Alexis Ferrero: la emoción a flor de piel

“Nunca había vivido las sensaciones que la gente me hizo sentir el viernes”, dijo el jugador en la despedida.

30 Jul 2017
1

RECUERDO. Alexis Ferrero, que tiene en sus brazos a su hija Lola, se saca una selfie con Gonzalo Orta, uno de los encargados de la boutique del club. la gaceta / fotos de franco vera

Pasarán los años y a Alexis Ferrero le costará olvidar todas las emociones que vivió esta semana. El “Gran Capitán” se ganó el reconocimiento de los hinchas el viernes, cuando el técnico Diego Cagna decidió reemplazarlo por Luciano González sobre el partido frente a Nueva Chicago,

Ya habían pasado varias horas desde el momento en el que miles de hinchas de San Martín agradecieron la entrega y dedicación del defensor que llevó la camiseta con mucho profesionalismo durante dos temporadas y fue clave en el ascenso a la B Nacional. Sin embargo, a Ferrero le costaba asimilar tantas emociones y por eso, mientras charlaba con LG Deportiva en el playón del estadio, no pudo contener las lágrimas y su voz se quebró. “Fue una noche bárbara”, llegó a comentar y cuando agradeció el reconocimiento lloró mientras sostenía en brazos a su pequeña hija Lola.

“Esto es algo inexplicable. Durante la semana estuve muy triste -empezó a emocionarse y llorar-, pero la felicidad que sentí por el aplauso de los hinchas borra todo. Me voy con un sentimiento de satisfacción enorme. Esto nunca sentí en mi vida. Estoy súper agradecido a todo el mundo, porque este cariño no lo voy a olvidar jamás. La vida me tiene reservado otros buenos momentos deportivos, pero esto supera todo”, indicó con la voz entrecortada.

Hizo una pasa; se tranquilizó y completó el concepto. “Cerramos un ciclo que se inició hace un año y medio de la mejor manera. La mayoría de los muchachos del plantel vivimos una semana difícil. Fueron muchas sensaciones encontradas. Más allá del duro momento de la despedida nos vamos con la satisfacción de haber alcanzado el objetivo que nos pidieron: ascender a la B Nacional.

-Más allá de la tristeza que genera la partida es indudable que te vas con el corazón lleno de alegrías y emociones.

- No tengo más que palabras de agradecimiento para la gente que siempre nos apoyó. Lo que me conmueve es que el hincha nos trató a todos como si hubiéramos nacido futbolísticamente en el club. Sentimos la necesidad de devolverles todo el cariño y el afecto que nos brindaron desde el primer momento que pisamos La Ciudadela. A veces con aciertos, otras veces con errores.

-En enero de 2016 pocos confiaban que podías serle útil al equipo. Pero te encargaste de cambiar las críticas por elogios.

-Si es verdad. Desde el primer momento sabía que era una misión complicada, pero más que nada tenía que dar vuelta una situación personal. Hacía mucho que no jugaba oficialmente, precisamente dos años. Una lesión no me marginó de las canchas. Por eso lo único que en esos momentos pedí fue tiempo para prepararme. Eso lo sabía Sebastián (Pena) y me dijo que sí. Él confiaba que podía recuperarme.

- Para esto fue clave la confianza que te tuvo Pena.

-Por supuesto… sabía que en la medida que pudiera hacer una buena pretemporada ese objetivo lo podría concretar. La confianza del técnico llevó a que juegue siempre y a que sea el capitán del equipo.

Primero, lo humano

-Te ganaste el respeto de todos...

-Eso es lo que más me enorgullece. En mi carrera, prioricé lo humano sobre lo futbolístico. En los clubes que tuve la suerte de jugar puedo decir que me fui con la cabeza en alto, por haber sido un profesional 100x100. Nunca hice distinción con mis compañeros. Siempre los traté como si fueran los mejores y di la misma atención a los chicos como a los grandes. Esto no es un adiós. Simplemente les digo a todos hasta muy pronto. Estaré eternamente agradecido a San Martín. Nunca los voy a olvidar.

Comentarios