Piden que se utilicen los autos secuestrados a narcos para luchar contra la droga

La senadora Elías de Pérez realizó un planteo ante los integrantes de la Cámara Federal, que al día siguiente lo concedieron. El secretario de Seguridad pide que se respete los intereses de las provincias.

30 Jul 2017
1

EL CEMENTERIO DE VEHÍCULOS. En el predio de Las Talitas de Gendarmería están los autos secuestrados por causa vinculadas al narcotráfico.

No es común, y menos en tiempos electorales, que la oposición y el Gobierno se unan por un mismo reclamo. La senadora Silvia Elías de Pérez y los funcionarios del área de Seguridad de la provincia solicitaron, aunque por vías separadas, que los bienes secuestrados a los narcos tucumanos sean entregados a las fuerzas de seguridad que luchan contra el tráfico de drogas en la provincia.

“Tenemos que buscar la manera de que el patrimonio que generaron estas personas matando a nuestros jóvenes sea utilizado para el beneficio de la comunidad”, dijo la parlamentaria a mediados de semana luego de haber mantenido una reunión con los integrantes de la Cámara Federal de Tucumán en el que realizó el pedido.

Un día después de ese encuentro, el tribunal, a través de una acordada firmada por Ricardo Sanjuán, Marina Cossio y Ernesto Wayar, resolvió solicitarle a la Corte que “disponga la afectación de los vehículos secuestrados en causas iniciadas por infracción a la Ley 23.737 por los Juzgados Federales 1 y 2; a fin de que sean destinados al uso exclusivo de las fuerzas policiales federales con asiento en la provincia de Tucumán para actuar en operativos contra el narcotráfico”.

En otras palabras, a partir de ahora, si es que el planteo es aceptado por el máximo tribunal, la Policía Federal, Gendarmería Nacional y Policía de Seguridad Aeroportuaria podrían utilizar algunos de los más de 20 vehículos que secuestraron en los operativos que realizaron en los últimos tiempos. Sin embargo, en la resolución de la Cámara quedó afuera la Dirección General de Drogas Peligrosas de la Policía, que tiene incautados 49 vehículos. “Ese es un error que puede ser salvado sin problemas”, le dijo una fuente de la Justicia Federal a LA GACETA.

Un cementerio

Todo comenzó cuando Elías de Pérez se enteró de que la División Drogas Peligrosas de la Policía Federal no contaba con una camioneta para trasladar a su cuerpo de elite. Y su preocupación se incrementó aún más cuando se confirmó que a la banda que supuestamente era liderada por Nilda “La Cabezona” Gómez y Miryam “La Negra” Soria se le habían incautados al menos dos unidades que normalmente son utilizadas para transportar personas.

En Las Talitas, en el predio del Escuadrón 55 de Gendarmería existe un cementerio de vehículos. Allí van a parar todos los autos, las camionetas, los utilitarios, los camiones, los ómnibus y las lanchas que fueron incautadas por causas vinculadas a la comercialización y traslado de drogas, contrabando y evasión impositiva, entre otros delitos federales. Allí permanecen aún los vehículos secuestrados por la polémica causa de las 4X4 que sacudió a la provincia hace ya más de 15 años. “El problema es que esos vehículos ya no sirven o por lo menos, se tendrá que hacer importantes reparaciones porque no se los toca desde que son depositados”, dijo un vocero de la fuerza.

Las normas vigentes establecen que la Justicia puede disponer que una fuerza sea depositario del bien incautado. En criollo, se lo cede transitoriamente o definitivamente para su utilización. El beneficiado, en cambio, se compromete a su mantenimiento y a reponerlo cuando se lo requiera. En un principio, los jueces federales podían realizar este acto, pero se detectaron tantas irregularidades que la Corte decidió crear una oficina para controlar el cumplimiento de esta norma. “Hubo escándalos importantes porque se descubrió en otras provincias que los magistrados cedían los vehículos de alta gama a sus propios familiares”, comentaron desde la Justicia.

Polémica

“Buscamos utilizar todas las herramientas posibles para luchar contra los señores de la muerte. Esta es una de ellas y no podemos descartarla. Con esta acordada dimos un primer paso, ahora vamos a concretar que lo que se secuestre en Tucumán, quede en la provincia”, insistió Elías de Pérez.

Paul Hofer, secretario de Seguridad, coincidió con la senadora. “Es inaceptable que desde una oficina instalada en Buenos Aires se decida que un vehículo secuestrado por la policía de una provincia termine en otro lugar, como suele ocurrir. Eso no es federalismo”, destacó.

“Esta provincia, como otras, gastan recursos humanos, tecnológicos y económicos para colaborar en la lucha contra el narcotráfico, que es un delito federal, porque están convencidos de que deben acabar con este flagelo. Por eso creemos que es muy importante que se nos ayude cediendo algunos vehículos que pueden ser útiles para cumplir con esta misión”, concluyó Hofer.

Comentarios