Un 3% de la población femenina del país sufre trombofilia adquirida

1

FOTO TOMADA DE COMUNICACIONTUCUMAN.GOB.AR.

Así lo informó el Ministerio de Salud de la provincia. El organismo publicó hoy datos importantes sobre esta enfermedad.

23 Jul 2017

La trombofilia, la enfermedad que padecen las actrices Luciana Salazar y Florencia Peña, puede ser hereditaria o adquirida a lo largo de la vida y, en el caso de las mujeres, puede traer complicaciones en los embarazos. Puntualmente, este mal se trata de la tendencia y factor de riesgo a desarrollar trombosis (coágulos sanguíneos) debido a anormalidades en el sistema de la coagulación.

De acuerdo con lo que informó el Ministerio de Salud de la Provincia, la trombofilia adquirida o síndrome antifosfolipídico es un trastorno de tipo autoinmune que puede diagnosticarse, tanto en mujeres como hombres. En la actualidad, la prevalencia de dicha condición en Argentina es de un 2% o un 3% de la población femenina, indicó el organismo hoy en una campaña de información pública.

Mientras que las trombofilias hereditarias también ocasionan presión de trombosis, como alteraciones genéticas de factores de la coagulación o de ciertos inhibidores.

“Esta condición puede producir partos prematuros, retraso en el crecimiento intrauterino o preeclampsia en el embarazo (hipertensión arterial), lo que puede llevar a la muerte fetal”, explicó Mabel Lepera, hematóloga del Hospital Néstor Kirchner.

La especialista remarcó que para confirmar el diagnóstico del síndrome, la mujer debe haber perdido tres embarazos de menos de 10 semanas y poseer las determinaciones de laboratorio que confirmen la situación.

Si a través de este lineamiento a la paciente se le confirma el síndrome, el tratamiento anticoagulante que se lleva a cabo en el Sistema de Salud resulta efectivo para llegar a término con el embarazo en el 70% de los casos, destacaron. El tratamiento indicado en estos casos es el uso de heparina, que es un anticoagulante, y aspirina, aunque depende de cada paciente si se le aconseja o no estos medicamentos, de acuerdo con la información del Ministerio.

“Siempre y cuando estén tratadas y con buen seguimiento, se puede llegar a término. Si bien es un embarazo de alto riesgo, no es una condición que impida a la mujer tener al bebé”, comentó Lepera.

“El hecho de tener trombofilia hereditaria o adquirida no significa que la paciente tendrá inconvenientes gestacionales en todos los casos, incluso hay mujeres que han tenido varios hijos y recién manifiestan la clínica al tercer o cuarto embarazo. Y en caso de detección pueden acceder a un tratamiento”, manifestó, por su parte, Eleonora Rossi, bioquímica especialista en hemostasia y miembro del Laboratorio de Salud Pública de Tucumán.

Agregó que las trombofilias adquiridas pueden aparecer en cualquier momento de la vida de una persona.

La modelo Luciana Salazar confesó semanas atrás que será mamá a través de la técnica de vientre subrogado, ya que por su trombofilia se le complicaba llevar el bebé en su propio cuerpo. Pero también se conocieron otros casos en el país, como el de la actriz Florencia Peña



Comentarios