Carta de lectores

30 Jul 2017
esagravio a eva perón (I)
Cuando un ciudadano es elegido por una agrupación política para cualquiera sea el cargo a ocupar debe tener cualidades intelectuales, capacidad para desempeñar las tareas que desarrollará y, sobre todo, ser un individuo honorable. Esta reflexión me surge de las expresiones vertidas por Agustín Romano Norri, concejal de nuestra Capital, quien se expresó en forma totalmente desconsiderada e injusta hacia una figura emblemática, con sus aciertos y errores, como Eva Perón, que en su corta vida dio sus esfuerzos hacia especialmente aquellos que  tenían muchas carencias. Al final de sus días padeció una prolongada y dolorosa agonía, ocasionada por un cáncer ginecológico. Decir o haber dicho que viva el cáncer"es de un despropósito y ofensa de tal magnitud que alcanza no sólo a los que tienen el infortunio de padecer de esta enfermedad sino también a los que, como médicos, luchamos en la prevención y tratamiento de esos pacientes, acompañándolos durante su proceso y recuperación. Romano Norri ha demostrado con sus dichos no ser merecedor de ocupar un cargo legislativo, ya que con su actitud mancilla el cuerpo del Concejo Deliberante y especialmente su honorabilidad. Los tres poderes del Estado deben esforzarse para tener entre sus miembros aquellas personas que honren la institucionalidad y no la degraden, como el caso del señor De Vido, que fue rescatado por sus pares del partido pero deja un precedente de corrupción imposible de borrar de la historia argentina. A Agustín Romano Norri, si quiere demostrar que es un hombre de bien y honorable, no le queda otra opción que retractarse, pedir públicas disculpas y renunciar a su cargo en el Concejo Deliberante, sin esperar que sus pares lo sancionen. Por otra parte, le aconsejo cuidarse de sus llamados amigos".
Francisco Hugo Palazzo
n desagravio a eva perón (II)
Las desafortunadas expresiones del concejal Romano Norri sobre Eva Perón me han ocasionado dos tipos de reflexiones. Por un lado el hecho de involucrar en el tema a un apellido ampliamente conocido y respetado desde hace un siglo en la provincia: el médico Julio César Romano Norry, bisabuelo del concejal, fue un político radical radicado en Lules, de trayectoria muy valorada en la década de 1930; su abuelo, el abogado Julio César Romano Norry, fue juez de Instrucción, ministro de Gobierno y senador provincial durante el gobierno de Celestino Gelsi, candidato a gobernador en 1983, y diputado nacional en 1985; su padre ha sido legislador, igualmente muy reconocido, por varios períodos; y por otro lado están sus lamentables expresiones sobre Eva Perón, quien tiene el reconocimiento de haber introducido la sensibilidad social en la política argentina. Cuenta un biógrafo de Evita que en una de sus giras una mujer del pueblo se abalanzó sobre ella para abrazarla, lo que dio lugar a que una de sus colaboradoras la separase violentamente, hecho que causó gran enojo en Evita, quien dispuso separar en el acto de su cargo a su colaboradora. Eva Perón, de haber estado viva, jamás hubiese permitido que sea presidenta de su partido en una provincia una persona como Beatriz Rojkés de Alperovich, después de haberle dicho “vago de miércoles”, “pedazo de animal” a un inundado. Estos lamentables hechos señalan la necesidad que tenemos los argentinos de volver a las fuentes y a evitar toda violencia, aún la verbal, en la cotidianidad de nuestros días.
Manuel Roberto Valeros
San Lorenzo 1.185
San Miguel del Tucumán
n DEnunciar para que sea justicia
Recientemente se difundió en esta sección la noticia sobre el abuso sexual a una criatura de nuestra ciudad, Monteros. El presunto delincuente ya está detenido; y, tal como suponíamos, es de una comuna cercana y tiene antecedentes de este tipo, pues se conoció de otro ataque a una niña, también de esta ciudad. A la espera de la prueba de ADN que certifique su culpabilidad, esperamos que la Justicia cierre el círculo y castigue con la máxima dureza su aberrante proceder. Debemos destacar la diligencia del fiscal a cargo del caso, para llegar rápidamente a la captura de este chacal, evitando que se siga haciendo más daño. Para nosotros, como comunidad, nos queda como un duro aprendizaje de esta situación la comprobación de la solidaridad hacia la familia afectada; y la conclusión de que para la búsqueda de respuestas no hicieron falta cientos de personas marchando y reclamando. Sólo bastó con un puñado de vecinos para que el mensaje llegara a quien debía llegar (fundamentalmente a través de este importantísimo medio de difusión). También descubrimos, sorprendidos, la cantidad de casos de inseguridad que hay, y cuyos afectados, en su mayoría, no hicieron la denuncia correspondiente. Es por ello que vamos a seguir movilizados; y, mientras esperamos que se dicte sentencia, estamos haciendo campaña para que todo hecho delictivo sea denunciado del modo que corresponde, pues la solución del mismo comienza asentando la denuncia en la comisaría. Además, los arrebatos y robos por parte de rateros motorizados continúan, y ya están al tanto de esa realidad las nuevas autoridades policiales de la ciudad (jefe de zona y comisario). Para nosotros, esto acaba de empezar, pues los delincuentes no se toman descanso; y el hecho que nos ocupó es sólo la punta del iceberg del delito en Monteros.
