Cartas de lectores

06 Ago 2017

os 105 años de la gaceta 
En nombre del consejo directivo de Fundación del Tucumán les hago llegar un afectuoso saludo con motivo del 105 Aniversario del diario LA GACETA. Ustedes son el medio cotidiano con el que la comunidad se encuentra con la opinión oportuna y las noticias fundamentales. Les auguramos muchos más años de proficua labor en el mundo del periodismo de alta calidad.
Juan Luis Pérez Albert
Director Ejecutivo de la Fundación del Tucumán
n los 105 años de la gaceta 
Nos dirigimos al señor director de LA GACETA, Alberto García Hamilton, para expresarle, en nombre  del Consejo Directivo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, las más cordiales felicitaciones por la celebración del 105 aniversario de la creación de ese reconocido medio gráfico. Le manifestamos, además, nuestro reconocimiento por la importante labor que realizan como comunicadores y facilitadores del acceso a la información, un derecho fundamental para el ciudadano. 
Osvaldo Scasserra (Gerente general) y Natalio Mario Grinman (Secretario) de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios
n la tarifa de la luz
El vicegobernador en uso de licencia, Osvaldo Jaldo, prometió que, si resulta elegido diputado nacional, trasladará al Congreso nuestra inquietud acerca de por qué en Tucumán se paga más que en Buenos Aires por la energía eléctrica. Sorprendente iniciativa, porque yo tenía entendido que las tarifas que los tucumanos pagamos a EDET no están determinadas por la Nación sino por el régimen tarifario reglamentado por el Ersept (Ente Único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán), entidad autárquica que, según la correspondiente página web -y suponiendo que no fue editada por un hacker ni corrompida por un virus-, sería un organismo que pertenece al Estado Provincial y tiene entre sus funciones la de “controlar y regular los servicios bajo su competencia asegurando tarifas justas y razonables”(SIC). Por lo tanto, para averiguar por qué los tucumanos pagamos más que los porteños de luz, no hacía falta postularse a diputado nacional, señor Jaldo; se ha tomado usted una molestia innecesaria: bastaba con preguntárselo al gobernador Manzur, y al respecto permítame que lo oriente: es ése que se puede ver posando al lado suyo en las fotos de campaña.
Ricardo Roberto Manai
Belgrano 63
Tafí Viejo
n sólo los salva el aguatero
Quizás este sea el único medio para poder dirigirme al señor director de la SAT, ingeniero Alfredo Calvo, para que se dé por enterado del problema de discontinuidad que existe en el servicio de agua en mi domicilio particular de calle Celedonio Gutiérrez 430. La primera nota dirigida al ingeniero Calvo tiene fecha 6/11/ 2015, con número de expediente 3958-N-15-1. Posteriormente, al no haber tenido una solución definitiva, solicité la intervención de la Defensoría del Pueblo. Gracias a esa gestión, personal de la SAT realizó trabajos para mejorar el servicio. Lamentablemente, la solución no fue definitiva, ya que al día de la fecha, en pleno invierno, ni de noche hay presión suficiente para que suba agua al tanque. Actualmente, como en la antigüedad, viene tres veces a a la semana un camión trayéndome agua que tan solo nos aporta una solución por 48 horas. Si no vienen, como pasó en muchos casos, pasamos varios días sin agua. Mi caso particular es muy conocido por algunos funcionarios de la SAT y por abogados de la Defensoría. En el caso de que el señor interventor no se sienta capaz de resolver ese problema, le pido por favor que renuncie. Quizás pueda haber un reemplazante que pueda dar solución no solo a mi caso en particular sino a todos los ciudadanos que tenemos que padecer por el pésimo servicio que brinda la entidad que usted preside.
Osvaldo Alejandro Narváez
Celedonio Gutiérrez 430
San Miguel de Tucumán
  
