Trump perdió confianza en su jefe de gabinete y lo reemplazó

El nuevo jefe de comunicaciones lo había acusado de filtrar información a la prensa. El general retirado John Kelly será el responsable de reemplazar a Reince Priebus. El presidente lo anunció por redes sociales

29 Jul 2017
1

SALIDA POLÉMICA. Reince Priebus se retira, despedido. Fue retado por Anthony Scaramucci (de anteojos). Reuters

WASHINGTON. - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reemplazó a su jefe de gabinete Reince Priebus tras sólo seis meses en el cargo y nombró al general retirado John Kelly en una importante reestructuración de su equipo. Trump anunció la decisión por Twitter un día después de que su nuevo jefe de comunicaciones, Anthony Scaramucci, acusara a Priebus de filtrar información a la prensa con un lenguaje agresivo.

El presidente comentó los cambios tras aterrizar en la capital, luego de una visita a Long Island. Priebus estaba en el avión con él y se fue sin hacer comentarios.

Trump perdió su confianza en Priebus y en privado puso en duda su competencia tras el fracaso del Gobierno en aprobar importantes proyectos legislativos, dijo un confidente del presidente. Sin embargo, el republicano lo despidió con elogios. “Quisiera agradecer a Reince Priebus por sus servicios y dedicación a este país. Hemos logrado mucho juntos y estoy orgulloso de él”, añadió.

Por su parte, Priebus emitió un comunicado agradeciendo al presidente y garantizando su apoyo a futuro durante la gestión de gobierno. “Servir a este presidente y a nuestro país ha sido uno de los mayores honores de mi vida”, dijo. “Quiero agradecer al presidente por haberme dado esta oportunidad tan especial. Seguiré sirviendo como firme partidario de la agenda y medidas del presidente”, añadió, al tiempo que le deseó suerte a su sucesor.

Quién es Kelly

El sucesor ejercía como secretario del Departamento de Seguridad Nacional. El presidente agregó que Kelly, de 67 años, es “un gran estadounidense y un gran líder. John ha realizado un trabajo espectacular en la Secretaría de Seguridad Interior. Ha sido una verdadera estrella de mi administración”, dijo. El ex general, estrenará el cargo el lunes. Está catalogado como el “halcón de la seguridad fronteriza”. (Reuters-DPA)

"Es un maldito esquizofrénico paranoide"

WASHINGTON.- Cuando ya se creía que se habían cruzado todas las líneas rojas posibles en la era Trump, que se habían pulverizado todos los estándares, que ya nada más podía asombrar, llegó Anthony Scaramucci. La conversación entre el director de comunicación de la Casa Blanca -que acaba de ser nombrado por el presidente estadounidense Donald Trump-, y un reportero de la revista “New Yorker” es casi increíble. La política es un negocio con sombras, pero hasta en las más duras batallas por el poder, las obscenidades y las descalificaciones vulgares no se hacían en público.

Scaramucci, según señala Ryan Lizza del “New Yorker”, lo llamó por teléfono y lo presionó con vehemencia para que revelara su fuente en una historia que había escrito. Le preguntó si acaso no era un patriota y le exigió que revelara el nombre de la fuente. Si no lo hacía, iba a despedir a todas las posibles fuentes y él iba a ser el corresponsable de esos despidos, le espetó. Lizza se negó a hacerlo. La conversación apenas había comenzado y el nivel no hizo más que bajar estrepitosamente. Scaramucci perdió por completo la compostura. Insultó y vilipendió al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, al que atacó y contra el conspiró públicamente desde el miércoles. Priebus es un “maldito esquizofrénico paranoide, un paranoico”, dijo

Scaramucci también tenía munición contra el estratega jefe de Trump y se despachó a gusto. “A veces uso un lenguaje colorido”, explicó en Twitter Scaramucci. “Me tendré que frenar en esta arena, pero seguiré luchando con pasión”.

Además, en una entrevista con CNN, aseguró que su pelea con Priebus es como la discordia entre Caín y Abel. En tanto, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, no pudo confirmar la confianza de Trump en ex su jefe de Gabinete. (DPA)

No pudieron derogar el plan Obamacare

WASHINGTON.- La batalla de los republicanos a lo largo de siete años por derogar la ley de cuidado de la salud conocida como Obamacare, importante promesa de campaña del presidente Donald Trump, quedó definitivamente perdida ante el rechazo del Senado. Los líderes del Congreso ya piensan en avanzar en otros temas.

John McCain, el senador de 80 años que fue candidato presidencial republicano en 2008, tuvo el voto decisivo en el dramático enfrentamiento cuando el proyecto de ley para derogar elementos clave fue derrotado por 51-49, asestando un duro revés político a Trump.

Republicanos en la mira

El fracaso puso en tela de juicio la capacidad del Partido Republicano de gobernar, incluso pese a que controla la Casa Blanca, el Senado y la Cámara baja. Trump no ha logrado ninguna victoria legislativa importante en el Congreso en sus más de seis meses como presidente.

Trump expresó su consternación por el desenlace en el Congreso, señalando que “como dije desde el comienzo, dejemos que el Obamacare implosione, y después lo hacemos (aprobamos una legislación). Resultó ser correcto. Dejemos que el Obamacare implosione”.

Por ahora, la ley -que amplió la cobertura de seguro médico a 20 millones de personas y llevó al porcentaje de gente sin cobertura a mínimos históricos- sigue vigente, y deberá seguir siendo supervisada por un Gobierno que es hostil a ella. (Reuters)

Temas

Donald Trump
Comentarios