La pintura de Carlos Legorburu en un libro

Ferullo Burke Ediciones homenajea la obra del artista tucumano en una lujosa publicación.

16 Ago 2017
1

EDITOR Y ARTISTA. Daniel Ferullo y Carlos Legorburu, en LA GACETA. LA GACETA / FOTO DE HÉCTOR PERALTA.-

“Siempre he pintado. Lo primero que ataqué fueron las paredes de la terraza de mi casa, y después pinté murales de palacios por toda América”. Carlos Ignacio Legorburu ha abrazado la danza, el piano, la escultura, la ópera y la pintura. Pero hoy todo confluye en el arte visual, en su pintura teatral, “una especie de claroscurismo o tenebrismo a la italiana”, como lo define el propio artista.

Ferullo Burke Ediciones agrega a su lujosa colección “Grandes maestros”, enfocada a la obra de los creadores tucumanos, un libro dedicado a un artista en actividad como Legorburu.

“Empieza con una especialidad de la juventud, la naturaleza muerta; después la pintura de caballete especializada en el retrato. Se puede decir que he retratado a toda la alta sociedad sudamericana -afirma Legorburu-. He ido pasando por diferentes escuelas hasta llegar al arte conceptual y el surrealismo. Por ejemplo, hay un premio Fortabat que es el Séptimo día del Génesis, que ahora está en el Museo Fortabat”.

“Presentamos un libro de calidad técnica inusual”, resalta Daniel Ferullo, el editor. “Se estructura con una primera parte donde él cuenta su vida, con prólogo de María Blanca Nuri; una nota de Silvia Agüero, videdecana de Artes y compañera de escuela y en el ballet, para ayudar a descubrir quién es Carlos Legorburu. Se ordenó cronológicamente y en microrrelatos de Nuri se recorre la vida del artista”, explica.

El pintor toma distancia del mundo virtual: “suelo decir que en el futuro a uno lo van a estudiar como eslabón perdido por defender el honor de la pintura de caballete, la pintura al fresco y el mural, algo que muy pocos saben hacer”.

“Este libro es un orgullo, como el repaso de la vida. Lo mejor de todo es que uno puede dar -expresa Legorburu, muy conocido también por su enseñanza-. Doy aula, y cada vez reduzco más la cantidad de alumnos porque creo que cada persona merece una atención especial. Un discípulo es como un hijo. Acá está mi obra. Hago el libro en honor a mis discípulos”.

Hoy, a las 19.30, en el Museo Provincial de Bellas Artes Timoteo Navarro (9 de Julio 44) Ferullo Burke Ediciones invita a la presentación del libro.

Comentarios