n la minería en el eje del debate
En LA GACETA (01/08), el geólogo Florencio Aceñolaza hace referencia a los “pseudo ambientalistas e ignorantes que se oponen por todos los medios al avance de la minería”. No comparto las afirmaciones del geólogo, por los motivos siguientes: 1- Hoy se acepta universalmente que las exploraciones y explotaciones mineras, además de contribuir al progreso, presentan dificultades que solo serán superadas si se toma conciencia de los riesgos,  se trabaja  de modo multidisciplinario y con la sociedad (los vecinos), para lograr el menor daño posible al medio ambiente y a los ecosistemas; 2- La minería, como cualquier otra actividad que se realice en un ambiente natural, produce impactos negativos y el desafío es eliminarlos, reducirlos o controlarlos. Por ello es indispensable la presencia y control del Estado,  el que debe velar por : a) La seguridad y la salud de las personas b) La distribución justa de los beneficios c) La protección del ambiente y los ecosistemas d) La sustentabilidad de los recursos; 3- Las comunidades residentes donde se desarrolla la actividad tienen derecho a oponerse a la minería, pero este derecho debe ser ejercido con pleno conocimiento de los riesgos, de los impactos y de los beneficios reales,  que obtendría la región de donde son extraídos los recursos (se les  debe decir la verdad, son Ciudadanos). El rol del Estado, como controlador de la industria minera es esencial y en mi opinión las provincias de Catamarca,  Tucumán  y la UNT, no pueden hacerlo con eficacia y eficiencia por diversos motivos. Con relación a la Minera La Alumbrera, según el Código de Minería, debe presentar un programa de cierre de la mina. Esperamos que lo haga y que lo ponga a la consideración pública y de los especialistas independientes. Considero que en base a la experiencia adquirida ha llegado el momento de debatir para acordar cuál es el mejor lugar, la mejor tecnología, los controles necesario y la manera óptima de desarrollar la actividad minera sin comprometer: la seguridad, la salud, los ecosistemas y la supervivencia de las poblaciones actuales y futuras. La minería es compleja, lo que  requiere trabajar en equipo. Lo peor que se puede hacer es dejarla únicamente en manos de geólogos.
Juan Francisco Segura
Pasaje Baaclini 675
San Miguel de Tucumán
n acerca del gymnasium
Darío Albornoz
Bolívar 1.267
San Miguel de Tucumán
n LA VIOLENCIA 
Lo suave parece verdadero, como las caricias que nos hacen, pero poco se nota. Pero lo brutal se destaca y destruye lo que se puede construir. Siempre se busca una explicación para tanta violencia en el caos en que vivimos, pero mientras haya un ser humano sin derechos, en la miseria, la tremenda violencia generada, continúa. Aunque a veces no nos damos cuenta que respondiendo violencias con otra violencias, ejercemos también violencia. El mundo es para todos y eso es una utopía, posible, si muchos así lo decidimos. De lo contrario querremos vivir en un mundo mentiroso y violento que devora hasta nuestras ganas de comer. Aunque a nuestro común destino final, nadie se lleva nada. Aunque todo lo que hacemos y tenemos, se nos acaba en los momentos de la muerte. Por eso, y visto más políticamente, parece necesario apoyar a quienes, aun con sus errores, apoyan a la gente, y no a los que, con sus novelescos y poderosos ruidos, incrementan sus propios intereses, generando violencia de hambres, desocupación y pobrezas. 
Javier Astigarraga
============02 TEX EDI Cartas Título OK (11660779)============
n virtuosos o traviesos
Noto con preocupación que, a medida que pasa el tiempo, en Tucumán LA GACETA tiene menores espacios para destinarlos a las travesuras de los políticos. No porque ellos se agoten, sino porque hay tanto que decir al respecto, que el diario tuvo que recurrir a la creación de un programa televisivo para poder desmenuzar el necio y a veces jocoso accionar de los mismos. Un ejemplo de esto, es la columna publicada el domingo pasado por el periodista Federico Van Mameren, titulada “Travesuras poco institucionales”. En la misma, el periodista analiza, entre otras cosas, lo acontecido en el Instituto Provincial de la Vivienda, en Yerba Buena, y en el vergonzoso desencuentro reciente entre el presidente de la Nación y nuestro gobernador. En una parte de su nota, Van Mameren “medio confundido”, expresa algo que la mayoría de los tucumanos al igual que él percibimos. Que, “o Manzur no les cree a los funcionarios cuando dicen la verdad, o les cree sólo cuando mienten”. Personalmente, yo creo que el gobernador les cree más cuando mienten. Porque, obviamente, tiene sus razones para ello. Luego de exponer esta “duda”, el señor Van Mameren, afirma tajantemente que “en este Tucson ficcional donde las instituciones son tan débiles, no sobran los ciudadanos capaces de reconocer errores”. ¡Brillante afirmación! Y no es que quiera adular al escritor (pues no es mi costumbre la adulación, ni él la necesita). Pero la palabra “ciudadanos” nos incluye a todos: a los políticos y al resto del pueblo; a los candidatos y a los votantes. Y quiero llegar a lo siguiente. En unos días, los argentinos tendremos que expresarnos nuevamente en las urnas. Por lo que me pregunto: ¿Somos realmente conscientes de lo que cada acto eleccionario significa, o nos importa un pepino si votamos bien o mal? ¿Tenemos en claro la importancia que tiene el voto y a dónde queremos llegar con el mismo? No quiero hacer un drama de lo que se vive en el cuarto oscuro, pero el hecho tiene algo de compromiso evangélico, ya que en cada acto eleccionario elegimos la maleza o el trigo, puesto que somos semillas de los mismos. Así las cosas, elegiremos al hombre capaz o al inepto; al comprometido con el bien común o al egoísta: al que se interesa por los bienes institucionales o al que sólo le interesa su propio bien; al virtuoso o al travieso… Y, en síntesis, al que está a favor o en contra de la democracia.
                                                                                             Daniel E. Chavez                                                                                 Pasaje Benjamín Paz 308
 San Miguel de Tucumán

