De Vido sigue siendo diputado con fueros

El oficialismo y aliados sumaron 138 votos para echarlo del cuerpo, pero no lograron superar la barrera de las 172 voluntades exigidas. A favor del ex ministro “K” votaron 95 diputados; tres abstenciones. Nadie defendió el honor del ex funcionario. Sin aplausos.

27 Jul 2017
1

AUTODEFENSA. De Vido es saludado por Carlos Kunkel luego de la votación. De vido aseguró que es víctima de una persecución del Gobierno. dyn

BUENOS AIRES.- En un final vaticinado en todos los pronósticos numéricos, Cambiemos fracasó anoche en su intento de expulsar al ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, de la Cámara de Diputados por “indignidad moral”. El Frente para la Victoria-PJ se abroqueló y, con respaldo de otros bloques, logró bloquear la iniciativa para remover al legislador, que se defendió en el recinto, votó en contra y prometió “seguir batallando”.

La larga sesión terminó sin aplausos desde las bancas kirchneristas, como era de esperar luego de haber salvado al múltiples acusado de corrupción.

La exclusión de De Vido (ministro entre 2003 y 2015) obtuvo 138 votos en contra, 95 a favor y tres abstenciones. A la hora de votar hubo 237 diputados presentes, por lo que Cambiemos -sin el voto del presidente del cuerpo, Emilio Monzó- necesitaba 158 adhesiones -dos tercios- para darle a su intento el broche de oro. Pero le faltaron 20 votos para alcanzar esa cifra.

De Vido se defendió en Diputados: denunció que quieren destituirlo y destruirlo

La cercanía de las PASO quedó al desnudo en una sesión plagada de pases de factura y acusaciones cruzadas, donde se ahondó la grieta. Más allá de la derrota numérica, el oficialismo se descargó contra la corrupción en la gestión kirchnerista.

“De Vido ya fue. Es bueno que en los procesos históricos primero se devele la verdad, quién es quién, y que cada nombre y apellido figure en todos los lugares”, resumió Elisa Carrió, quien fiel a su estilo, levantó temperatura en el debate.

Cambiemos se amparó en el artículo 66 de la Constitución Nacional, para promover el apartamiento de De Vido, quien cuenta con más de un centenar de denuncias, 26 imputaciones y cinco procesamientos por presuntos delitos contra la administración pública. El oficialismo reiteró que el Congreso está facultado para aplicar esa sanción bajo una interpretación discrecional de la conducta de sus integrantes. Pero el argumento fue rechazado por el grueso de la oposición.

Así votaron los diputados tucumanos en la sesión para destituir a De Vido

El FpV-PJ enterró el proyecto con respaldo de una porción del bloque Justicialista -que no tuvo oradores-; el Movimiento Evita; los santiagueños del Frente Cívico que responden al gobernador, Gerardo Zamora; los puntanos de Compromiso Federal que representan a los hermanos Rodríguez Saá; y tres de los cuatro integrantes del Frente de Izquierda, entre otros legisladores que ayer actuaron como aliados circunstanciales.

Junto a Cambiemos votaron la alianza 1País, que lideran Sergio Massa y Margarita Stolbizer; otra parte del bloque de Oscar Romero y Diego Bossio; los representantes del gobernador cordobés Juan Schiaretti, y otros monobloques. Pero no fue suficiente: faltaron 20 votos para alcanzar el número mágico.

El tablero registró, además, las abstenciones de Juan Carlos Giordano (Izquierda Socialista), la santafesina Silvina Frana, del Frente para la Victoria, y Sergio Ziliotto, del bloque Justicialista, quien responde al gobernador pampeano Carlos Verna.

El protagonista de la sesión hizo uso de la palabra y leyó su descargo. “Conmigo no lo van a lograr. Desde el lugar en el que tenga que estar, seguiré batallando en contra de este programa neoliberal que lleva al hambre y la miseria al pueblo argentino”, sentenció el ex ministro.

De Vido denunció ser “blanco de un plan sistemático de marketing escrito con precisión en muchos libros del asesor extranjero del presidente Macri (Jaime Durán Barba)” y acusó a los legisladores que promovieron su exclusión de tener una “vergonzosa moralidad oportunista”.

A favor y en contra

Diana Conti encabezó la defensa de De Vido. Denunció que el proceso en su contra “es absolutamente inconstitucional y violatorio de las pautas internacionales en materia de Derechos Humanos”, y además aseveró que hubo “presión” sobre un fiscal, Carlos Stornelli, que terminó pidiendo el desafuero y la detención del legislador, tema que tuvo “profusa difusión mediática”.

También se pronunció en contra de la maniobra el Movimiento Evita, en la voz de Remo Carlotto, quien se quejó del antecedente que podría establecer la exclusión del diputado amén de las “mayorías circunstanciales”, y consideró que “esto reviste una enorme gravedad institucional”.

El cierre del debate estuvo a cargo del jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, quien sostuvo que De Vido fue “el único que se ocupó de ejercer su defensa”, pues el resto de los diputados “se dedicó a criticar al gobierno”. Agregó que tuvo la sensación de que “han usado la causa del diputado para hablar de Cristina Kirchner, y nosotros no hemos hablado de ella”.

La diputada por el Frente Renovador, Graciela Camaño pidió anoche a los legisladores que se “hagan cargo de su voto”, luego de que se rechazara la expulsión del ex ministro de Planificación.

“Ha sido muy elevado el número de los que consideraron que no debe ser excluido, pero nosotros pensamos que sí. Cada uno se tiene que hacer cargo de su voto, nosotros vinimos e hicimos lo que correspondía”, agregó.

Conforme avanzaba el debate, varios monobloques fueron confirmando sus posiciones. Héctor Daer, triunviro de la CGT, y Alcira Argumedo, de Proyecto Sur, adelantaron su postura en contra de la expulsión, mientras que el salteño Alfredo Olmedo se inclinó a favor, aunque dejó flotando una pregunta: “¿Por qué convocan a una sesión a dos semanas de la votación? ¿Será que no les dan los votos?” (DyN/parlamentario.com)

Comentarios