Distinguen al psiquiatra Juan Carlos Negrete

El médico, experto en adicciones, hablará sobre la noción de enfermedad en la toxicomanía

09 Ago 2017
1

RESIDENTE EN CANADÁ. Negrete hizo su carrera en la UNT.

El psiquiatra tucumano Juan Carlos Negrete, profesor emérito de la Universidad de Mac-Gill, de Montreal, Canadá -donde reside- será incorporado como miembro honorario de la Academia de Ciencias de la Salud de Tucumán. El acto tendrá lugar hoy a las 11 en el anfiteatro de la Facultad de Derecho de la UNT, 25 de Mayo 456. Hablarán el miembro de número Demetrio Mateo Martínez y el presidente de la academia, Gabriel Orce. Luego el doctor Negrete disertará sobre la noción de enfermedad en la toxicomanía.

En diálogo con LA GACETA, Negrete destacó que, aunque en algunos sectores todavía hay resistencias a asumir la drogodependencia como enfermedad, es importante que se lo haga. “Es una enfermedad del cerebro. Las sustancias psicoactivas (drogas) producen cambios progresivos en la función cerebral y el individuo pierde el control sobre el consumo; esa pérdida de control se debe, en gran parte, a las alteraciones en el cerebro”, subrayó.

En ese contexto, el especialista afirma que la rehabilitación de los adictos comienza cuando cesa el consumo. “No es que allí termina, por el contrario, la recuperación o rehabilitación es un proceso de toda la vida, y es un aprendizaje muy duro”, destacó.

Considera que es fundamental que la persona, en primer lugar, pueda encontrar ayuda para rehabilitarse, que haya centros para ello. En segundo lugar, que consiga verse como alguien que necesita esa ayuda.

“Para corregir la adicción -añade el especialista-, es importante tener en cuenta que el individuo tiene el cerebro alterado y, por lo tanto, los esfuerzos terapéuticos deben enfocarse en el sentido de permitir que el cerebro no siga afectándose (que deje de consumir) y de que se recupere lo más posible”.

El doctor Negrete -que acaba de retirarse de la actividad profesional- lleva más de 50 años estudiando los efectos psiquiátricos de las drogas.

Comentarios