Cartas de lectores

26 Jul 2017

En campaña I

Lamentablemente, todos los días leemos lo mismo, decimos lo mismo, pero nada cambia. La ciudad está cada día más sucia y desordenada. Un ejemplo, en calle Marcos Paz había antes contenedores de basura; ahora no existen y todos los vecinos y porteros de edificios dejan las bolsas con residuos en los árboles de la zona y llegan los perros a romperlas y desparramar la basura. ¿Donde están los 6.000 empleados de la Municipalidad? Ante servicios de barrido y limpieza que no existen. Otro capítulo es la ocupación de las veredas. En toda la zona norte los bares ocupan el 70 % de las veredas con mesas y sillas. A veces para pasar hay que bajar a la calle. Allí los estudiantes, a veces menores, toman cerveza en cantidad. Colocan las sillas en toda la vereda y para pasar bajamos a la calle con peligro. También están las veredas ocupadas con motos y autos. En la vereda. ¿Y los inspectores ? ¿Dónde están? El estacionamiento en doble o triple fila es de todos los días. Las aguas servidas están en casi todas las esquinas del barrio Norte. La SAT contribuye rompiendo pavimento, y después que Dios te ayude. ¿Cómo hacen los discapacitados para circular en esta ciudad? No hay una vereda sana. Las obras en construcción, algunas paralizadas, ocupan casi toda la vereda y las mismas están en estado lamentable. Con propiedades que valen millones, la Municipalidad debería intimar a los frentistas a tener las veredas en condiciones. Ahora, lamentablemente, todos los políticos, nacionales, provinciales o municipales están ocupados y preocupados por las elecciones. Se fijan los sueldos como quieren, mientras los ciudadanos comunes deben hacer piruetas para cumplir con sus obligaciones. Llamo a la reflexión a los funcionarios: caminen por la ciudad, no para buscar votos sino para ver lo mal que vivimos.

Rodolfo Dagum

Avenida Salta 721

San Miguel de Tucumán


En campaña II

Duele ver cómo el Gobierno nacional nos desprecia a los tucumanos, y específicamente me refiero al presidente, Mauricio Macri, quien estará presente en nuestra provincia hoy, ¿con que propósito? Ah sí, la campaña electoral. Qué lastimoso: puede venir a levantar la mano de un candidato, pero no a cumplir con la ley nacional que establece que la provincia es capital del país el 9 de julio. Y para colmo no respeta la investidura del Gobernador, que no es de su mismo signo político, pero es el que eligió la sociedad tucumana, y como tal se lo debe respetar. ¿Qué teme. Presidente? ¿Al reclamo del pueblo? Los tucumanos, si le pedimos algo, será lo que realmente necesitamos, luz más barata, gas más económico, impuestos más flexibles, alimentos a mejor precio, leche en los CAPS para los que más necesitan, medicamentos en los hospitales y CAPS, mejores servicios para los jubilados y pensionados, mejores sueldos también para ellos y no la burla de la “reparación histórica”, mejores condiciones para las PyME (y menos cerveza artesanal). En definitiva, Presidente, los tucumanos queremos respeto.

Gerardo Alcaraz

[email protected]


En campaña III

Para cosas como el desplante de los delegados comunales a la entrega de camiones por parte del gobierno nacional, hay que ser rápidos de reflejos. Si no los quieren recibir, deben dárselos en forma inmediata a otras comunas o municipalidades que puedan necesitarlos. Sería un acto de absoluta justicia ponerlos en forma urgente a disposición de quienes comprendan que se debe dignificar a los vecinos mediante el uso de esas unidades. No pueden estar ni un segundo sin hacerlas trabajar. Así se debe gobernar, otorgando el beneficio a quien lo sepa aprovechar.

Eduardo Carrizo

Las Heras 35 - Concepción


Impunidad y mujeres

¿Qué pasa con De Vido que sigue en circulación? No lo desafueran, no le dan preventiva a pesar de las innumerables imputaciones. Dirán que no hay peligro de fuga pero en algún momento se evapora como perfume barato. Pero hay algo en común: nadie habla, no lo hace Báez, el caballo Suárez tampoco, Jaime se calla, Lopecito se tragó la lengua y otros “empaquetados” hacen lo mismo. ¿El contador de la abogada exitosa hablará? ¿Que pasó con Menem: señalado, imputado, procesado, condenado y otros “ados”? Sin embargo, sigue estando y por lo visto seguirá después de haber cumplido la “condena”, en una finca privada con todas las comodidades imaginadas, o sea que fue como ponerle 10 amonestaciones a un alumno que le prendió fuego a la maestra. Veamos Brasil: lo de Lula que fue comparativamente una muestra gratis y está casi preso. Con Perú, Chile u otros países donde la justicia funciona en tiempos reales. ¿Qué sucede con los jueces? Como Casanello que se ralentizó y con otros innombrables con sueldos astronómicos que aparentemente están sin batería, salvo algunos fiscales y uno que otro juez. Acá las que se están jugando es el equipo femenino... Sí, las mujeres! Como Graciela Ocaña, Paula Olivetto, Stolbizer, Laura Alonso, Carrió y algunas otras.

