Cerca de 603.000 sirios desplazados vuelven a sus hogares

El Ejército recuperó el bastión de EI en Homs

12 Ago 2017
1

VIENA.- Cerca de 603.000 ciudadanos sirios desplazados por la guerra civil en su país están volviendo a sus hogares, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Esta institución consideró que se trata de la mayor ola de regresos registrada desde que estalló el conflicto. Los sirios incluidos en la cifra están retornando desde otras regiones de Siria y desde Turquía, el Líbano, Jordania e Irak.

La OIM explicó que los retornos están motivados por el deseo de proteger sus casas y sus posesiones por la mejora económica y de la seguridad en Siria, y por los problemas de integración en sus países de acogida. La Organización apuntó que, a pesar de todo, aún hay aproximadamente 800.000 desplazados internos: muchos de ellos huyeron de la violencia y la contienda bélica en más de una ocasión (el 10% de aquellos que regresaron a sus pueblos y ciudades de origen terminaron siendo de nuevo desplazados internos). Las tropas gubernamentales sirias que responden al presidente Bashar al-Asad expulsaron recientemente a los milicianos del autoproclamado Estado Islámico (EI) de su último bastión en la provincia central de Homs y recuperaron la ciudad de Al Sukhna, de gran importancia estratégica, después de que los extremistas la tomaran en mayo de 2015. Esta reconquista fue puesta a prueba por un contraataque de EI.

Las últimas bajas

El grupo islamista radical ha sufrido importantes golpes militares en los últimos meses, y ha perdido territorio en Siria y en Irak. La guerra civil siria, que empezó a comienzos de 2011, ha arrasado al país, ha dejado cientos de miles de muertos y ha desplazado a casi la mitad de la población, que ascendía a 22 millones de habitantes antes de la guerra.

El EI (ISIS, por sus siglas en inglés) lanzó un contraataque en Al Sukhna (este de Homs) con el afán de volver a ocupar la posición de control que tenía hasta el sábado, cuando el Ejército sirio tomó la ciudad, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Al Sukhna es la última localidad de Homs en la carretera que conduce hacia Deir Ezzor, punto estratégico para el combate.

La ONG con sede en Londres y una red de informantes en el terreno precisaron que en los últimos tres días murieron en la zona al menos 63 miembros del Ejército -entre ellos 14 oficiales- en los enfrentamientos y por la explosión de minas o explosivos. En los combates murieron también 46 miembros del EI, entre ellos al menos 16 yihadistas que se hicieron detonar con cinturones explosivos y coches bomba.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos manifestó que 16 integrantes de las fuerzas gubernamentales sirias y de sus aliados murieron en las últimas horas por explosiones de minas dejadas en Al Sukhna. Esta cifra se añade a los 48 agentes que perecieron esta semana también por la detonación de las minas en las aldeas del este de Homs, y por el estallido de varios coches bomba de los extremistas en las áreas de Hamima, los silos de Palmira y la Estación III. (DPA-Télam).

Comentarios