Los 105 años de LA GACETA 

En nombre del consejo directivo de Fundación del Tucumán les hago llegar un afectuoso saludo con motivo del 105 Aniversario del diario LA GACETA. Ustedes son el medio cotidiano con el que la comunidad se encuentra con la opinión oportuna y las noticias fundamentales. Les auguramos muchos más años de proficua labor en el mundo del periodismo de alta calidad.

Juan Luis Pérez Albert
Director Ejecutivo de la Fundación del Tucumán

Los 105 años de LA GACETA II

Nos dirigimos al señor director de LA GACETA, Alberto García Hamilton, para expresarle, en nombre  del Consejo Directivo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, las más cordiales felicitaciones por la celebración del 105 aniversario de la creación de ese reconocido medio gráfico. Le manifestamos, además, nuestro reconocimiento por la importante labor que realizan como comunicadores y facilitadores del acceso a la información, un derecho fundamental para el ciudadano. 

Osvaldo Scasserra (Gerente general) y Natalio Mario Grinman (Secretario) de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios

La tarifa de la luz

El vicegobernador en uso de licencia, Osvaldo Jaldo, prometió que, si resulta elegido diputado nacional, trasladará al Congreso nuestra inquietud acerca de por qué en Tucumán se paga más que en Buenos Aires por la energía eléctrica. Sorprendente iniciativa, porque yo tenía entendido que las tarifas que los tucumanos pagamos a EDET no están determinadas por la Nación sino por el régimen tarifario reglamentado por el Ersept (Ente Único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán), entidad autárquica que, según la correspondiente página web -y suponiendo que no fue editada por un hacker ni corrompida por un virus-, sería un organismo que pertenece al Estado Provincial y tiene entre sus funciones la de “controlar y regular los servicios bajo su competencia asegurando tarifas justas y razonables”(SIC). Por lo tanto, para averiguar por qué los tucumanos pagamos más que los porteños de luz, no hacía falta postularse a diputado nacional, señor Jaldo; se ha tomado usted una molestia innecesaria: bastaba con preguntárselo al gobernador Manzur, y al respecto permítame que lo oriente: es ése que se puede ver posando al lado suyo en las fotos de campaña.

