Roban dos veces en una noche en un centro médico para niños

Se llevaron juguetes, elementos profesionales y aparatos electrónicos

18 Ago 2017
1

ROBADO. Allí estaba el LCD con el que analizaban imágenes de pacientes. la gaceta / FOTO DE DIEGO ARAOZ

“Ahora vamos a tener que poner alarmas y rejas. Se va a perder todo el sentido de lo que trabajamos, porque la idea es que los chicos no se sientan encerrados. Es difícil tratar de recuperarlos y a la vez, tener que decirles que cierren bien la puerta para que no entren señores malos”, lamentó María Laura Sarmiento, la directora del centro médico para niños y adolescentes Sarmiento Galeano. Este lugar fue el último blanco de una ola de escruches que azota a Yerba Buena desde el sábado, con la particularidad de que entraron a robar dos veces en una noche, el martes.

“Ya nos habíamos ido a las 21.30 cuando me llamaron los vecinos para decirme que dos personas habían saltado la verja. Cuando llegamos, ya estaba la Policía. Imagino que buscaban plata los ladrones, pero no había. Se llevaron cuatro notebooks y dejaron todo tirado. Criminalística buscó huellas, hice la denuncia y a la 1 volví para dejar cerrado todo. 40 minutos después, me volvieron a llamar los vecinos para decirme que habían vuelto a entrar a robar”, relató.

En el centro médico se realiza una atención de equipos interdisciplinarios para pequeños con autismo, o trastornos del lenguaje o motrices. Durante el segundo robo, los niños también fueron víctimas.

La última invasión fue vista por un adolescente de una casa cercana al centro médico. Esta vez ya no eran dos, sino cinco los intrusos que saltaron la verja. Los vecinos volvieron a llamar a la Policía y varios de ellos encendieron las alarmas de sus casas para asustar a los ladrones, pero estos se tomaron su tiempo para sacar un televisor LCD de su soporte, llevarse un audiómetro -un instrumento médico que el año costaba alrededor de $ 28.000- y tomar decenas de juguetes didácticos, especiales para los chicos que concurren al lugar.

En bolsa de consorcio

Según algunos testigos, los ladrones metieron todo en una bolsa de consorcio y escaparon por el fondo, donde los habría estado esperando un grupo de cómplices en moto, listos para huir. “Lo más feo es sentir que había cinco desconocidos en un lugar que es tuyo y que tocaron todo. Y más para nosotros, que trabajamos con niños. Uno de ellos hoy (por ayer) me preguntaba ‘Laura, ¿por qué pasa esto?’. Otro me decía ‘pobre Laura’. Ellos incluso se preocupaban por mí”, advirtió la directora, quien agregó que no duerme desde hace tres días.

Con el terror de que pasara lo mismo el miércoles a la noche, varios de los especialistas del lugar decidieron quedarse en sus consultorios. Cerca de la medianoche, escucharon un silbido desde la calle. Al asomarse, vieron a un joven con una gorra puesta, que hacía señas a otras personas que no llegaban a verse. Los médicos creen que les estaba avisando a algunos cómplices de que esa noche no iban a poder robar, porque había gente adentro. “Salieron los chicos a buscarlo en un auto, pero no lo encontraron ni a él ni a las personas a las que les hacía señas. Desaparecieron”, relató Sarmiento.

Por otro lado, le explicó a LA GACETA que el centro funciona allí desde hace un año, y que jamás habían sufrido una situación así. Sin embargo, a la hora de valorar si la zona -Berutti al 400- era peligrosa, la directora relativizó: “hoy en Yerba Buena roban en todos lados”. De hecho, no fueron las únicas víctimas de escruche esta semana.

Los cordobeses

El domingo al mediodía, una pareja volvía de votar cuando se encontró con tres personas adentro de su casa. Los intrusos robaron un iPhone antes de escapar, lo que permitió rastrearlos por el GPS del aparato. La Policía logró capturar a uno de ellos y advirtió que se trataba de una banda de cordobeses que cometía este tipo de robos.

Cuando LA GACETA publicó la foto de todo lo que habían robado, una mujer de la calle Ecuador reconoció la tablet de su hijo y contó que en su casa habían ingresado a robar el sábado a la madrugada. Además, añadió que en su barrio hay al menos otras dos víctimas de escruches y que, cuando fue a hacer la denuncia, se encontró con al menos otras cuatro.

Aún no aparecieron otras víctimas de los cordobeses, pero se supone que fueron varias las casas atacadas. Por lo que se pudo averiguar en esta causa, los implicados tendrían antecedentes por robos similares en Córdoba y habrían hecho lo mismo en Salta.

comentarios