Violencia obstétrica: cuando parir se convierte en pesadilla

Historias de mujeres que que no pudieron ejercer sus derechos al momento de dar a luz.

09 Ago 2017

El décimo cuarto programa de "Panorama Tucumano" mostró historias de mujeres que denunciaron no haber podido ejercer sus derechos -fijados por la Ley Nacional de Parto Humanizado (25.929)- al momento de dar a luz a sus hijos, y que sostienen que sufrieron violencia obstétrica.

Según establece la Ley de Protección Integral a las Mujeres, la violencia obstétrica es “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y (la) patologización de los procesos naturales”. “Constituye una de las tantas formas de violencia y discriminación que sufren a diario las mujeres y, quizás, una de las más naturalizadas, a tal punto que no siempre se la reconoce como tal”, se puede leer en la página web del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

La normativa también especifica que tanto las instituciones de la salud públicas, las obras sociales y las empresas o entidades de medicina privada están obligados a instrumentar las medidas y ejecutar los cambios necesarios para garantizar el cumplimiento de la Ley en todo el país. 

Para erradicarla, en octubre de 2015 el Poder Ejecutivo Nacional reglamentó -mediante el decreto 2035/2015- la Ley 25.929 que había sido promulgada en septiembre de 2004. Esta normativa promueve que se respete a la familia en sus particularidades –raza, religión, nacionalidad- y que se la acompañe en la toma de decisiones seguras e informadas.

Además, defiende los derechos de la madre y su bebé durante el proceso del nacimiento, ya sea en hospitales o en sanatorios. Por ejemplo, dictamina que la embarazada debe gozar de un parto que respete sus tiempos biológicos y psicológicos, evitando practicas invasivas y suministro injustificado de medicación -como la oxitocina- por parte del personal de salud.
La normativa también especifica que tanto las instituciones de la salud públicas, las obras sociales y las empresas o entidades de medicina privada están obligados a instrumentar las medidas y ejecutar los cambios necesarios para garantizar el cumplimiento de la Ley en todo el país. Es por eso que esta noche, en el ciclo televisivo que conducen Carolina Servetto y Federico van Mameren, además de escuchar el testimonio de mujeres que denuncian haber sufrido violencia obstétrica, también darán su opinión miembros del sistema de Salud de la provincia.
Además, defiende los derechos de la madre y su bebé durante el proceso del nacimiento, ya sea en hospitales o en sanatorios. Por ejemplo, dictamina que la embarazada debe gozar de un parto que respete sus tiempos biológicos y psicológicos, evitando practicas invasivas y suministro injustificado de medicación -como la oxitocina- por parte del personal de salud.
Comentarios