Ricardo Rearte
Congreso 395
Monteros
n Tucumán no dialoga
Se agudiza, en este proceso electoral, el enfrentamiento entre el oficialismo provincial y Cambiemos. Pese a ser una elección nacional, soy consciente de que en octubre próximo muchos votaremos con la mente fija en 2019. No queremos que se reproduzcan los hechos vergonzosos de la elección provincial del 2015, ni que continúen las intendencias y comunas sin autonomía institucional, económica y financiera como hasta hoy, ni que persistan los incrementos de impuestos que asfixian al contribuyente. Ni que continúe un Ersept, órgano de control de EDET y de la SAT, que cada vez que autoriza incrementos tarifarios de luz y agua, recibe automáticamente más dinero, actuando como juez y parte interesada en estos procesos. Pese a la promesa inicial del gobernador Manzur, Tucumán no dialoga. El oficialismo impone su mayoría legislativa y nos oferta para 2019, de hecho, el mismo panorama institucional caótico del 2015, donde se repartieron desde la Legislatura centenares de millones de pesos de “gastos sociales” nunca rendidos, con el escándalo de resoluciones judiciales incumplidas por organismos del gobierno local en investigaciones sobre la aplicación de esos fondos. Tendremos intervención de centenares de partidos políticos y de miles de “acoples”, generados por este régimen electoral oprobioso. No se dictó ley que obligue a tomar licencia previa al comicio a funcionarios postulados como candidatos. Se incumple el mandato constitucional del voto electrónico. No existe control republicano confiable en Tucumán. No hay garantía de contar con una Junta Electoral independiente e imparcial. No hay ley de acceso a la información pública, ni reglamentación de la pauta publicitaria oficial: el gobierno gasta el dinero que quiere en procesos electorales, tornando inferior y desigual la participación de los opositores. Nunca supimos en qué y cómo se aplica el dinero recaudado de los contribuyentes (el presupuesto anual provincial del 2016 fue de unos 46.000 millones de pesos; el de este año supera los 54.000 millones) porque el vicegobernador resuelve, todos los años, que el cuerpo legislativo no trate ni analice la “cuenta de inversión”, para su aprobación o rechazo, impidiendo así que legisladores opositores puedan fiscalizar el manejo oficialista de la plata del pueblo. No podemos continuar así. Hay crisis partidarias. Oficialistas y opositores deben definir futuras candidaturas con la efectiva intervención de los afiliados, debatiendo estos temas trascendentes, de cara a la opinión pública. ¡Cuidado!: el voto “en blanco” y la abstención electoral asoman como castigo y como nueva alternativa. 
Luis Iriarte
n dalma de oliveira
Salvador Gallucci[email protected]
============02 TEX EDI Cartas Título OK (11642543)============
n DEJAR DE DEPREDAR
La Ley Nacional de Bosques (26.331) aprobada a fines de 2007, reglamentada en abril de 2009 y vigente desde entonces, establece zonas de alta concentración de biodiversidad en las que se impide la tala. El estudio, titulado “Monitoreo de la Superficie de Bosque Nativo de la República Argentina” llevado a cabo por la Dirección de Bosques de la SAyDS, (Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable) evidenciaba que el objetivo de la ley estaba lejos de cumplirse, ya que las provincias de Santiago del Estero, Salta, San Luis, Chaco, Catamarca, Formosa, Tucumán y Misiones, que recibieron el 80% de las contribuciones para la protección de bosques (114 millones de pesos) habían desmontado un millón de hectáreas desde la promulgación de la ley hasta 2011. El 50% más que la superficie desmontada en un período similar antes de la ley vigente. La más afectada de todas fue la provincia de Santiago del Estero. Hace unos días el tema fue puesto en el tapete nuevamente, por LA GACETA. Que se deben rendir los fondos recibidos, no tiene discusión. Pero hay otros aspectos a considerar. Si bien las 18.478 hectáreas desmontadas en Tucumán pueden parecer exiguas si se comparan con Salta, por ejemplo (236.246 hectáreas) se debe recordar que la superficie de Salta, de 155.488 kilómetros cuadrados, es más de seis veces más grande que la de Tucumán (22.524 kilómetros cuadrados). No hay daño pequeño; los efectos de la tala son enormes, ya que impactan sobre la regulación climática, sobre el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua, sobre la conservación de los suelos y sobre la generación de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático. Por otro lado, aumenta la conflictividad rural, la comisión de delitos por la disputa sobre esas tierras; y, finalmente, ocasiona la migración de especies animales, incluso de las que pueden ser vectores de enfermedades, que ven afectado su ecosistema. Tuvimos en Tucumán, por ejemplo, casos de hantavirus, autóctonos, que en mi opinión, no son ajenos a los cambios mencionados. Vale recordar el final de la Carta del Jefe Seattle, al Presidente de los Estados Unidos que ofrecía comprar sus tierras... “¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció. ¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció. La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia”. ¡Debemos decidir qué  hacer! 
Nora Vázquez de Argiró
sargiró@hotmail.com

