otras 23 jurisdicciones tendrán la oportunidad histórica de estrenar un traje nuevo y ponerle fin a la coparticipación, devolviendo a las provincias su facultad original de establecer y recaudar sus propios impuestos. De esa forma, acabarían los tironeos por los recursos entre las tres partes. No obstante, la experiencia histórica no deja demasiado espacio al optimismo si se admite que la creación de impuestos en la Argentina no obedeció a razones de justicia y equidad sino a la urgencia de recaudar. Y en eso, todas las partes son rápidas para ponerse de acuerdo.

Comentarios