Perú decidió expulsar al embajador de Venezuela y aísla más a Maduro

La cancillería peruana le da cinco días al representante chavista para que se retire del país

12 Ago 2017

LIMA.- La Cancillería de Perú informó que decidió expulsar al embajador de Venezuela en Lima, Diego Alfredo Molero Bellavia, debido a una nota de protesta enviada por el gobierno venezolano.

A través de un comunicado de prensa, la Cancillería informó que al “haber expresado su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela, el gobierno del Perú decidió expulsar al embajador Diego Alfredo Molero Bellavia”. Y agregó que “se le otorgó un plazo máximo de cinco días para abandonar el territorio peruano”.

La cancillería explicó que también “dio por no recibida la nota de protesta del gobierno de Venezuela sobre la Declaración de Lima, debido a que contiene términos inaceptables”.

La Declaración de Lima suscrita el martes pasado por 17 cancilleres de América y el Caribe afirmó que se rompió el orden democrático en Venezuela y desconoció las acciones que emanen de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

El gobierno peruano ratificó, en el comunicado, “su firme disposición de continuar contribuyendo a la restauración de la democracia en Venezuela”.

Horas antes, el canciller peruano, Ricardo Luna, advirtió que el retiro definitivo del embajador peruano en Venezuela, en protesta contra el gobierno de Nicolás Maduro, “es una decisión que tomaremos en el debido momento”.

Además, Luna había descartado la reunión de mandatarios planteada por el presidente de Venezuela para reanudar el diálogo político en Latinoamérica, al considerarla una “invitación informal” sin claridad.

El canciller dijo que “esta invitación no está hecha con claridad, no se sabe cuál es la temática, no se sabe a quién está invitando, ni para qué, ni por qué”.

“Él (Maduro) está hablando, también, a nombre de un grupo de países del ALBA y un grupo de países que no tienen, necesariamente, un grupo organizado”, agregó Luna.

En ese sentido, el canciller resolvió que se trata de una “invitación informal” que “no la consideramos como una cosa a evaluar” y por ese motivo quedó “descartada”.

Maduro había pedido el jueves que “se convoque de urgencia una cumbre de jefes de Estado y de gobierno de América Latina y el Caribe (Celac) para atender la denuncia de Venezuela ante el intervencionismo grosero, para restituir las relaciones de dialogo”.

“No veo razones para que nadie se niegue a una cumbre de puertas cerradas, si ellos se la pasan hablando de Venezuela. Si nos tenemos que quedar dos días encerrados allí, hablando de tú a tú, hablemos y busquemos recomponer las relaciones de América Latina y el Caribe”, agregó Maduro, tras el encuentro de cancilleres en Lima donde se calificó a su gobierno de “dictadura”.

El canciller peruano remarcó que la Declaración de Lima, suscrita el martes, es un compromiso adoptado por los cancilleres de América Latina y el Caribe, que consideran que Venezuela “ya no es una democracia” y que “son ilegítimos” los actos de la ANC.

Esta decisión diplomática de Perú no hace más que confirmar la progresiva soledad política en la que ha caído el régimen chavista, tras los graves enfrentamientos que protagonizó con la oposición y, especialmente, ante la convocatoria de la Asamblea Constituyente, dispuesta para intervenir al Congreso Nacional. (Télam-especial)

En Esta Nota

Nicolás Maduro
Comentarios