Desagravio a Eva Perón (I)

Cuando un ciudadano es elegido por una agrupación política para cualquiera sea el cargo a ocupar debe tener cualidades intelectuales, capacidad para desempeñar las tareas que desarrollará y, sobre todo, ser un individuo honorable. Esta reflexión me surge de las expresiones vertidas por Agustín Romano Norri, concejal de nuestra Capital, quien se expresó en forma totalmente desconsiderada e injusta hacia una figura emblemática, con sus aciertos y errores, como Eva Perón, que en su corta vida dio sus esfuerzos hacia especialmente aquellos que  tenían muchas carencias. Al final de sus días padeció una prolongada y dolorosa agonía, ocasionada por un cáncer ginecológico. Decir o haber dicho que viva el cáncer"es de un despropósito y ofensa de tal magnitud que alcanza no sólo a los que tienen el infortunio de padecer de esta enfermedad sino también a los que, como médicos, luchamos en la prevención y tratamiento de esos pacientes, acompañándolos durante su proceso y recuperación. Romano Norri ha demostrado con sus dichos no ser merecedor de ocupar un cargo legislativo, ya que con su actitud mancilla el cuerpo del Concejo Deliberante y especialmente su honorabilidad. Los tres poderes del Estado deben esforzarse para tener entre sus miembros aquellas personas que honren la institucionalidad y no la degraden, como el caso del señor De Vido, que fue rescatado por sus pares del partido pero deja un precedente de corrupción imposible de borrar de la historia argentina. A Agustín Romano Norri, si quiere demostrar que es un hombre de bien y honorable, no le queda otra opción que retractarse, pedir públicas disculpas y renunciar a su cargo en el Concejo Deliberante, sin esperar que sus pares lo sancionen. Por otra parte, le aconsejo cuidarse de sus llamados amigos".

