Cartas de lectores

22 Jul 2017

- El PAMI

Hace más de 30 años que me tratan por problemas nerviosos y más de nueve que me descubrieron un cáncer, al comienzo con estudios integrales determinaron por medio de una centellografía que también tenía un problema osteo articular degenerativo generalizado en evolución. Me hicieron un implante de caderas, con compromiso de todas las vértebras; en ambos brazos tengo graves y distintos deterioros; tan es así, que al brazo derecho lo tengo casi inmovilizado; certificados de profesionales, en función de los distintos estudios, obran en poder del PAMI. Es llamativo que el PAMI no tenga registros de mis problemas de salud, ya que hace más de nueve años me hicieron 90 aplicaciones de radioterapia. Esta semana, al concurrir al PAMI de la calle Santiago al 1.000, me informan que mis prestaciones están “bloqueadas” ya que figuro con una jubilación de más de $ 14.000. Cuando enseñé mi tirilla de cobro, comprobé que lo que percibo por mes es: haber mensual, $ 8.494,28 de mi último mes, más $ 4.247,14 que corresponden a “aguinaldo” del mes de junio de 2017. Como nadie podía tener acceso para rectificar el error, querían abrirme un expediente, o en su defecto hablar con el interventor del PAMI y someterme a la lentitud y a los problemas burocráticos, ya que con solo comprobar lo que yo cobro habrían “de manera urgente” rectificado lo que está mal asentado. Así habría estado todo resuelto. Pero, en consecuencia, debo postergar los estudios de control que me hago cada seis meses, porque “alguien” cometió un error. Lo mismo me sucede con los medicamentos, que debo tomar de por vida. Debo aclarar que los jubilados no somos el problema. Lo gravísimo, lo que afronta el PAMI son los resultados de todos los que robaron y estafaron al PAMI, valiéndose de sus funciones y jerarquías, hechos que se suceden repetidamente, en forma periódica; lamentable pero cierto, la falta de moral de algunos empleados y jerárquicos es algo que se debe resolver. Entonces los jubilados dejaremos de ser siempre los más perjudicados.

Héctor Leonardo Bravo

Marcos Paz 340

San Miguel de Tucumán

- Vino nuevo en odres viejos

El dulce Maestro Jesús dijo: “nadie corta un trozo de un vestido nuevo para arreglar un vestido viejo. De hacerlo así, echará a perder el vestido nuevo; además, el trozo nuevo no quedará bien en el vestido viejo. Ni tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo hace que los odres revienten, y tanto el vino como los odres se pierden”. Esta cita vino a mí ayer cuando observé la obra en la peatonal de calle Muñecas. La ciudad de San Miguel de Tucumán está muy fea, sucia, rota, con sus letreros ilegibles. En franca decadencia. ¿Creerán el intendente y los concejales que un “parche” nuevo e innecesario les redituará en votos o mejorará su imagen política? Los recursos -sin duda exiguos- con los que cuentan deberían aplicarse a limpiar y dignificar el Municipio y a reforzar los espacios de socorro para los ciudadanos en extrema pobreza.

Mercedes Chenaut

[email protected]

- Las PASO

La mayoría de los tucumanos consumen televisión de Buenos Aires y no saben qué votamos en agosto, al punto que ignoran que el único partido de Tucumán que debe recibir dinero de los impuestos para la campaña de las PASO es el Justicialista, porque es el único que presenta varias listas de candidatos para competir en las elecciones de octubre; los otros cinco partidos sólo tienen una lista, por lo que no tienen contra quién hacer campaña; sin embargo aceptaron los $ 1.400 millones y las pautas publicitarias, aparte de los $ 280.000 que les corresponde para la impresión de las boletas. Por lo tanto Cano, Koltan, Osatinsky, Bussi y Alberstein están obligados a devolverlo, porque si lo usan para pelear con candidatos de otro partido, están defraudándonos; y si se lo quedan teniendo lista única, están estafándonos. Actitudes como esas ofenden la inteligencia de los Tucumanos, por lo que llamo a mis comprovincianos a reclamar públicamente que los políticos procedan como predican, y devuelvan o compartan lo que no les corresponde.

Roberto N. Córdoba (H.)

San Lorenzo 4.355

San Miguel de Tucumán

- La patria

Cuando el pueblo olvida su capacidad de asombro ante la conducta deleznable de quienes lo gobernaron y lo gobiernan. Cuando siente que algo importante de su rica historia de próceres y de hombres respetables se extravió. Cuando ve los valores que otrora atesoraba, degradados al punto de su extinción. Cuando percibe que, en algún momento, y por alguna razón, se convirtió en espectador y no, en partícipe de su destino. Cuando intuye que algo se rompió en la sociedad. Cuando devaluó o, lo que es peor, olvidó los símbolos de su Nación. Cuando, ante sus ojos, aquellos a los que confió y entregó su porvenir por medio del voto, se agreden entre sí, al límite de la humillación y el escarnio. Cuando sus representantes se revuelcan en su soberbia y se zambullen en su egoísmo para continuar con su rapiña. Cuando estos son capaces de matar para no ceder. Cuando se arrasó con el concepto supremo de Justicia y la imagen de República. Cuando se calcinó la Constitución y se la convirtió en una receta barata según la conveniencia de cada referente político, desdeñando, así, el paradigma democrático... Cuando ese pueblo observa azorado sus manos vacías y no quiere reconocer que algo está haciendo mal. Y, a pesar de ello, no intenta detener su decadencia, sino que se perpetúa en su ruindad, procurando lo fácil, lo tramposo, lo corrupto, para no esforzarse... Es ahí donde la Patria agoniza, se desmorona y se aniquila un país.

