La planta fue erradicada y se aplicó un herbicida

Delinearon cómo harán los controles y monitoreos para detectar un foco enfermo.

29 Jul 2017

El Programa Nacional de Prevención del HLB, coordinado por el Senasa tiene un “Plan de contingencia “que aplica cada vez que se detecta un foco de la enfermedad, tal como se viene aplicando en las diferentes apariciones en Misiones, Chaco, Formosa y en Santiago del Estero.

Permite reaccionar en forma rápida y oportuna ante la eventual aparición de Candidatus Liberibacter spp. y así evitar su dispersión, determinar la distribución y erradicar el brote.

Determinar las acciones a ejecutar ante la detección de un brote de Candidatus Liberibacter spp. sirve para definir las metodologías de monitoreo para determinar la dispersión del brote de Candidatus Liberibacter spp y determinar las medidas fitosanitarias de control a aplicar.

A través de este plan, se crea un Comité de Emergencia Fitosanitaria, actualmente en funcionamiento en la provincia, para definir las responsabilidades y funciones de los distintos actores del plan.

Ante la detección de una o más plantas positivas, como se dio en la Murraya localizada en La Banda, y en el marco del programa de detección precoz de HLB, fue erradicada inmediatamente una vez que se ha confirmado el resultado positivo mediante análisis de laboratorio. A fin de evitar el rebrote de la planta, se cortó el tronco lo más cercano al suelo posible y se aplicó un herbicida-arbusticida al tocón.

La planta no debe ser arrancada del suelo ya que luego de este procedimiento pueden producirse rebrotes de la raíz.

Al detectarse ejemplares de Diaphorina citri se realizó un control de su población y se realizan prospecciones semanales para determinar la presencia del vector.

En caso de detectarse un solo individuo se debe implementar el control químico correspondiente. Estas tareas son obligatorias y deben ser realizadas por el productor y fiscalizadas por el Senasa.

El área bajo Plan de Contingencia se subdivide en distintas zonas buffers de 0,5 km; 1 km; 3 km; 6,5 km y 10 km a partir del brote.

Los monitoreos deben iniciarse en el primer radio y monitorearse el 100% de los hospederos de la bacteria y su vector. Luego se avanzará hacia la siguiente zona, y en cada una de las siguientes subdivisiones se monitorearan distintos porcentajes de hospederos.

Comentarios