Francisco Hugo Palazzo
[email protected]

Desagravio a Eva Perón (II)

Las desafortunadas expresiones del concejal Romano Norri sobre Eva Perón me han ocasionado dos tipos de reflexiones. Por un lado el hecho de involucrar en el tema a un apellido ampliamente conocido y respetado desde hace un siglo en la provincia: el médico Julio César Romano Norry, bisabuelo del concejal, fue un político radical radicado en Lules, de trayectoria muy valorada en la década de 1930; su abuelo, el abogado Julio César Romano Norry, fue juez de Instrucción, ministro de Gobierno y senador provincial durante el gobierno de Celestino Gelsi, candidato a gobernador en 1983, y diputado nacional en 1985; su padre ha sido legislador, igualmente muy reconocido, por varios períodos; y por otro lado están sus lamentables expresiones sobre Eva Perón, quien tiene el reconocimiento de haber introducido la sensibilidad social en la política argentina. Cuenta un biógrafo de Evita que en una de sus giras una mujer del pueblo se abalanzó sobre ella para abrazarla, lo que dio lugar a que una de sus colaboradoras la separase violentamente, hecho que causó gran enojo en Evita, quien dispuso separar en el acto de su cargo a su colaboradora. Eva Perón, de haber estado viva, jamás hubiese permitido que sea presidenta de su partido en una provincia una persona como Beatriz Rojkés de Alperovich, después de haberle dicho “vago de miércoles”, “pedazo de animal” a un inundado. Estos lamentables hechos señalan la necesidad que tenemos los argentinos de volver a las fuentes y a evitar toda violencia, aún la verbal, en la cotidianidad de nuestros días.

Manuel Roberto Valeros
San Lorenzo 1.185
San Miguel del Tucumán

Denunciar para que sea justicia

Recientemente se difundió en esta sección la noticia sobre el abuso sexual a una criatura de nuestra ciudad, Monteros. El presunto delincuente ya está detenido; y, tal como suponíamos, es de una comuna cercana y tiene antecedentes de este tipo, pues se conoció de otro ataque a una niña, también de esta ciudad. A la espera de la prueba de ADN que certifique su culpabilidad, esperamos que la Justicia cierre el círculo y castigue con la máxima dureza su aberrante proceder. Debemos destacar la diligencia del fiscal a cargo del caso, para llegar rápidamente a la captura de este chacal, evitando que se siga haciendo más daño. Para nosotros, como comunidad, nos queda como un duro aprendizaje de esta situación la comprobación de la solidaridad hacia la familia afectada; y la conclusión de que para la búsqueda de respuestas no hicieron falta cientos de personas marchando y reclamando. Sólo bastó con un puñado de vecinos para que el mensaje llegara a quien debía llegar (fundamentalmente a través de este importantísimo medio de difusión). También descubrimos, sorprendidos, la cantidad de casos de inseguridad que hay, y cuyos afectados, en su mayoría, no hicieron la denuncia correspondiente. Es por ello que vamos a seguir movilizados; y, mientras esperamos que se dicte sentencia, estamos haciendo campaña para que todo hecho delictivo sea denunciado del modo que corresponde, pues la solución del mismo comienza asentando la denuncia en la comisaría. Además, los arrebatos y robos por parte de rateros motorizados continúan, y ya están al tanto de esa realidad las nuevas autoridades policiales de la ciudad (jefe de zona y comisario). Para nosotros, esto acaba de empezar, pues los delincuentes no se toman descanso; y el hecho que nos ocupó es sólo la punta del iceberg del delito en Monteros.