Alberto A. Segulja

[email protected]


Súplica por la inseguridad

Soy una vecina más del barrio Victoria. Quiero que me ayuden a difundir mi súplica al Presidente, Gobernador, Intendente, senadores y quien sea. A los políticos, que les gusta hacer cartel con las ayudas y avances que hacen, empiecen por ayudar a la gente a mitigar la inseguridad; ya que no podemos salir tranquilos, porque no falta el delincuente que viene y nos roba. Todos los días vamos con nuestros hijos a la plaza Almirante Brown (Miguel Lillo y Larrea) y somos testigos y víctimas de robos “diarios”; digo diarios porque todos los días los mismos delincuentes asaltan a la gente amenazándonos con matar a nuestros hijos con tal de llevarnos nuestras pertenencias. Fui testigo de muchos robos en pleno día; mis hijos tienen miedo de ir a la plaza; salimos sin nada y aún así estos malvivientes nos revisan enteros para sacarnos lo poco que llevamos. Esta semana le sacaron sus pertenencias a una mamá que salió con sus hijos- uno de ellos en brazos-; la amenazaron a punta de pistola. Lo peor es que después los niños quedan con un trauma y les cuesta salir. Los vecinos estamos cansados de que la policía no haga nada; los mismos policías que trabajan en la seccional 13° jamás aparecen; ya no denunciamos los robos; sólo nos resignamos al saber que seguimos con vida. Necesitamos más presencia policial.

Giselle Sas

[email protected]


La revolución del parque

Uno de los hechos más trascendentes que se dieron hacia fines del siglo XIX fue lo que a posteriori se conoce como “La revolución del parque”. Este alzamiento cívico militar tuvo su epicentro en la ciudad de Buenos Aires, cuyo contenido fue la grave crisis económica que venía de años anteriores, por su alto grado de corrupción y autoritarismo. Los opositores se alzaron en contra del llamado “Unicato”. Los prolegómenos de esta revuelta se dieron con la Unión Cívica de la Juventud, que estaba encabezada por Aristóbulo del Valle, Leandro Alem, el General Campos y Bartolomé Mitre, entre otros, teniendo como líder indiscutido al abogado Francisco Barroetaveña, que en un artículo publicado en el diario La Nación titulado “¡Tu quoque juventud! (en tropel al éxito)”, sacudió a la opinión pública que se dio cita posteriormente en el Jardín de la Florida. La crisis económica y la corrupción dominada por la oligarquía de ese entonces generó la amplia adhesión de la ciudadanía para cambiar lo existente. Mucho se podrá hablar sobre este movimiento pero la riqueza del mismo, que si bien fracasó en su primer intento, a posteriori dio nacimiento a la Unión Cívica Radical y al Partido Socialista, entre otros. Es recordada la famosa frase manifestada en el recinto de la Cámara de Diputados por el diputado Pizarro del oficialismo, que dijo: “la Revolución ha fracasado, pero el Gobierno está muerto”. Al persistir el Gobierno en su cometido, se produjeron otros levantamientos cívico militares que terminaron cuando en el año 1916 accedió a la Primera Magistratura por la Unión Cívica Radical Hipólito Yrigoyen. Nuestra historia nos enseña lo que tuvo que transitar el pueblo para cimentar las instituciones; hechos, actos y ejemplos que se dieron a través del tiempo y también con acciones de gobiernos corruptos en estos últimos tiempos. Lo que acontecía en 1890 era un poroto comparado con los que hoy están procesados y desfilan por Comodoro Py.

José Luis Avignone

Marcos Paz nº

San Miguel de Tucumán


A 65 años de la muerte de “Evita”

María Eva Duarte de Perón, Evita para su pueblo, fue en 1943 una de las fundadoras de la Asociación Radial Argentina (ARA), de la que fue electa presidenta al año siguiente. En 1944 conoció a Perón, entonces secretario de Estado del gobierno de facto, en un acto de recaudación de fondos para las víctimas del terremoto de San Juan. Ya casada con Perón, participó activamente en la campaña electoral de su marido en 1946. Impulsó y logró la sanción en 1947 de la ley de sufragio femenino. Tras lograr la igualdad política entre los hombres y las mujeres, buscó luego la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida con el artículo 39 de la Constitución de 1949. En 1949 fundó el Partido Peronista Femenino, que presidió hasta su muerte. Desarrolló una amplia acción social a través de la Fundación Eva Perón, que construyó hospitales, asilos, escuelas, impulsó el turismo social, difundió el deporte entre los niños, otorgó becas para estudiantes, ayudas para la vivienda y promocionó a la mujer en diversas facetas. Por un fulminante cáncer de útero, falleció el 26 de julio de 1952, a los 33 años. Fue velada en el Congreso de la Nación y en la central sindical (CGT) 12 días bajo la Cúpula de la Secretaría de Trabajo. La acostaron en un féretro con tapa de vidrio y la cubrieron con un sudario blanco y una bandera argentina. Afuera la lluvia no se detenía y aquellos que querían despedirse esperaron 10 horas, helados, empapados y hambrientos haciendo una larga cola que atravesaba cuadras y cuadras del centro de Buenos Aires. Medio millón de personas besó la tapa de cristal. Las circunstancias de la muerte de Eva Perón se asemejan a las de las mujeres que fueron popularmente canonizadas. Pedro Ara, un anatomista español, fue convocado por Perón unas semanas antes de la muerte de Eva a fin de encargarle el trabajo de conservar el cuerpo. Ara observó a Eva en agonía. Su tarea comenzó unos 20 minutos después de la muerte y duró tres años. Dispuso de un laboratorio aislado en el segundo piso de la Confederación General del Trabajo. Su muerte tuvo muchos matices, entre ellos “su voz”: “Nadie sino el pueblo me llama Evita. Cuando elegí ser Evita, sé que elegí el camino de mi pueblo”.

Julio Argentino Gómez

[email protected]

Comentarios