Guillermo Durán estuvo de visita en Tucumán por el bautismo de su ahijada Isabella

15 Ago 2017

Teresa Barrionuevo - LG Deportiva

Muchos creen que la vida de un tenista es glamorosa. “Se la pasan viajando, juegan al deporte que les gusta y ganan dinero”, es el concepto que tienen mucho. Sin embargo, lo que pocos saben es el enorme sacrificio que deben realizar. Pasan mucho tiempo lejos de la familia; bajan de un avión y se suben a otro; tienen el bolso siempre listo y no pueden descuidar la parte física. Guillermo Durán se acostumbró a ese vertiginoso andar. Su figura crece en el circuito profesional de dobles, donde cosecha éxitos y títulos. El tucumano encontró un hueco en su apretada agenda para volver a la provincia porque necesita un cable a tierra antes de encarar los nuevos desafíos profesionales. Durante su visita participó del bautismo de Isabella su sobrina y ahora ahijada. Feliz y distendido recibió a LG Deportiva.

- Se te nota la felicidad en tu rostro.

- Es así. Terminé mi última gira ganando dos torneos importantes y cuando vengo a visitar a mi familia me siento súper bien. Reencontrarme con mis afectos me reconforta. Soy muy familiero. Disfruto cuando compartimos los almuerzos. Es lo que más extraño mucho cuando estoy de viaje.

- ¿Qué sigue ahora?

- Mañana viajo a Buenos Aires para entrenarme durante tres semanas y media. Luego iré a Estados Unidos para jugar el US Open o a Italia. Eso aún no lo definí.

- ¿Por qué Kitzbühel es tu favorito?

- Es un lugar muy lindo. Si bien los cuatro ATP que gané tienen la misma importancia, en Kitzbühel participan jugadores de mayor jerarquía.

- Con Cuevas formaste por primera vez la dupla, ¿cuáles eran tus expectativas de jugar con él?

-Con Pablo nos conocemos hace mucho tiempo. Somos muy buenos amigos y sabíamos que podíamos complementarnos bien. Fuimos adaptándonos partido a partido. El primero nos costó un poco, pero terminamos la semana de la mejor manera.

- ¿Te gustaría jugar el Master?

- Es un objetivo a largo plazo. Sería un sueño jugarlo porque están las mejores ocho duplas. Confío en llegar, aunque todavía me queda mucho camino por recorrer.

- ¿Por qué dobles y no singles?

- Jugaba singles pero no tenía muy buenos resultados. Tuve la suerte de tener un entrenador que fue doblista: Gastón “Pulpo” Etlis. Él me hizo ver que el tenis no es sólo el singles y me convenció de jugar dobles. El es un especialista. Jugó el Master varias veces e integró el equipo de la Davis. No tardé en conseguir buenos resultados y decidí dedicarme de lleno al dobles. Debo reconocer que tenía razón.

- ¿Qué opinás de los altibajos de Del Potro?

- Se irá acomodando de a poco. Está tratando de formar su equipo. Todavía no tiene bien definido su entrenador. Juan Martín es un crack. Le falta competir más seguido. Cuando lo logre volverá a ser Top 5.

- ¿Te sorprende el presente de Schwartzman?

- En parte si. Crece día a día. Es regular y no pierde con tenistas de menor ranking que él. Mantiene el nivel todo el año. Lo demostró al llegar por segunda vez a cuartos de final de un Masters 1.000.

- Te dicen: “Guille” te llama Orsanic para integrar el equipo nacional. ¿Cuál sería tu reacción?

- No lo atiendo (risas). Noo! me prendo al celular, lo tengo en sonido y todo (risas). Obvio que me ilusiono jugar la Copa Davis, pero no sé, creo que aun me falta un poco.

- Pudiste tener en brazos a tu ahijada y pasaste varios días rodeado por tu familia. ¿Te falta algo?

- No me falta nada. Soy completamente feliz.

Comentarios