Cortalezzi, sobre las maquinitas de los Ale: “si hay una condena, se romperá el vínculo”

El interventor de la Caja Popular explicó que no puede quitarle la concesión a Point Limits hasta que haya sentencia

04 Ago 2017
1

“ES RARO”. Cortalezzi también vinculó la acusación con cuestiones políticas. la gaceta /FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

Dijo que está con la conciencia tranquila y que no tiene ningún tipo de responsabilidad sobre los posibles delitos que podrían haberse cometido en los locales de juegos de azar pertenecientes a la firma Point Limits S.R.L., propiedad de Ángel “El Mono” Ale. Armando Cortalezzi lo aseguró ante LA GACETA desde su despacho de interventor de la Caja Popular de Ahorros (CPA).

Para empezar, Cortalezzi aclaró que Point Limits S.R.L. tiene habilitación para funcionar desde mucho antes de que él asumiera al frente de la CPA. “Se le entregó la concesión en 1999, con 75 maquinitas. Después le agregaron 10 maquinitas más y le fueron extendiendo el plazo. Actualmente está habilitado para funcionar hasta 2025”, precisó.

- ¿Point Limits S.R.L. sigue intervenida por la Justicia?

- No nos informaron el cese de la intervención. Para nosotros está intervenido judicialmente y con la mediación del interventor judicial.

- ¿El gobernador Juan Manzur le dio alguna instrucción en cuanto a que rompa ese vínculo?

- No se puede romper el vínculo hasta que haya una sentencia de la Justicia. Si la sentencia es condenatoria, se tiene que romper el vínculo. El Estado no puede hacerlo antes porque correría el riesgo de tener un juicio millonario. Por eso hay que esperar a que termine el juicio.

- ¿Tuvo la oportunidad de leer la nota que mandó la UIF?

- La leí y me pareció muy rara, es una nota con un tenor de ‘vos sos culpable si…’; rara.

- ¿Quisiera hacer alguna aclaración al respecto?

- Sí, primero que nunca le otorgué nada a la empresa. Point Limits S.R.L. tiene una concesión de 2008 a 2025. Segundo, estando bajo una intervención judicial cualquier actitud que adopte puede ser tomada perjudicialmente para la causa. Tercero, a todos los juegos de azar los controla la UIF, no nosotros. La CPA sólo cobra un canon mensual; no tiene ningún tipo de injerencia en esa actividad. Entonces, si están lavando plata o no, lo tienen que saber ellos, no nosotros.

- Dijo que le pareció rara la nota. ¿A qué le adjudica esa rareza?

- Todas estas cosas suceden en épocas como esta (en referencia a la campaña electoral). Es obvio que si estamos bajo la jurisdicción de un juzgado, no podemos hacer nada. Inclusive tengo notas donde el mismo interventor judicial agradece la colaboración de la CPA.

- ¿Niega que haya existido una relación entre usted y los Ale?

- No más que en la venta de la casa; yo les vendí una casa que está declarada; esa es la única relación que tuve con ellos. Es más, tiene que quedar claro que al Sutrappa lo creé yo. Cuando lo hice, de los 1.800 autos que tenía una de las remiserías, ya sabemos cuál, le quedaron 100. Con eso se les quitó el poder de parar la ciudad, como ya lo habían hecho. Estuve 30 días con guardia policial en mi casa porque nos querían quemar el Concejo. Entonces no está bien que me quieran vincular.

Comentarios