Ricardo Rearte
Congreso 395
Monteros

Tucumán no dialoga

Se agudiza, en este proceso electoral, el enfrentamiento entre el oficialismo provincial y Cambiemos. Pese a ser una elección nacional, soy consciente de que en octubre próximo muchos votaremos con la mente fija en 2019. No queremos que se reproduzcan los hechos vergonzosos de la elección provincial del 2015, ni que continúen las intendencias y comunas sin autonomía institucional, económica y financiera como hasta hoy, ni que persistan los incrementos de impuestos que asfixian al contribuyente. Ni que continúe un Ersept, órgano de control de EDET y de la SAT, que cada vez que autoriza incrementos tarifarios de luz y agua, recibe automáticamente más dinero, actuando como juez y parte interesada en estos procesos. Pese a la promesa inicial del gobernador Manzur, Tucumán no dialoga. El oficialismo impone su mayoría legislativa y nos oferta para 2019, de hecho, el mismo panorama institucional caótico del 2015, donde se repartieron desde la Legislatura centenares de millones de pesos de “gastos sociales” nunca rendidos, con el escándalo de resoluciones judiciales incumplidas por organismos del gobierno local en investigaciones sobre la aplicación de esos fondos. Tendremos intervención de centenares de partidos políticos y de miles de “acoples”, generados por este régimen electoral oprobioso. No se dictó ley que obligue a tomar licencia previa al comicio a funcionarios postulados como candidatos. Se incumple el mandato constitucional del voto electrónico. No existe control republicano confiable en Tucumán. No hay garantía de contar con una Junta Electoral independiente e imparcial. No hay ley de acceso a la información pública, ni reglamentación de la pauta publicitaria oficial: el gobierno gasta el dinero que quiere en procesos electorales, tornando inferior y desigual la participación de los opositores. Nunca supimos en qué y cómo se aplica el dinero recaudado de los contribuyentes (el presupuesto anual provincial del 2016 fue de unos 46.000 millones de pesos; el de este año supera los 54.000 millones) porque el vicegobernador resuelve, todos los años, que el cuerpo legislativo no trate ni analice la “cuenta de inversión”, para su aprobación o rechazo, impidiendo así que legisladores opositores puedan fiscalizar el manejo oficialista de la plata del pueblo. No podemos continuar así. Hay crisis partidarias. Oficialistas y opositores deben definir futuras candidaturas con la efectiva intervención de los afiliados, debatiendo estos temas trascendentes, de cara a la opinión pública. ¡Cuidado!: el voto “en blanco” y la abstención electoral asoman como castigo y como nueva alternativa. 

Luis Iriarte
[email protected]


Dejar de depredar

La Ley Nacional de Bosques (26.331) aprobada a fines de 2007, reglamentada en abril de 2009 y vigente desde entonces, establece zonas de alta concentración de biodiversidad en las que se impide la tala. El estudio, titulado “Monitoreo de la Superficie de Bosque Nativo de la República Argentina” llevado a cabo por la Dirección de Bosques de la SAyDS, (Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable) evidenciaba que el objetivo de la ley estaba lejos de cumplirse, ya que las provincias de Santiago del Estero, Salta, San Luis, Chaco, Catamarca, Formosa, Tucumán y Misiones, que recibieron el 80% de las contribuciones para la protección de bosques (114 millones de pesos) habían desmontado un millón de hectáreas desde la promulgación de la ley hasta 2011. El 50% más que la superficie desmontada en un período similar antes de la ley vigente. La más afectada de todas fue la provincia de Santiago del Estero. Hace unos días el tema fue puesto en el tapete nuevamente, por LA GACETA. Que se deben rendir los fondos recibidos, no tiene discusión. Pero hay otros aspectos a considerar. Si bien las 18.478 hectáreas desmontadas en Tucumán pueden parecer exiguas si se comparan con Salta, por ejemplo (236.246 hectáreas) se debe recordar que la superficie de Salta, de 155.488 kilómetros cuadrados, es más de seis veces más grande que la de Tucumán (22.524 kilómetros cuadrados). No hay daño pequeño; los efectos de la tala son enormes, ya que impactan sobre la regulación climática, sobre el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua, sobre la conservación de los suelos y sobre la generación de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático. Por otro lado, aumenta la conflictividad rural, la comisión de delitos por la disputa sobre esas tierras; y, finalmente, ocasiona la migración de especies animales, incluso de las que pueden ser vectores de enfermedades, que ven afectado su ecosistema. Tuvimos en Tucumán, por ejemplo, casos de hantavirus, autóctonos, que en mi opinión, no son ajenos a los cambios mencionados. Vale recordar el final de la Carta del Jefe Seattle, al Presidente de los Estados Unidos que ofrecía comprar sus tierras... “¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció. ¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció. La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia”. ¡Debemos decidir qué  hacer! 

Nora Vázquez de Argiró
sargiró@hotmail.com

Comentarios