La fiscalía retiró la acusación contra el sociólogo Nahuz y el tribunal lo absolvió

“Esto me ha hecho mucho daño a mí, y a mi familia. Más que bronca, tengo pena”, expresó

09 Ago 2017
1

CRÍTICAS. Mario Nahuz reclamó que la acusación manchó su buen nombre. la gaceta / FOTO DE DIEGO ARAOZ (archivo)

“¿Usted cree que puede haber una manera de limpiar mi buen nombre? Es irrecuperable. Esto me ha hecho mucho daño, a mí, y a mi familia. Más que bronca, tengo pena, ¿cómo se puede resarcir ese daño? Esta es una de las muestras más claras de fallas de justicia. Mañana aparece cualquiera a denunciar que usted que es un extraterreste, y lo van a llevar a juicio para demuestre que no lo es”, clamó el sociólogo Mario Pedro Nahuz, luego de ser absuelto en el juicio en el que se lo acusaba por el delito de trata de personas. En la tercera jornada del proceso oral, la fiscalía retiró la acusaciones.

Según explicó el fiscal Pablo Camuña al tribunal (integrado por Carlos Jiménez Montilla, María Alicia Noli y Gabriel Eduardo Casas), se tomó esta decisión porque consideraban “que no estaba probado el hecho”. Para la parte acusada, todo el proceso “fue una vergüenza”, según la opinión de Nahuz y de su abogado Juan Roberto Robles. “No había pruebas. La personas que recibieron en Buenos Aires a la chica que denunció ser víctima de trata dijeron que ella no sabía cómo llegó ahí, que se había escapado varias veces de la casa, que la había llevado un camionero, que mentía mucho”, explicó el defensor.

Nahuz había sido acusado de engañar a una adolescente a través de un chat de internet para llevarla a Buenos Aires. Según el pedido de elevación a juicio, la denunciante dijo que ella creía que iba a ir a esa provincia a trabajar en una feria de artesanías, pero otras chicas que viajaban en la misma trafic le habrían explicado que todas estaban allí para ser prostituidas. La joven dijo en su denuncia que en ese momento hizo un escándalo hasta que la hicieron bajar, y logró contactar a unos familiares de Ezeiza. Sin embargo, la semana pasada declaró la mujer que la ayudó, dijo que en realidad no eran parientes y aclaró otros puntos oscuros: “ella dijo que se escapó y que vino haciendo dedo; que su padre había muerto y que su madre estaba depresiva”. Luego añadió que en ningún momento le comentó que haya sido víctima de ataque sexual ni obligada a la prostitución. “El cyber ni siquiera estaba en la avenida Alem como dijo, sino en la Coronel Zelaya, y sus propios padres no lo conocían”, enumeró Robles.

El sociólogo, que se encuentra en silla de ruedas desde los 22 años y en el juicio dijo que era muy improbable que alguien en esa condición pudiera dedicarse a la trata, aprovechó el momento para hacer una intensa crítica a la Justicia. “Como sociedad tenemos grandes falencias, y una de ellas es que tengamos una Justicia que pueda elevar a juicio algo que no tenga una prueba. Esto no tenía asidero. Esto fue un perjuicio moral, económico y social muy grande. Esto fue una mentira. Si cada denuncia ridícula que tenemos llega a juicio, vamos a estar poblados de juicios incoherentes. Y los pagamos todos”, advirtió.

Por último, Nahuz hizo gala de sus conocimientos, luego de varios años de realizar encuestas, para continuar con su argumento, y criticó a la Fundación María de los Ángeles, sin nombrarla. “De cada 10 tucumanos, ocho están convencidos de que no hay Justicia. Y allí se ganan los sueldos más altos del país. ¿Dónde está la responsabilidad? ¿Era necesario arruinar mi buen nombre, de 25 años de una profesión intachable? He trabajado en Buenos Aires y me conoce todo el mundo. Me llevaron a juicio para darle el gusto a una fundación que recibe subsidios multimillonarios. Ahora, intentaré seguir adelante de la mejor manera posible”.

Comentarios