Más de 60 grabados de Rembrandt se expondrán en el Museo Timoteo Navarro

La muestra quedará inaugurada esta noche. El público podrá apreciar -con entrada libre y gratuita- estas impresiones de edición original, pertenecientes al legado del genial artista holandés.

11 Ago 2017

“La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp”, “Ronda de noche”, “El retorno del hijo pródigo”, son algunas de sus obras más conocidas. Rembrandt es, junto a Caravaggio, uno de los maestros del barroco, del contraste, de las luces y sombras. Y contribuyó como pocos a despojar al grabado del aura maldita de arte menor y al que su mirada de pintor dotó de nuevos caminos expresivos.

Más de 60 grabados de Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669) se expondrán en el Museo Timoteo Navarro a partir de esta noche, con el título “Las luces y las sombras de Rembrandt” y con entrada libre y gratuita. Son impresiones de edición original de los siglos XVII, XVIII y XIX.

Perteneciente a un coleccionista europeo, es la primera vez que esta muestra llega a la Argentina. Las obras sobre papel que integran esta exposición comprenden diferentes etapas y géneros utilizados por el maestro, donde dialogan mágicamente lo social (retratos y autorretratos), lo filosófico, lo alegórico, temas religiosos y escenas de género y paisajes. El acto inaugural comenzará a las 20.30.

“Sus grabados, dibujos y pinturas son muy populares, el propio artista tiene el reconocimiento de sus colegas, y durante 20 años es el maestro de casi todos los pintores holandeses. Es un gran conocedor de la iconografía clásica, y en sus pinturas y grabados la interpreta libremente para ajustarla a su propia experiencia. Estilísticamente, en sus obras se destacan el uso del claroscuro y una visión dramática y emotiva de temas tradicionales”, afirma la curadora de la muestra, Mariela Alonso.

“En su obra hay un paralelo formal y también temático entre lo que pinta y lo que graba -explica Alonso-. Desde lo formal, el artista entiende el grabado como una técnica expresiva en el mismo nivel que la pintura, que utiliza para construir la forma y el espacio, definidos tanto por la línea como por la luz. En cuanto a los temas, el repertorio que trabaja es muy amplio e incluye los retratos que realiza para sus contemporáneos, sus autorretratos en los que traza su propia biografía e ilustraciones de libros. En definitiva, es un artista que expresa la vida y las inquietudes de su época en torno al arte, la ciencia, la política y la religión, que hace de la experimentación su verdadero estilo y que construye en el juego entre las luces y las sombras su propia biografía”.

Curaduría educativa

Como en otras oportunidades, al Museo Timoteo Navarro no sólo le interesa la exhibición de las obras, sino procurar una reflexión sobre ellas y las ideas que atraviesan la época del artista, así como las características del estilo. Para ese objetivo se dispusieron las pequeñas salas alrededor de la central para armar esta curaduría educativa, como la llama la responsable de la institución, Cecilia Quinteros Macció. “Se han diseñado diferentes dispositivos y actividades para los visitantes”, le contó a LA GACETA.

En la sala Lobo de la Vega, con el título “Enmarcados en el tiempo”, se instalará un marco y siluetas a gran escala, reproduciendo la creación más emblemática de Rembrandt, “Ronda de noche”. El objetivo de este dispositivo es utilizar de manera activa el espacio para que los visitantes puedan vivenciar corporalmente e introducirse en una realidad anacrónica. Este momento se registrará con una fotografía en un dispositivo tecnológico con realidad aumentada.

En la sala Bulacio habrá un “Gabinete de curiosidades”. En una superficie metálica se podrá jugar con imanes que reproducen objetos de la época barroca y otros en blanco para ser completados por el público con palabras o dibujos de objetos actuales. “El concepto es establecer relaciones de contraste de épocas, usos, costumbres, vivencias, pensamientos, etcétera; creando un diálogo entre pasado y presente”, explicó Quinteros Macció.

Finalmente, en la sala Timoteo Navarro se montará “Descubrí tu sombra”. Este espacio presenta frases sobre las paredes, en una sala a oscuras, y con la utilización de sensores de movimiento esos textos se irán iluminando para ser descubiertos por el público.

De este modo, se apunta a una elaboración conceptual de los visitantes, abriendo las posibilidades de interpretación sobre las nociones universales de la luz y de la sombra y su uso pictórico. También se realizarán diferentes actividades para diversos públicos, segmentados en niños, adolescentes y adultos.


> PUNTO DE VISTA

Una obra que nos conmueve y nos desafía

MARISA ROSSINI / Artista, especialista en grabado, docente de la Facultad de Artes en el taller de Grabado 

Esta muestra de grabados de Rembrandt no estaría aquí si sólo se contara con el basamento técnico. El elemento pasional de la obra es lo que garantizó que en la actualidad se celebre el mes del grabado, teniendo en cuenta la fecha de defunción del artista holandés.

En Rembrandt, como en otros grandes maestros, el público puede descubrir que en el arte existe la posibilidad de lograr, por la técnica del grabado, rescatar la multiplicidad de lo único y la belleza de las luces y sombras que estampó sobre el papel este artista. Sus grabados no son obras maestras sólo para la historia del arte, sino que se constituyeron en obras maestras de la cultura de occidente.

La riqueza del artista nos muestra que la Holanda del siglo XVII puede ser comunicada a través del lenguaje estético, respetando el entorno social que se ve en obras como “Ronda nocturna” o “Los síndicos del gremio de pañeros”. También el íntimo mundo del autor puede ser captado en sus autorretratos. Su lenguaje no se limitó a la expresión de sí mismo sino que también reflejó los sentimientos y vicisitudes de personas de su época.

Sería incompleto el relato socio-histórico que realizó si no hubiera puesto su espíritu en la captación del espacio. Los paisajes nos comunican una dimensión de tal fuerza que es como si nosotros estuviéramos contemplándolos. Con la técnica reproductiva del grabado, podemos con Rembrandt trasladarnos a un mundo en el que logra introducirnos y conmovernos.

También con sus obras nos permite reflexionar sobre las imágenes que multiplica y la gráfica actual. Así vemos una historia en el desarrollo de las imágenes, un enfoque propio como un anticipo de las razones por las que hay un grabado después de Rembrandt que nos conecta hasta la actualidad. Nadie mejor que este artista para permitirnos una ida y vuelta en el tiempo y en el espacio, sus papeles estampados nos introducen y hacen partícipes del siglo XVII, sin olvidar la magia de que vivimos y miramos, captamos y sentimos como lo que somos: habitantes del siglo XXI.

El clima de los Países Bajos que en algunas épocas del año es inclemente le permitió a este artista largas horas de investigación y preciosismo, lo detallado en la configuración de su imágenes con una destreza técnica admirable. También los atributos del espacio que refleja el autor nos permiten elaborar una mirada totalizadora de su época y armar en una dimensión que traspasa su tierra holandesa para ubicarnos, desde el norte argentino, en los conceptos propios de nuestra identidad conmovida frente a su obra.

Rembrandt también es en el ojo del director de cine Peter Greenaway el artista que anticipa el arte como herramienta de denuncia, estrategia que utilizaron posteriormente nuestros artistas de la segunda mitad del siglo XX.

La obra de Rembrandt reflejada en sus grabados es un autentico incentivo que plantea desafíos no sólo a los grabadores sino al público en general, desde lo socio-cultural, el mundo de la vivencia artística, el del conocimiento y la resonancia afectiva.

Comentarios