Maxibásquet: dos tucumanas de oro

Elena Barrionuevo y Lucía Lazarino integraron Argentina A +60, que se consagró en Italia

07 Ago 2017

Se van y vuelven siempre en silencio. Sólo la familia y unos amigos saben del esfuerzo y del sacrificio; de los miedos previos y de las sonrisas posteriores. También en esta ocasión: casi ningún tucumano se enteró de que dos comprovincianas integraron el equipo Argentina A, campeón en el 14° Mundial de maxibásquet que se jugó recientemente en Montecatini (Italia).

Se trata de María Elena Barrionuevo (62 años) y de Lucía Lazarino (60), jugadoras de la Agrupación de Maxibásquet Femenino de Tucumán (AMFT). Argentina A no sólo terminó invicta, sino que, además, resolvió los partidos por una media de más de 22 puntos de diferencia. En la fase de grupos le ganó a México (51-9), a El Salvador (20-0) y a Brasil (46-41); en la semifinal, a Finlandia (47-17) y, en la final, a Eslovenia (42-27).

“Había dos zonas, y clasificaban los dos primeros. En el grupo nos tocó jugar con países latinos. Luego enfrentamos a las europeas, que son altísimas. Gracias a Dios tenemos un equipo muy bien armado”, contó Barrionuevo. “El cruce más difícil fue ante Brasil. Pensábamos que Finlandia y Eslovenia podían ser más complicadas porque tienen jugadoras muy fuertes y muy altas -les llegábamos al hombro-. Son unas moles. Pero eran pesadas y nuestro fuerte es el contragolpe, sumado a la experiencia de algunas jugadoras, como nuestra capitana, que tiene 68 años”, precisó Lazarino.

La medalla dorada que se trajeron de Italia no es la única que colgaron en sus cuellos. “En 2014 y el año pasado, en Perú y en Costa Rica, respectivamente, salimos campeonas panamericanas. En ambos casos, también invictas”, recordó Barrionuevo.

Cuna argentina

De acuerdo al sitio de la Federación Internacional de Maxibásquet (Fimba), esta disciplina nació en Buenos Aires, en 1969. El primer torneo internacional se jugó en 1978, precisamente, en nuestro país. En 1980 se disputó el primer Panamericano, en Buenos Aires. Cuando promediaba esa década se acuñó ese nombre, porque hasta ese momento se denominaba a sus jugadores “Masters”, “Seniors” y “Veteranos”, entre otros. Del mundial de Italia participaron 367 equipos, de 45 países. “Se juega por categoría: +30, +35, +40, +45, +50, +55, +60 y +65”, detalló Lazarino.

“En Argentina A, que fue el único equipo que subió al podio, éramos las únicas tucumanas. Dos jugaron en Argentina B, también +60 y algunas más, en otras categorías”, precisó Barrionuevo.

La AMFT entrena lunes, miércoles y viernes, de 16.30 a 18.30, en la cancha de Belgrano (Las Heras 753). “Vienen chicas de nuestra edad y de menos, que nunca antes habían jugado al básquet. No es necesario que hayan estado federadas”, añadió. Las dos son amas de casa pero siempre reservan un tiempo para el básquet. “Yo cuido a mi mamá, que tiene Alzheimer, y a mi nieta, porque su madre trabaja. Entre las 6 y las 14.30 hago los quehaceres de mi casa. Si puedo me tiro a dormir la siesta un ratito, pero luego agarro el bolso y me voy al club... es un cable a tierra. Y después de entrenar nos quedamos tomando mate y charlando”, dijo Lazarino.

Del propio bolsillo

El maxibásquet es amateur. “Nosotras nos pagamos todo. Desde la indumentaria hasta los viajes a los torneos argentinos, panamericanos y mundiales. Vendemos rifas, sandwiches, empanadas, todo. La Federación Argentina gestiona paquetes, descuentos en hoteles”, explicó Barrionuevo. “También nos ayudan los hijos. Mi esposo me consiguió el dinero para que yo viaje al Mundial. Fue un viaje hermoso porque además de jugar pudimos conocer lugares muy lindos y estar a un metro del Papa Francisco”, añadió Lazarino. El año que viene se jugará el Panamericano en Natal (Brasil), y en 2019, el Mundial, en Finlandia.

Comentarios