Aparecieron los testigos del ataque al comerciante, pero no pudieron dar detalles

Las tres personas dijeron que se enteraron por la nota de LA GACETA que los estaban buscando y que no habían hecho la denuncia porque desconocían el desenlace que tuvo el caso.

25 Jul 2017
1

El sábado a la noche, Vicente Sleiman vio que estaban asaltando a tres personas y abandonó su negocio para ayudarlos. Tomó por detrás a uno de los delincuentes, pero el cómplice de este le pegó un disparo que fue mortal. Ante esta situación, la Policía comenzó a solicitar la ayuda de los principales testigos, los asaltados; ellos se presentaron ayer ante la Policía pero no pudieron dar demasiados detalles por el nerviosismo con el que vivieron el violento episodio, que ocurrió en Lavalle al 1.500.

Las tres personas -de quienes no se brindaron datos porque la Policía les prometió proteger su identidad- dialogaron ayer con los investigadores. Dijeron que se enteraron por la nota de LA GACETA que los estaban buscando y que no habían hecho la denuncia porque desconocían el desenlace que tuvo el caso. Según comentaron, escucharon el disparo que mató a Sleiman, pero en ese momento ellos estaban intentando que una vecina les abriera la puerta y no vieron qué había pasado. Ellos pensaron que el tiro había sido al aire hasta que se enteraron de la muerte del joven comerciante. El joven baleado fue asistido por un vecino que lo llevó en taxi hasta el hospital Padilla, donde agonizó durante cinco horas hasta que murió.

Crimen en Lavalle al 1.500: “no era la primera vez que él intentaba evitar un asalto”

Forcejeo y ayuda

Por otro lado, se supo que uno de los jóvenes asaltados habría forcejeado con uno de los delincuentes antes de que llegara Sleiman. El muchacho asesinado, que tenía 24 años, corrió media cuadra desde su negocio para ayudarlos e incluso había logrado reducir al ladrón que se había bajado de la moto.

Al no haber otros testigos, la gran esperanza de los investigadores era que los jóvenes pudieran aportar detalles sobre los asaltantes y sobre la moto. Ellos dijeron que están a disposición para lo que la fuerza necesite, pero que no recordaban demasiado por el estado de shock.

Antes de que se tomara declaración a los testigos, un equipo de la división Homicidios, a cargo de Hugo Cabezas, volvió a recorrer la zona. Si bien en la cuadra del crimen no hallaron cámaras que pudieran servir, advirtieron que en cuadras cercanas si existen aparatos que filman la vía pública. Aunque no se sabe si estos pudieron captar el paso de los asaltantes antes del intento de robo o en su huida, se secuestraron las imágenes para estudiarlas.

Por otro lado, se comenzó a hacer un relevamiento con personal de otras áreas de la Policía, como la comisaría 3° y el 911, para conocer detalles de los últimos asaltos que hubo en la zona.

Temas

Inseguridad
Comentarios