Rina Ibáñez

[email protected]

- La buena luz no es pareja

Un mensaje sobre la mala iluminación en avenida Américo Vespucio, del 400 al 900, que espero lea el intendente Germán Alfaro. La penosa iluminación con la que cuenta esta avenida es una vergüenza. Cuando llegan las primeras sombras de la noche, Américo Vespucio entre 9 de Julio y Jujuy es una boca de lobo. La calidad del alumbrado público es deplorable, focos que no alumbran nada y que se transforman, por su mala luminosidad, en caldo de cultivo de motochorros y demás delincuentes que puedan transitar por la zona en horas de la noche. Esta avenida cuenta también con varias paradas de colectivos, que son un “manjar” para los asaltantes, que se mueven a su antojo amparados por las sombras que refleja el alumbrado. Señor Intendente, usted fue vecino y conoce la zona; ya es hora de que cambie los focos existentes por tecnología LED, para mayor tranquilidad y prosperidad de los vecinos de la zona, los cuales estarán agradecidos.

Hugo Gálvez

[email protected]

- Vacaciones en la escuela

Padres de alumnos de la escuela “Nuestra señora de Pompeya”, situada en el barrio San Cayetano, agradecemos al establecimiento el albergue que le dieron a nuestros hijos durante las vacaciones. Fuimos atendidos por todo el personal educativo, al cual también le estamos eternamente agradecidos por su presencia y apoyo incondicional; y les agradecemos especialmente porque dejaron de lado sus vacaciones de julio para seguir educando.

Maximiliano Carol

Pasaje Román 415

San Miguel de Tucumán

- Un poco de música

Cuenta Héctor Benedetti que, parafraseando al Quijote cervantino, Edmundo Rivero comenzaba esta anécdota diciendo: “En una radio de cuyo nombre no quiero acordarme...”. En 1933 Rivero integraba en una broadcasting porteña un conjunto de guitarras cuyo repertorio se basaba exclusivamente en música clásica española. Cierta vez, el director artístico de la emisora les mandó una cantante amiga, a la que debían acompañar haciendo la “Jota montañesa”, de Manuel de Falla. El debut sería al día siguiente. La cantante interpretaba la Jota en fa mayor, y en ese tono la ensayaron. Pero para aquella primera presentación, la cantante llegó disfónica. Solicitó a los músicos que bajaran de tono la pieza, para hacerla de acuerdo a la insuficiente condición de sus cuerdas vocales. Los guitarristas le sugirieron la conveniencia de postergar el debut, porque trasladar todo el acompañamiento de fa mayor a mi mayor requería nuevos ensayos y ya no había tiempo. Ella fue a decírselo a quien la había recomendado. Al rato todos los guitarristas estaban en el despacho del director artístico... ¡Parece mentira, que ustedes que son músicos no encuentren solución a un problema tan fácil de resolver...! Los guitarristas se miraron unos a otros. Rivero le preguntó: ¿Usted cómo lo haría? Bueno, ¿cuál de los tonos es más alto? Fa. Entonces que ella lo cante en mi, bajando un tono para su garganta y ustedes la acompañan en fa, pero no lo hacen fuerte, sino más suavecito...

Luis Salvador Gallucci

[email protected]

- Subsidio de Salud

Quiero contarle al señor interventor del Subsidio de Salud y a las demás autoridades de la institución sobre la situación que vivimos los afiliados a esta obra social a partir de las medidas arbitrarias que tomaron respecto de poner fecha de vencimiento a las órdenes de consulta. Esto que voy a relatar es un inconveniente que me tocó vivir a mí. Me imagino otras tantas situaciones más graves que vivirán otros afiliados. La semana pasada tuve que recurrir de urgencia a un sanatorio en horas de la madrugada, con mi hija enferma. Siempre tengo en casa órdenes de consulta y recetarios para este tipo de situaciones. Cuando llegué al sanatorio y presenté la orden, la recepcionista me dijo que la misma estaba vencida, que la consulta de guardia costaba $ 250 y que no hacían reintegros. ¿Qué iba a hacer? ¿Qué hace cualquier padre? Gracias a Dios tenía ese dinero conmigo y pude hacer atender a mi hija. Pero, ¿qué hubiera pasado si no tenía el dinero para la consulta, con la orden vencida y con mi hija volando de fiebre? A ver, señor interventor, doctor Fernando Avellaneda y demás autoridades, necesito que entiendan lo inhumano e incoherente de esta medida. O, por lo menos, exijo, como afiliada al Subsidio, que expliquen los fundamentos respecto de la decisión que tomaron, poniendo fecha de vencimiento -y tan próxima a la compra de la misma- a la orden de consulta.

Celia G. Katz

[email protected]

Comentarios