Lawn Tennis lanzó su candidatura al trono

Luego de un año en que tocó fondo, el equipo está de regreso y quiere recuperar la cima

25 Jul 2017
1

MIRADA. “Ganar nos da tranquilidad para enfocarnos en el juego”, señaló Ferro. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

Son tiempos electorales también en el Regional. Transcurrida ya más de la mitad del camino, los equipos empezaron a lanzar sus candidaturas al trono del NOA. Entre las más firmes se encuentra la de Lawn Tennis, ese gigante que tocó fondo el año pasado cuando, luego de haber conquistado cinco títulos entre 2008 y 2014, no pudo superar la fase clasificatoria y se quedó fuera de la lucha por el título a mitad de año.

Fue el momento de barajar y dar de nuevo. De enterrar la gloria reciente y comenzar a forjar una nueva desde el principio. Nuevas caras que aportan frescura y se complementan bien con las más curtidas le dieron un nuevo impulso al “Benjamín”, que ya se siente lo suficientemente fuerte otra vez para intentar la campaña de reconquista del trono regional. Como único escolta de Tucumán Rugby, el “Tennis” aparece en las encuestas como firme candidato a los playoffs.

Claro que para ello, primero debe corregir algunos defectos que ponen en riesgo esa postulación. Por caso, los que el domingo lo tuvieron con el Jesús en la boca hasta casi el final del partido con Lince.

“El año pasado, y también a principios de éste, nos costó horrores cerrar los partidos. Éramos superiores, pero no sabíamos resolverlos y terminábamos perdiendo o ganando con apuro. Veníamos mejor en los últimos partidos sobre ese punto, con un rendimiento más parejo, pero contra Lince volvimos a cometer ese error”, hizo autocrítica Matías Ferro, figura de un primer tiempo en el que Lawn Tennis pecó de generoso: tuvo la pelota y generó varias ocasiones claras, pero el último pase terminó casi siempre en knock-on o penal en contra.

“Quizás entramos relajados porque al partido anterior, en Santiago, lo habíamos resuelto rápido. Creo que pensamos en hacer los tries antes de construir el partido de a poco. Lo positivo es que los cambios son importantes. Así jueguen media hora o dos minutos, los que entran lo hacen muy enchufados”, destacó el fullback.

El entrenador Facundo Rodríguez Prados coincide en la inconveniencia de tirar manteca al techo cuando la pelea está tan pareja. “Estamos bien, pero tenemos que trabajar en la efectividad. Generamos muchos quiebres, pero los desperdiciamos con pelotas mal utilizadas. Y así terminamos dejando que el rival tome el control del partido, como lo hizo Lince”, advirtió. “De todas maneras, al grupo lo veo bien, con un objetivo claro. Solo hay que mejorar eso: hacer puntos de acuerdo a lo que generamos”, añadió.

Comentarios