Por tres crímenes buscan a un líder del Clan Acevedo

La Policía y la Justicia suman pruebas en contra de Héctor “Ponja” Robles. Los homicidios ocurrieron en los últimos tres años. Su padrastro es un policía en actividad. Vínculos con las drogas y el fútbol.

11 Ago 2017
1

EL OPERATIVO. Efectivos de Homicidios irrumpieron en 10 casas de “El Sifón” para buscar a los prófugos.

La investigación contra el Clan Acevedo, señalado como el grupo que domina la venta de droga en el barrio Juan Pablo II, conocido como “El Sifón”, sigue avanzando. Los pesquisas están tras los pasos de Héctor “Ponja” Robles, acusado de ser uno de los líderes del grupo que genera terror en ese caserío. Además de estar sospechado de dirigir una banda de narcomenudeo en la zona, lo buscan por haber participado en tres homicidios y su nombre aparece en las investigaciones de dos crímenes más.

El joven de 25 años es hijo de Walter “Chichilo” Acevedo, quien cumple una condena en el penal de Villa Urquiza. Como su padre, tíos y primos, es miembro de “La Inimitable”, la barra brava de Atlético. El fiscal Diego López Ávila consiguió que se pidiera su detención por el crimen de Matías “Geniolcito” Rodríguez, ocurrido 27 de mayo.

Según los investigadores, su primo Braian Acevedo (ayer se presentó ante la Justicia) y un tal “Mudo” Herrera (fue detenido el martes) fueron a buscar a la víctima a su casa. Cuando estaban charlando, apareció el “Ponja” y le disparó siete veces a “Geniolcito”. López Ávila sumó indicios para creer que se trata de un ajuste de cuentas. El origen de esa diferencia no está claro, pero sospecha que se trata de una supuesta pelea territorial por la comercialización de estupefacientes.

El “Ponja” circula por “El Sifón” con un chaleco antibalas de alguna fuerza de seguridad. Así lo describieron la abuela y la tía de “Geniolcito” cuando lo denunciaron por haber disparado contra su vivienda, por haberlo identificado como el autor del crimen. Esta situación agravó la situación procesal del prófugo, que allí sumó una causa por tentativa de homicidio.

La Policía buscó dos veces en menos de una semana a Robles en el barrio. El viernes, efectivos del D2 rastrearon la zona. Ese día, los pesquisas ingresaron a su casa. Allí, se toparon con un uniformado en actividad. Al policía, que es pareja de la madre del “Ponja”, no lo detuvieron, pero sí le quitaron el arma reglamentaria. Su suerte dentro de la fuerza aún no está definida. Ese mismo día, en una medida realizada en otra vivienda, incautaron casi un kilo de cocaína.

El miércoles fue el turno de la División Homicidios. En esta oportunidad, los efectivos detuvieron al “Mudo” y secuestraron un arma calibre 22 que no habría sido utilizada en el crimen de Rodríguez y un celular en el que podrían encontrar datos de importancia para la causa.

Antecedentes

El “Ponja” fue acusado de haber tenido algún tipo de participación en los homicidios de tres personas en los últimos seis años. En julio de 2011, en la ampliación del Barrio Kennedy, Elda Ana Hovannes fue ultimada de un disparo en la cabeza cuando se resistió a que le quitaran la cartera y Robles fue individualizado como el autor.

Seis meses después fue detenido por ser el sospechoso de haber acabado con la vida de Estela del Carmen Sánchez. El acusado, según consta en el expediente judicial, se enfrentó a tiros con un tal “Popola” en un pasillo de “El Sifón”. La mujer quedó en medio del tiroteo y recibió un disparo en la cabeza que le provocó la muerte. El “Ponja” estuvo preso por esos homicidios, pero aún no afrontó un tribunal. También está investigado por presunta participación en el crimen de Juan Carlos “Porteño” Guevara (por este hecho está prófugo su hermano Sergio “Negro” Acevedo), ocurrido el año pasado.

Además, podría estar vinculado con el homicidio de Franco Agüero, ocurrido hace menos de un mes. El joven murió desangrado después de haber sufrido una herida de arma blanca en una de sus piernas, cuando transitaba por el sur de la ciudad junto a un amigo en una motocicleta.

Al principio se barajó que se trataba de un homicidio en ocasión de robo. Sin embargo, los investigadores consiguieron indicios para pensar que, en realidad, fue atacado por la tarea que realizaba en “El Sifón”. Como integrante de la Hermandad de los Barrios, Agüero apoyaba a jóvenes de su edad para que dejen de consumir drogas.

Esa teoría cobró fuerza con el testimonio del conductor de la motocicleta. Dijo que, cuando se encontró con los agresores, Agüero le comentó: “estos son con los que tengo problemas en el barrio”. Los miembros de la Hermandad responsabilizaron públicamente a los integrantes del clan de los Acevedo como los autores del homicidio, ya que el trabajo de Agüero consistía en tratar de recuperar a los chicos de las adicciones.

Comentarios