Férulas propias para reemplazar al yeso

22 Jul 2017

A veces los pequeños detalles marcan las grandes diferencias. Este es el paso que existe entre el uso del yeso y la férula y que desde hace dos semanas se está dando en todos los hospitales de Tucumán. Comenzó por el Ángel C. Padilla, donde llega la mayoría de los pacientes traumatizados por accidentes de tránsito. Cada día se enyesan al menos cinco personas adultas en ese lugar. Esta semana comenzaron a llegar férulas al Eva Perón, al Centro de Salud y al Avellaneda y continuará por hospitales de menor complejidad hasta llegar a los CAPS.

“El uso de férulas nos permite hacer inmovilizaciones rápidamente porque los pacientes traumatizados van a cirugías posteriores. También son más higiénicas que el yeso, más livianas y fáciles de controlar en los pacientes con fracturas expuestas, porque permiten vigilar la evolución de los tejidos blandos. Realmente tener una férula es una ventaja muy grande”, comentó, satisfecho, el jefe de Traumatología del hospital Padilla, doctor Ricardo Lampasona.

El yeso nunca va a dejar de ponerse, porque tiene indicaciones muy precisas, como las fracturas de tobillo, que necesitan inmovilidad absoluta. En el resto de los casos el uso de las férulas es un adelanto, señala el médico. “Lo que más me sorprende es que son diseñadas y manufacturadas por el propio sistema de salud, abaratando costos y traduciendo todo este esfuerzo en beneficio neto para el paciente”, remarca.

“No intervienen casas de ortopedia. Nosotros usamos alrededor de cinco férulas por día y a veces más porque la cantidad de accidentes va en ascenso -apuntó-. Para mí es un gran avance, lo digo como médico que trabajo aquí hace 40 años”.

Comentarios