Ricardo Roberto Manai
Belgrano 63
Tafí Viejo

Sólo los salva el aguatero

Quizás este sea el único medio para poder dirigirme al señor director de la SAT, ingeniero Alfredo Calvo, para que se dé por enterado del problema de discontinuidad que existe en el servicio de agua en mi domicilio particular de calle Celedonio Gutiérrez 430. La primera nota dirigida al ingeniero Calvo tiene fecha 6/11/ 2015, con número de expediente 3958-N-15-1. Posteriormente, al no haber tenido una solución definitiva, solicité la intervención de la Defensoría del Pueblo. Gracias a esa gestión, personal de la SAT realizó trabajos para mejorar el servicio. Lamentablemente, la solución no fue definitiva, ya que al día de la fecha, en pleno invierno, ni de noche hay presión suficiente para que suba agua al tanque. Actualmente, como en la antigüedad, viene tres veces a a la semana un camión trayéndome agua que tan solo nos aporta una solución por 48 horas. Si no vienen, como pasó en muchos casos, pasamos varios días sin agua. Mi caso particular es muy conocido por algunos funcionarios de la SAT y por abogados de la Defensoría. En el caso de que el señor interventor no se sienta capaz de resolver ese problema, le pido por favor que renuncie. Quizás pueda haber un reemplazante que pueda dar solución no solo a mi caso en particular sino a todos los ciudadanos que tenemos que padecer por el pésimo servicio que brinda la entidad que usted preside.

Osvaldo Alejandro Narváez
Celedonio Gutiérrez 430
San Miguel de Tucumán

  
La minería en el eje del debate

En LA GACETA (01/08), el geólogo Florencio Aceñolaza hace referencia a los “pseudo ambientalistas e ignorantes que se oponen por todos los medios al avance de la minería”. No comparto las afirmaciones del geólogo, por los motivos siguientes: 1- Hoy se acepta universalmente que las exploraciones y explotaciones mineras, además de contribuir al progreso, presentan dificultades que solo serán superadas si se toma conciencia de los riesgos,  se trabaja  de modo multidisciplinario y con la sociedad (los vecinos), para lograr el menor daño posible al medio ambiente y a los ecosistemas; 2- La minería, como cualquier otra actividad que se realice en un ambiente natural, produce impactos negativos y el desafío es eliminarlos, reducirlos o controlarlos. Por ello es indispensable la presencia y control del Estado,  el que debe velar por : a) La seguridad y la salud de las personas b) La distribución justa de los beneficios c) La protección del ambiente y los ecosistemas d) La sustentabilidad de los recursos; 3- Las comunidades residentes donde se desarrolla la actividad tienen derecho a oponerse a la minería, pero este derecho debe ser ejercido con pleno conocimiento de los riesgos, de los impactos y de los beneficios reales,  que obtendría la región de donde son extraídos los recursos (se les  debe decir la verdad, son Ciudadanos). El rol del Estado, como controlador de la industria minera es esencial y en mi opinión las provincias de Catamarca,  Tucumán  y la UNT, no pueden hacerlo con eficacia y eficiencia por diversos motivos. Con relación a la Minera La Alumbrera, según el Código de Minería, debe presentar un programa de cierre de la mina. Esperamos que lo haga y que lo ponga a la consideración pública y de los especialistas independientes. Considero que en base a la experiencia adquirida ha llegado el momento de debatir para acordar cuál es el mejor lugar, la mejor tecnología, los controles necesario y la manera óptima de desarrollar la actividad minera sin comprometer: la seguridad, la salud, los ecosistemas y la supervivencia de las poblaciones actuales y futuras. La minería es compleja, lo que  requiere trabajar en equipo. Lo peor que se puede hacer es dejarla únicamente en manos de geólogos.

