Paracaidismo: adrenalina a más de 3.000 metros de altura

En el Aero Club Concepción se reunieron los fanáticos profesionales y aficionados para disfrutar de la caída libre y un paseo por las nubes.

11 Ago 2017

Algunos abren la boca grande, como si estuvieran tragándose todo el aire del mundo. Otros gritan exultantes para disfrutarlo más todavía. Abrir los ojos y mirar hacia abajo, durante la caída, es la sensación más placentera para quienes, alguna vez, soñaron con volar. Saltar en paracaídas es posible en el Aeroclub Concepción.

El fin de semana se realizó un evento (sábado y domingo) que reunió a los deportistas profesionales, a los fanáticos del aire y a quienes quisieron experimentar en carne propia lo que significa un salto al vacío con paracaídas junto a un profesional que se ocupa de pilotear la situación. De modo que no hace falta ser un experto ni tampoco se requiere un estado físico especial. Sólo es apto para quienes se animan a las alturas.

El avión se eleva a unos 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Es la distancia ideal para hacer un salto en tándem, tal como se le llama a los saltos en los que participa un experto junto con un intrépido pasajero.

Marcos Carrero y Salvador Ruiz fueron dos de los organizadores del grupo “Skydive Tucumán” junto con Miguel Cruz, del Aeroclub Concepción, y los representantes del Aeroclub Los Tucanes. El evento se desarrolló en las dos jornadas con excelente clima para esta práctica deportiva

“Hay dos tipos de saltos en paracaídas: deportivos (paracaidistas profesionales con licencia) y los “tándem o saltos bautismo”, para la gente que quiera experimentarlo, donde son llevados por un paracaidista especializado en ese tipo de saltos”, explicó Carrero. En este último caso, se trata de un paracaidista con un carnet especial habilitado. “El evento anterior, en el que ofrecimos 40 plazas, se anotaron en los primeros 10 días del lanzamiento y mucha gente quedó afuera en espera de la próxima cita, porque dependemos del clima, y de los permisos correspondientes”, remarcó.

Plegar un equipo de paracaidismo lleva unos 30 minutos aproximadamente. Por esa razón cuentan con cuatro equipos en total. Así se programan dos equipos de saltos tándem por cada vuelo. Apenas aterrizan dos tándem, ya están listos los otros dos equipos, mientras siguen plegando los dos que habían aterrizado para dejarlos listos para el siguiente vuelo.

La capacitación

Los expertos capacitados para saltos tándem llegan desde Córdoba o de Santiago del Estero. En Tucumán hay un grupo de 15 paracaidistas que practican saltos individuales. Por el hecho de tener que usar un avión, este tipo de práctica requiere el cumplimiento de todas las normas de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Para quienes pretenden convertirse en deportistas profesionales la capacitación tiene un costo. “Un curso de paracaidismo cuesta $ 33.000 -explicó Carrero-; eso incluye 21 saltos; todo lo que es la carga teórica, un manual hecho por la Federación Argentina de Paracaidismo, más el equipo escuela (un paracaidas especial) y un instructor que está disponible durante todo el curso”.

Una vez aprobado el curso (puede durar tres meses), el paracaidista recibe una credencial y con eso se habilita el salto en cualquier centro de paracaidistas del país. “La credencial es de por vida; como si fuera un carnet de manejo que dura para siempre -detalló Carrero-, pero las condiciones psicofísicas están sujetas a un análisis periódico que se debe hacer cada cuatro años indefectiblemente”.

Al final de un salto tándem o de bautismo, el pasajero recibe un video completo del viaje más el salto hasta el aterrizaje. En Concepción lo vivieron como una fiesta en familia. Ahora, los organizadores pretenden un nuevo encuentro para fin de mes en el Aeroclub Los Tucanes.


paracaídas nuevo 
un equipo de primera línea, fabricado en estados unidos, puede costar u$s 7.000   
A nivel impositivo es complicado ingresar al país equipos de afuera, pero uno nuevo de primera línea y personalizado está en el orden de los U$S 7.000. Sin embargo, un equipo con todas las normas de seguridad, pero sin los colores a elección puede costar U$S 5.000. Además hay un mercado muy grande de usados. “La evolución es contanste -dijo Carrero-; uno empieza con un paracaídas grande hasta que se van puliendo los movimientos, pero después de un tiempo, el deportista quiere algo más rápido y ahí empieza el mercado de los usados y se pueden conseguir muy buenos equipos con pocos saltos (están en buenas condiciones) a unos U$S 3.000”.


> Paracaídas nuevo 
Un equipo de primera línea, fabricado en Estados Unidos, puede costar u$s 7.000

A nivel impositivo es complicado ingresar al país equipos de afuera, pero uno nuevo de primera línea y personalizado está en el orden de los U$S 7.000. Sin embargo, un equipo con todas las normas de seguridad, pero sin los colores a elección puede costar U$S 5.000. Además hay un mercado muy grande de usados. “La evolución es contanste -dijo Carrero-; uno empieza con un paracaídas grande hasta que se van puliendo los movimientos, pero después de un tiempo, el deportista quiere algo más rápido y ahí empieza el mercado de los usados y se pueden conseguir muy buenos equipos con pocos saltos (están en buenas condiciones) a unos U$S 3.000”.

> En lista de espera                                                                                                                                        Una caída libre en manos de profesionales deportistas con habilitación oficial    

“En Concepción tuvimos 20 sueños cumplidos”. Así definió Carrero al encuentro realizado el fin de semana. “Hicimos un show de aviones, trikes, paracaidistas y paramotores y como siempre sobresalieron la hospitalidad y el profesionalismo del Aeroclub Concepción, que no es menos que parte de nuestra familia”, agregó. Los organizadores explicaron que la cita tuvo tanto éxito que muchos tucumanos quedaron en la lista de espera para un futuro evento. 


Comentarios