Real Madrid venció a Barcelona, que se hunde, y obtuvo el segundo título en pocos días

17 Ago 2017
1

PEDAZO DE GOL. Asensio celebra su tanto, el que abrió el triunfo ayer. El volante marcó un golazo desde media distancia. Reuters

MADRID.- Aún no comenzó la Liga, pero en España los dos grandes ya muestran dos realidades completamente distintas. Mientras Real Madrid volvió ganarle a Barcelona, esta vez 2 a 0 de local para conquistar la Supercopa española, su rival se cae a pedazos. La temporada todavía está en pañales pero las diferencias son abismales.

Fue el séptimo título del “Merengue” en la “era Zinedine Zidane” y con los goles de Marco Asensio y Karim Benzema resolvió la serie con un global 5-1 que fue exactamente la diferencia que existe entre ambos: los blancos son certeza y los “azulgranas” dibujan, como no sucedió en los últimos años, un enorme signo de interrogación.

Prácticamente no hubo final. Si Real Madrid lo había dejado casi sentenciado con su triunfo en el Camp Nou, en el Santiago Bernabéu se dio un festín ante un equipo derrumbado. Los dirigidos por “Zizou” apenas tardaron cuatro minutos en enseñar la diferencia. Fue el tiempo que necesitó Asensio para marcar con un espectacular disparo desde unos 30 metros.

Esa fue la estocada letal para el equipo “Culé” que no le encontró nunca la vuelta a la serie y ahora deberá redoblar sus esfuerzos para dar vuelta un panorama que pinta bien complicado. Decir que Barcelona se encuentra en crisis difícilmente suene a exageración. El conjunto “azulgrana” es un equipo sin reacción dentro y fuera de la cancha. Su verano negro sumó un nuevo capítulo al verse aplastado con una superioridad pocas veces vista por su rival de toda la vida.

Sin Cristiano Ronaldo, sin Gareth Bale, sin Isco y sin Casemiro, el Madrid exhibió el mundo que lo separa en estos momentos del Barcelona de Ernesto Valderde. El nuevo DT “azulgrana”, que se presentó con dos derrotas en igual cantidad de partidos oficiales, siguió el partido con las manos en los bolsillos y sin pronunciar palabra. Mientras su rival se lucía y brillaba en el campo, Barcelona sufrió cada segundo de la eliminatoria. Real Madrid bailó, se consagró y demostró que su poderío de la pasada temporada está intacto tras ganar las dos finales que disputó en algo más de una semana ya que antes conquistó la Supercopa de Europa al vencer a Manchester United. (Especial)

comentarios