Juan Francisco Segura
Pasaje Baaclini 675
San Miguel de Tucumán


LA VIOLENCIA 

Lo suave parece verdadero, como las caricias que nos hacen, pero poco se nota. Pero lo brutal se destaca y destruye lo que se puede construir. Siempre se busca una explicación para tanta violencia en el caos en que vivimos, pero mientras haya un ser humano sin derechos, en la miseria, la tremenda violencia generada, continúa. Aunque a veces no nos damos cuenta que respondiendo violencias con otra violencias, ejercemos también violencia. El mundo es para todos y eso es una utopía, posible, si muchos así lo decidimos. De lo contrario querremos vivir en un mundo mentiroso y violento que devora hasta nuestras ganas de comer. Aunque a nuestro común destino final, nadie se lleva nada. Aunque todo lo que hacemos y tenemos, se nos acaba en los momentos de la muerte. Por eso, y visto más políticamente, parece necesario apoyar a quienes, aun con sus errores, apoyan a la gente, y no a los que, con sus novelescos y poderosos ruidos, incrementan sus propios intereses, generando violencia de hambres, desocupación y pobrezas. 

Javier Astigarraga
[email protected]

Virtuosos o traviesos

Noto con preocupación que, a medida que pasa el tiempo, en Tucumán LA GACETA tiene menores espacios para destinarlos a las travesuras de los políticos. No porque ellos se agoten, sino porque hay tanto que decir al respecto, que el diario tuvo que recurrir a la creación de un programa televisivo para poder desmenuzar el necio y a veces jocoso accionar de los mismos. Un ejemplo de esto, es la columna publicada el domingo pasado por el periodista Federico Van Mameren, titulada “Travesuras poco institucionales”. En la misma, el periodista analiza, entre otras cosas, lo acontecido en el Instituto Provincial de la Vivienda, en Yerba Buena, y en el vergonzoso desencuentro reciente entre el presidente de la Nación y nuestro gobernador. En una parte de su nota, Van Mameren “medio confundido”, expresa algo que la mayoría de los tucumanos al igual que él percibimos. Que, “o Manzur no les cree a los funcionarios cuando dicen la verdad, o les cree sólo cuando mienten”. Personalmente, yo creo que el gobernador les cree más cuando mienten. Porque, obviamente, tiene sus razones para ello. Luego de exponer esta “duda”, el señor Van Mameren, afirma tajantemente que “en este Tucson ficcional donde las instituciones son tan débiles, no sobran los ciudadanos capaces de reconocer errores”. ¡Brillante afirmación! Y no es que quiera adular al escritor (pues no es mi costumbre la adulación, ni él la necesita). Pero la palabra “ciudadanos” nos incluye a todos: a los políticos y al resto del pueblo; a los candidatos y a los votantes. Y quiero llegar a lo siguiente. En unos días, los argentinos tendremos que expresarnos nuevamente en las urnas. Por lo que me pregunto: ¿Somos realmente conscientes de lo que cada acto eleccionario significa, o nos importa un pepino si votamos bien o mal? ¿Tenemos en claro la importancia que tiene el voto y a dónde queremos llegar con el mismo? No quiero hacer un drama de lo que se vive en el cuarto oscuro, pero el hecho tiene algo de compromiso evangélico, ya que en cada acto eleccionario elegimos la maleza o el trigo, puesto que somos semillas de los mismos. Así las cosas, elegiremos al hombre capaz o al inepto; al comprometido con el bien común o al egoísta: al que se interesa por los bienes institucionales o al que sólo le interesa su propio bien; al virtuoso o al travieso… Y, en síntesis, al que está a favor o en contra de la democracia.

Daniel E. Chavez

Pasaje Benjamín Paz 308

 San Miguel de Tucumán

Comentarios