“Luego de las fuertes heladas, los trigos inician su recuperación”

Roberto Palomo sembró trigo con un doble propósito: comercial y antimalezas.

05 Ago 2017
1

TUCUMÁN. La parte clara de la imagen muestra el impacto de las helada.

El cultivo de trigo en Tucumán tuvo un importante repunte en Tucumán, de la mano de las mejores condiciones climáticas y de políticas para el grano, que permitieron que haya un repunte del área cubierta en esta campaña.

LA GACETA Rural dialogó con el productor e ingeniero agrónomo Roberto Palomo, quien despliega su actividad en el este tucumano, en la zona de La Ramada de Abajo.

- ¿Cómo está el desarrollo de las plantas de trigo?

- Las plantas vienen bien, a pesar de las heladas que nos impactaron. Estos fríos extremos nos hicieron retroceder unos 20 días en el desarrollo. Las heladas fueron muy fuertes, lo que provocó pérdidas foliares importantes. El cultivo debe retomar su período vegetativo. Los trigos están recuperándose. No se han perdido. Hay que ver hasta dónde se recuperan, y si hay alguna lluvia tal vez esa recuperación sea mayor. Estamos en carrera, como se suele decir en estos casos. El cultivo está en recuperación; como el trigo es una gramínea, su punto de crecimiento puede sobrevivir y resurgir si tiene buena humedad en el suelo.

- ¿Cómo vino la siembra?

- Sembramos con buena humedad, porque en mayo tuvimos buenas lluvias, porque el verano tuvo un cierre lluvioso. Por eso, logramos un perfil con un excedente de humedad que no fue usado por la soja.

De todas maneras la siembra fue un poco lenta, porque la cosecha de soja se demoró justamente por esas lluvias atrasadas que tuvimos.

Pero en junio pasado tuvimos heladas de larga duración (oscilaron entre los -5°C y los -8°C); nos impactaron mucho porque llegamos a tener amplitudes térmicas de hasta 20°C. Esto impacto en las plantas, que no tienen tanta elasticidad para adaptarse.

- ¿Cómo están hoy los trigos?

- En una recorrida del viernes de la semana pasada verificamos que los trigos están bastante recuperados. Veremos cómo llegan. Nos faltan antecedentes para saber cómo responden los trigos frente a la importante pérdida de biomasa que tuvieron. Los suelos tienen algo de humedad, así que veremos si alcanza hasta la cosecha.

También observaremos cómo se comporta el clima: en septiembre de 2016, llovieron entre 20 y 30 mm, que fueron muy buenos para las plantas. Esperamos que este año se repitan esos registros.

- ¿En su campo hicieron trigo como cobertura o buscando un resultado económico?

- Sembramos trigo con un doble propósito: un sentido comercial, y para bloquear el desarrollo de malezas hicimos herbicidas. En el caso de trigo de cobertura, hicimos algunos ensayos.

- ¿Utilizaron mucha tecnología?

- Para el trigo aplicamos una baja tecnología. Tenemos pocas expectativas de lograr ganancias. Además, no fertilizamos y trabajamos con el resto de humedad que quedó del verano. Así que utilizamos poca tecnología.

Sí sembramos con semilla de buena calidad. Se trata, mayormente, de “trigo pan”, de trigo para hacer harina. Respecto del “trigo candeal”, para fideos, hicimos muy poco.

- ¿Enfrentaron plagas? ¿Prevén problemas con alguna plaga o enfermedades?

- No tuvimos problemas con ninguna enfermedad importante; estamos muy tranquillos hasta ahora.

Sólo nos afectó el factor climático (las heladas ya mencionadas).

Los “trigos tempranos” sembrados -entre fines de abril y principios de mayo- tuvieron ataques de “espodóptera” (oruga), que viene del verano, de soja o de maíz.

No tuvimos más problemas de enfermedad/plagas que estos.

Comentarios