Rejas volvió a declarar e insistió en que es inocente

El hombre está acusado por doble homicidio agravado, por violencia de género y por alevosía

05 Ago 2017
1

LAS DOS MARCHAS. Al frente, los allegados del guardiacárcel; en el fondo, los familiares de Milagros Avellaneda. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARAOZ

De un lado, gritos y cánticos: “Roberto Rejas, hoy todas somos Milagros, decinos dónde está ella, la vamos a seguir buscando”, entonaban los familiares de Milagros Avellaneda contra el acusado de la desaparición de ella y de su pequeño hijo, Benicio. Del otro lado, los allegados al detenido se mantenían en silencio, y la mayoría de ellos con una cinta en la boca que rezaba “censurado”.

Ayer se cruzaron por primera vez sobre el asfalto de la avenida Sarmiento al 400, mientras adentro el acusado declaraba durante cinco horas y era notificado de que su imputación se había agravado. Sobre lo que ocurrió en la fiscalía III°, sólo se pudo saber que él insistió en su inocencia, según comentó su defensor.

Rejas está acusado por doble homicidio agravado, por violencia de género y por alevosía. Se trata de un hombre de 31 años que estuvo con la joven y el pequeño el día en que ambos desaparecieron. Sin embargo, él dijo que los dejó cerca de su casa tras la reunión y que jamás les hizo daño. Su situación empeoró judicialmente la semana pasada cuando se supo que él es el padre de Benicio, por lo que ahora a la acusación se le sumó el agravante del vínculo.

El guardiacárcel ingresó ayer alrededor de las 16 a la fiscalía III° y estuvo allí durante más de cinco horas. Según se supo, le expusieron los más de 20 cuerpos de la causa para que supiera cuáles eran las pruebas del caso. Esta tarea demandó un buen tiempo, ya que la última vez que Rejas había declarado, la causa tenía cuatro cuerpos. Afuera hubo tensión, pero no ocurrieron incidentes. Las autoridades judiciales, enteradas de ambas convocatorias, avisaron a la Policía y la fuerza destinó varios efectivos de Infantería.

Una integrante de la familia de Rejas, que prefirió que se mantuviera en reserva su identidad, explicó que la cinta en la boca se ideó luego de una nota que salió en LA GACETA. “Las dos personas que hablaron a favor de Roberto ese día fueron citadas a declarar de inmediato. No somos libres de defenderlo”, comentó.

En cuanto a su defensor, Carlos Picón, resaltó: “Roberto mantuvo la coherencia con los anteriores relatos. Eso implica que no miente. Respondió a más de 40 preguntas sin levantarse para ir al baño. Yo pude oponerme a algunas, pero creíamos que lo mejor era responder, porque no queríamos que quedaran dudas. Por ejemplo, él sí habló con alguien de monitoreo, pero era para buscar pruebas para defenderse. Y todas las pruebas son favorables a esta parte”.

Desde el otro lado, la madre de Milagros, Amalia Ojeda, clamó: “Si no aparece, llorarán sangre, porque Benicio es también de su familia”. Su abogada, Silvia Furque, agregó: “hay muchos indicios y presunciones graves y corcondantes en contra de Rejas. Él lavó el auto con vapor y ácido. Por eso no se pudo conseguir ADN allí. Y esto se sabe porque su padre le preguntó a un perito cómo podía dar el luminol positivo si ellos habían lavado el auto así”.

Además, Furque señaló que existe otra escucha telefónica que les resulta comprometedora.

“También lo grabaron cuando le dice a la novia del acusado ‘apurate que viene el allanamiento, ya está cargado el auto con las armas, el dinero y las computadoras’. La novia, cuando prestó declaración, dijo que no iba a responder sobre eso”.

Comentarios