Lo acusan de haber cometido dos homicidios en menos de 12 días

Investigan los móviles de ambos crímenes. Está detenido en la comisaría 8va.

04 Ago 2017
1

Comisaría 8va

“Jefe, no tengo nada que ver en esa muerte”, le dijo el joven al personal de la División Homicidios que se presentó en la seccional 8a para comunicarle que la Justicia había ordenado su detención por el crimen de Franco Agüero. El acusado recibió en un calabozo que se le imputaría otro homicidio. Ambos casos ocurrieron en el transcurso de 11 días.

El 13 de julio los vecinos del barrio 240 viviendas se despertaron por los gritos propios de una pelea. Luego descubrieron que habían herido a Agüero cuando se movilizaba en una moto junto a un amigo que escapó del lugar. Ni bien ocurrió el caso se tejieron diferentes versiones de lo que podría haber sucedido. La versión que manejó la Policía indicaba que dos jóvenes habían intentado robarles la moto, pero como se resistieron uno de ellos lastimó a la víctima con un arma blanca. Huyó, pero a los pocos metros cayó. Fue trasladado al Hospital Padilla, donde murió a las pocas horas.

La familia de la víctima tiene otra teoría. Cree que su muerte tiene que ver con las actividades que realizaba como integrante activo de la Hermandad de los Barrios, organización que nuclea a activistas que luchan contra las adicciones en los barrios de la periferia. Agüero era conocido por el trabajo que realizaba en “El Sifón”.

“Se estaba recuperando de sus problemas de adicción de drogas pesadas. Era muy activo y estaba trabajando permanentemente para que otros chicos del barrio siguieran su camino. Nos resulta raro cómo se produjo el ataque. La moto no era de él y lo atacaron cuando estaba escapando”, destacó un vocero del grupo

La investigación

Un allegado a la víctima, en base a la información que cosechó en los barrios donde militaba su hijo, identificó a tres jóvenes que podrían ser los autores del hecho. Personal de Homicidios, al mando de los comisarios Hugo Cabezas, Daniel Juárez y Daniel Cuellar, confirmaron esa versión y lograron que la Justicia los autorizara a realizar allanamientos.

Buscaron a dos hermanos, pero no los encontraron, aunque encontraron elementos que les pueden ser útiles como prueba. Después salieron a buscar a un tercer sospechoso y como no lo encontraron, se dirigieron a la seccional 8a para determinar si sabían su domicilio. Cuando llegaron a la dependencia, los responsables le confirmaron que había sido detenido por otro homicidio.

Está acusado de haber acabado con la vida de César López en un hecho que se produjo el 23 de julio. El acusado, junto a otra persona, habría sorprendido a la víctima en el puente Amarillo del barrio San Miguel, en el sur de la capital.

Comentarios